dilluns, 31 d’octubre de 2022

¿No es verdad ángel de amor…?


No voy a negar que me produce cierta nostalgia recordar los días 1-O y 31-N de mi niñez, en blanco y negro, con aquel Don Juan Tenorio de José Zorrilla, con la presencia de Doña Inés del “No es verdad angel de amor…”, viendo el protagonismo adquirido por la serie de películas Halloween de John Carpenter, con Jamie Lee Curtis encándilándome, y que ha sustituido una fiesta familiar, casi de recuerdo y recogimiento, por una terrorífica fiesta anglosajona.

No voy a pretender que mis nietos renuncien a esta celebración actual, ya consolidada, pero no dejaré de explicarles si tengo ocasión, la manera como pasábamos aquellos días en mi niñez hasta esperando, como antes mencionaba, el tradicional Don Juan.


Si querían que pasásemos miedo, los abuelos nos explicaban historias de terror y nos llevaban a imaginar la Santa Compaña, mientras comíamos panellets, castañas, boniatos o huesos de santo, sin dejar de recordar a aquellos a los que al día siguiente se les llevaría flores al cementerio de San Andrés, para acabar haciendo el aperitivo en una cafetería del Paseo Valldaura de Barcelona, donde lo típico eran los pajaritos fritos.


Ahora es el “Trick or treat" (truco o trato), lo que mueve a los niños a pedir caramelos casa por casa, ataviados con disfraces inimaginables, con gritos de terror y bromas, a veces pesadas.


Ni mejor ni peor, pero sí con un sentimiento diferente que no deberíamos perder.


Como diría Don Juan, “Clamé al cielo, y no me oyó, mas si sus puertas me cierra, de mis pasos en la Tierra responda el cielo, no yo”



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada