dijous, 10 de novembre de 2022

España sobre ruedas, ¿pinchadas?


No sé si España va sobre ruedas, como algunos intentan vender, pero viendo el panorama general, donde las protestas se suceden en todos los sectores lo denotando un descontento general, esas ruedas están como mínimo bajas de presión y necesitan que alguien las hinche de manera urgente.

Y el sector que tiene en su poder paralizar un paìs es sin duda el del Transporte, que ahora ha decidido convocar una nueva movilización.


Es igual cómo se le defina, si huelga o paro patronal, el caso es que una asociación de transportistas autónomos han decidido cesar su actividad, poniendo a la sociedad al “pie de las ruedas de sus camiones”.


¿Lícitamente?, supongo que sí, la duda es si esta movilización está dentro de la razón, o sea, si tiene legitimidad.


No soy partidario de las huelgas (a pesar de haber convocado y participado en muchas durante mi trayectoria sindical), pues aun entendiendo que es una medida legal de presión que tenemos los trabajadores, nunca he tenido la convicción de si los resultados coinciden con los objetivos de una convocatoria. 


Si tuviese que hacerlo diría que no, pues a la pregunta de ¿contra quien se protesta?, que es tener claro el quien debería “sufrir” la medida de presión, la respuesta es realmente difusa, aunque si imperase la coherencia y la lógica la protesta debería dirigirse contra ellos mismos. ¡Surrealista!


Este paro de transportistas lo provoca, según los convocantes, el incumplimiento por parte del Gobierno de lo acordado hace 1 año, en lo que hace referencia al “trabajar en pérdidas”, que los grandes operadores logísticos tampoco respetan


Si hay incumplimiento, lo primero que cabe plantearse es, ¿por qué no denuncian la situación, como sería lo normal y shortade así la confrontación?


Y por otro lado, si es cierto, ¿por qué el Gobierno incumple, con su soberbia demasiado habitual, y pone en peligro el bienestar de los ciudadanos?


De todos modos me pregunto contra quién está convocado reslmente ese paro y contra quién se dirige la medida de presión.


¿Contra el Gobierno específicamente? No


¿Contra las empresas logísticas que contratan? Tampoco


En todo caso podríamos decir que es un cierre patronal para presionar en carambola, pues sin poner en cuestión las reivindicaciones de las transportistas, quienes sufrirán las consecuencias directas serán los ciudadanos, particularmente, y los pequeños productores del sector primario, que los convocantes quieren manipular para que sea la sociedad la que presione al Gobierno.


Creo que estos transportistas no han calculado todas las consecuencias, pues con su acción renuncian a la necesaria connivencia con la sociedad que un paro/huelga necesita para poder llegar a ser un éxito y, por otro lado han olvidado que el Gobierno tiene mecanismos para activar medidas que no impliquen “reventar” una huelga, porque repito es un paro, y las empresas que los contratan tienen asalariados que no están en huelga.


Con este panorama solo puede concluirse que la convocatoria tiene demasiados claroscuros tanto en lo que respecta a sus objetivos como a la estrategia.


Pero también, entendiendo que es un paro patronal aunque sin dejar de afirmar que la línea entre autónomo/trabajador es muy fina (de hecho creo que los autónomos son trabajadores), muchos de los convocantes del paro son empresarios con aslariados a su cargo que, por ética y lógica, esos días no trabajarán, y no verán mermadas sus retribuciones.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada