divendres, 7 d’octubre de 2022

SFG. Mochila muy vacía para 8 años de gobierno

Ni más ni menos que casi 8 años son los que Sant Feliu ha estado “gobernada” por los mismos grupos municipales, y me temo que tienen posibilidades de renovar por una legislatura más a partir de mayo de 2023.

Si esta es la voluntad de los ciudadanos debe respetarse; como mínimo es lo que debe hacer un demócrata convencido, ¡y yo lo soy!, pero ello no quita que, como vecino de mi ciudad y habiendo tenido responsabilidades de gobierno, tenga el derecho y la obligación de opinar, exigir al mismo tiempo a los políticos que escuchen y sean permeables a las críticas de los 22000 habitantes de Sant Feliu que, a su vez, no deben cortarse a la hora de mostrar su visión de ciudad, y no escudarse en aquella actitud conformista del “nos lo merecemos” o “a quien Dios se la de San Pedro se la bendiga”.

8 años son muchos años, y es tiempo suficiente para poner en evidencia lo que este Equipo Municipal ha hecho y consolidado, más allá de lo que ya es una obligación en el ejercicio de la responsabilidad para el que fueron elegidos en 2015, y más allá de lo que ya estaba proyectado de legislaturas anteriores a ese año.

Y tampoco olvidar que algunos de los regidores que forman parte del Ayuntamiento llevan más de 20 años desempeñando responsabilidades municipales, por lo que creo que en 8 años han tenido el deber de innovar y aportar, más cuando han tenido a su disposición unas arcas municipales con infinidad de millones y con una gran laxitud en el gasto, lo que les ha permitido “jugar”, que no digo dilapidar, aunque sí hipotecar el futuro de la ciudad.

Visto en perspectiva, cabe preguntarse, ¿qué aportación novedosa e innovadora han hecho durante estas dos legislaturas?

Ya estamos acostumbrados a las trampas mediáticas y las medallas de latón que se autoimponen cuando hacen lo que están obligados a hacer y que no merece ningún reconocimiento adicional.

Arreglar calles, mantener calzadas o buscar aparcamientos en solares abandonados o no utilizados, por ejemplo, es hacer lo que deben hacer, sin aspavientos y ni posados fotográficos al estilo de prensa del corazón que a veces, y lo digo con pena, raya la ridiculez.

Del mismo modo que no es de recibo y no merece tampoco ningún parabién, apuntarse como mérito propio las actuaciones que ya estaban en marcha o programadas por equipos anteriores.

Y aquí se podría mencionar, por ejemplo, el Guíxols Arena, del que tanto presumen, y que ya estaba proyectado a un coste prácticamente cero. O el cubrimiento de las rieras, ya proyectado y en cartera, en fase de sortear impedimentos relacionados con otras administraciones por cuestión de competencias. O hasta el propio aparcamiento “desmontable”, que lo único que ha variado ha sido el cambio de ubicación, añadiendo muchísimas dudas a su rentabilidad cuando, con rentabilidad garantizada, no suponía coste alguno para la ciudad. O el futuro Museo Thyssen, con un nuevo cambio de ubicación que representa un atentado hacia el patrimonio de la ciudad y que, sin dudfa, la dejará hipotecada durante años.   

De todos modos, lo más fácil y breve, es decir lo que han hecho, pues de lo que no han hecho y hubiesen debido hacer, atendiendo a las inquietudes de los ciudadanos, me permitiré la licencia de desgranarlo poco a poco en próximas entradas.

Porque, ¿qué han hecho durante casi 8 años, más allá de lo que era su obligación como Equipo de Gobierno?

Escasamente 4 actuaciones. Adquisición de Can Blasco (¿). Reordenación de la Plaça del Asil, hurtando a los ancianos residentes de los jardines que eran vitales para su solaz. La construcción de unas gradas de cemento en la playa, para “adornar” un extremo del Passeig del Mar con la excusa de la reordenación, con un presupuesto desorbitado que era a coste 0, dos legislaturas anteriores. Y últimamente la adquisición de la antigua Caixa en la Rambla donde, parece ser que, desembolsando una millonada, se ubicará la oficina Municipal de Turismo. 

Una mochila demasiado vacía para 8 años de gobierno, que invita a criticar para mejorar y “llenarla”.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada