dijous, 3 de novembre de 2022

Tiempo de conciliación


Solo sabemos lo que nos quieren mostrar aunque sospecho que no quieren que sepamos toda la realidad, a pesar de que la transparencia debe planear sobre las relaciones entre ciudadanos y políticos, y a pesar de que tienen la responsabilidad de administrar y gestionar nuestros intereses de acuerdo con la voluntad democrática de las urnas, y eso implica que la ciudadanía debe tener conocimiento de todo lo que ocurre.

Pero no es así, pues nos tienen sumidos en uns especie de secretismo opaca que en muchos casos sólo nos permite elucubrar.

Muchísimos años dedicados a la negociación, a la mediación, a la conciliación y a los arbitrajes me permiten hablar desde la experiencia y con cierto conocimiento de causa, por lo que me permito la licencia de afirmar que las relaciones políticas entre ese llamado bipartidismo, que no es más que legítima alternancia entre dos partidos hegemónicos, PP y PSOE, están prácticamente deterioradas.

Si realmente lo que nos muestran es la realidad hemos afirmar que sí que están rotas sin dejar prácticamente ningún margen de maniobra para poder llegar a acuerdos consensuados y así dar respuesta a las inquietudes de la ciudadanía.

Ahora las posibles negociaciones que se iniciasen lo único que lograrían sería dilatar en el tiempo encontrar posibles soluciones reales a problemas resles, para finalmente no llegar a pactos pausibles.

Si PP y PSOE, ¿y por qué no también la totalidad del arco parlamentario?, aunque habitualmente actúan como comparsas de esos dos partidos utilizando el chantaje territorial, si quieren llegar algún tipo de acuerdo para cumplir con los compromisos con la ciudadanía, necesitan rehacer sus relaciones poniendo encima de la mesa todas las coincidencias así como las discrepancias, y eso no se consigue empezando a negociar en frío,  sino conciliando previamente posturas.

Negociación, mediación, conciliación y de nuevo negociación; esos son los pasos, los que PSOE y PP no han respetado en ningún momento.

Como ejemplo, la negociación forzada del CGPJ que será muy difícil que llegue a buen puerto si antes no intentan creerse la propia negociación, y para que eso ocurra falta voluntad explícita para alcanzar una conciliación de posturas.

Creo que todos los diputados y senadores, por interés y sentido de Estado, deberían olvidarse de siglas y obligar a PSOE y PP a coger el camino de la conciliación.





Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada