dissabte, 8 d’octubre de 2022

Residentes en un Colegio Mayor manipulados? Todos?


Pues es como yo lo veo: una utilización maliciosa para manipular la opinión de aquellos que, como yo, ven desproporcionadas las valoraciones y juicios que se están haciendo sobre los actos en el Colegio Mayor Elías Ahujas de Madrid.

Y no trato de defender nada; hasta quizás puedo entender que son actos que, al igual que las novatadas deberían restringirse, aunque quisiera entender y contextualizar el por qué una acción que lleva haciéndose décadas -como otras similares que también se llevan a cabo en otros colegios mayores y campus- si están dentro de los límites del civismo, deban satanizarse y no considerarse como expresión de libertad intrínseco al espíritu universitario.

Yo he residido en un Colegio Mayor, y tal como funciona una “comunidad” de este tipo me atrevería a afirmar que el estudiante que ha sido expulsado, creo que injustamente, fue elegido entre todos para proferir aquellos gritos habituales, lo que podría considerarse como un premio a su liderazgo o protagonismo, al igual que habría ocurrido en decenas de cursos anteriores  

Y claro que estaba preparado, tal como prueba la participación masiva de los residentes, lo que demuestra que estamos ante una tradición consolidada, al igual que otras que se organizan en cualquier hermandad universitaria, pero lo que debería ser un eximente y no considerarse como una falta grave, para los militantes del perogrullismo es un agravante.

Desconozco el número de residentes que aparecieron en las ventanas para acompañar al elegido voceras, pero dudo que estuviesen movidos por un sentimiento de misoginia, por lo que me parece infundado y fuera de lugar que se les intente imputar un delito de odio, que ya ha provocado la expulsión de un estudiante y que puede conllevar sanciones económicas y penas de prisión cuando, a mi modesto entender lo único que sería realmente punible, sería una falta administrativa por desorden público y por alterar el descanso de los vecinos que, curiosamente, conocían la acción y que no les ha provocado molestia alguna.

¡Vamos!, que según algunos talibanes que permito la licencia de afirmar que se la “cogen con papel de fumar”, se puede concluir que un botellón descontrolado donde se producen todas las muestras de incivismo imaginables, con insultos y agresiones físicas y verbales, merece menos “pena” que esta acción universitaria.

Por lo que veía hoy en las redes y que ahora sale a la luz, ¿no estarán algunos mostrando su aversión y envidia a esos estudiantes universitarios por tener la posibilidad de estar es un Colegio Mayor considerado elitista?

Y, por cierto, para ser considerado un insulto, el que lo profiere debe tener la intención de ofender y el receptor debe sentirse ofendido, algo que no ocurre en este caso pues las supuestas insultadas también participan en el “juego”, también lanzándose improperios ente otros colegios mayores.

Y estos que se autoetiquetan puritanistas y que aparentando defenderlas, pero convirtiéndolas en su modus vivendi, ¿no les da vergüenza considerar “puta” como un insulto?  

Ayer un programa de televisión, al que aterricé haciendo zapping, mostró que el intento de manipulación es real cuando, una tertuliana con menos sensibilidad que una almeja, de manera vehemente insultaba con una violencia inusitada a una de las “mónicas” supuestamente agredida por no reconocer aquellos cánticos como violencia de género, haciendo evidente una androfobia que intentan que cale en la sociedad para que la brecha de género se mantenga y crezca, pues es esta fractura en sexos su único modus vivendi, aunque para ello deban frenar la lucha contra la desigualdad.

Y para acabar, mostrando una falta de responsabilidad política y social, sólo falta ver cómo han convertido este hecho en una cuestión de Estado, mereciendo inexplicablemente la intención de la Fiscalía, con una investigación policial y con manifestaciones de diversos políticos.

¡Hasta del Presidente del Gobierno!

Me pregunto si esto no será un elemento que se utilizará para desviar la atención de los verdaderos problemas que la ciudadanía está sufriendo.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada