divendres, 18 de novembre de 2022

Basuras


Que la limpieza en las ciudades es difícil de gestionar, tal y como demuestra el descontento generalizado de los vecinos por este servicio, es una realidad, más aún cuando es un tema al que siempre se intenta sacar rédito político.

De hecho, todo lo que rodea a la limpieza y la recogida de basuras es el arma más utilizada por cualquier oposición municipal para minar al gobierno de turno.


Y de esta realidad son conscientes los trabajadores que a sus legítimas reivindicaciones tienen, como cómplices obligados e indignados, al conjunto de la población aue reclaman que la ciudad esté limpia, ¡que para eso pagan!, y exigen a su ayuntamiento que cumplan con ese servicio que, en la mayoría de casos, está contratado a una empresa privada.


Pero también es cómplice interesado en cualquier conflicto laboral en este servicio la empresa concesionaria, que intenta siempre implicar al ayuntamiento en su resolución y sin coste empresarial pues, con mucha probabilidad, el gobierno municipal modificará las condiciones contractuales para eludir cualquier movilización.


Solo es necesario entrar en un buscador, por ejemplo, y especificar “huelga en recogida de basuras” y el resultado será una gran cantidad de poblaciones, en distinta ubicación y de características muy dispares, que han sufrido y están sufriendo un conflicto de este tipo.


Y hablo por experiencia pues en los años como regidor me he encontrado con 3 huelgas del personal de limpieza y recogida de basuras, y debo decir que se gestionaron exigiendo que cada actor se mantuviese en su lugar.

  • En una situación de huelga, quien debe negociar es la empresa concesionaria y sus trabajadores, no el Ayuntamiento
  • En todo caso el Ayuntamiento puede actuar como mediador, aunque es algo que no es aconsejable.
  • No recoger basura ni limpiar la ciudad es un incumplimiento del contrato y una renuncia a la ejecución del servicio, lo que permitiría la resolución del contrato.
  • Cabe preguntarse si suplir a los trabajadores por una cuestión de sanidad y salubridad se puede considerar como una vulneración del derecho de huelga. A mi modesto entender, no.

Con seguridad se deberían contemplar las relaciones laborales de este colectivo teniendo en cuenta sus particularidades.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada