divendres, 25 de novembre de 2022

Humillación ¿con rodilleras?


¡Una más! Se consolida la desaparición de la Guardia Civil de tráfico de Navarra, aunque lo importante no es que se haga efectivo el traspaso de competencias, sino el momento cuando se produce, pues se debe de tener en cuenta todo lo que está acaeciendo en torno a los Presupuestos Generales del Estado.

Porque en este momento, lo que se proyecta es una supeditación total a los partidos independentistas con representación en el Congreso, entre ellos BILDU, pues lo que está haciendo Pedro Sánchez para conseguir el apoyo a los PGE, es ceder a todas sus exigencias.

Pero que no nos engañen, pues no son mejoras para elevar el nivel de bienestar de los ciudadanos en general lo que pretende el independentismo, a pesar de que el Presidente los felicite por su “sentido de estado”; lo que simplemente negocian son prebendas territoriales y partidistas. 

Por ejemplo, no negocian dónde van a destinarse los impuestos a la banca o a las empresas energéticas para combatir la vulnerabilidad, sino tener el control sobre lo recaudado.

¡Sólo faltaban las declaraciones humillando al Gobierno del Estado, con Pedro Sánchez a la cabeza, y por ende al conjunto de españoles, que ha hecho Otegui!

¡Tiene tela, manda huevos! que el Presidente del Gobierno asuma con rodilleras que Otegui le recuerde con retintín lo absurdo, aunque sea verdad, de que es el independentismo, que por lógica quiere destruir el Estado, quien sostiene la gobernabilidad del propio Estado, queriendo marchar de él.

El PSOE de Pedro Sánchez parece olvidar que se están tratando y negociando presupuestos generales del Estado que afectan a 47 millones de españoles, no de mesas de negociación donde se discutan competencias particulares de alguna autonomía, con el perverso objetivo de “legalizar” la sedición.

¿Qué tendrá que ver el código penal, el delito de sedición y la malversación con los presupuestos generales del Estado?

¡Nada, por lo menos nada confesable! 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada