dissabte, 22 d’octubre de 2022

Genocidio/expoliación

Fue un buen debate el que mantuvimos sobre la petición de perdón que, según algunos, debiera hacer España por el expolio y genocidio que llevó a cabo durante el descubrimiento/conquista de América, hace más de 500 años. 

Sigo pensando que cualquier análisis sobre aquellos hechos, y sobre cualquier otro, debe hacerse desde la contextualización temporal y social del hecho causante, contemplando todos los elementos que se dan cita, en este caso en el año 1492 donde el poder de los estados y su crecimiento se medía por riqueza, por lo que se hacía necesario expandirse territorialmente para encontrar focos de extracción, principalmente plata y oro, y aquellos otros productos con potencial comercial.

Mi posición no ha cambiado y sigo pensando que los españoles no cometieron ese expolio ni genocidio que denuncian, sino que utilizaron las tácticas habituales que todos los estados tenían a su alcance, pues España fue a descubrir América únicamente para atesorar más riqueza, pues no se puede obviar que para el expolio y ejecutar un genocidio se debe tener la voluntad de hacerlo y, previamente conocer el qué y a quién, algo que los españoles desconocían pues iban a “descubrir”

Además para los españoles los indígenas eran salvajes que no estaban civilizados pues iban desnudos, que adoraban el sol, que llevaban a cabo sacrificios humanos y que podían practicar canibalismo, algo totalmente incompatible con la teocracia que reinaba en España, lo que les obligaba a “redimirlos y adoctrinarlos” con la Biblia.

Aquí vale la pena hacer mención al decreto firmado por Isabel la Católica, y que debían seguir los conquistadores, que no era otro que la obligación de respetar y proteger a los indígenas.

Posiciones diferenciadas, a pesar de que ese decreto demuestra que no había ninguna intención de aniquilación.

Pero los amigos en ese debate seguían defendiendo la petición de perdón, poniendo como ejemplo Alemania, sin tener en cuenta la diferencia de 500 años entre uno y otro suceso, el descubrimiento de América y la II Guerra Mundial, donde sí hubo genocidio y expoliación contra los judíos, el Holocausto, que es por lo que Alemania pidió perdón.

Y por curiosidad, ¿a quién pretenden que se devuelva y se compense por los supuestamente expoliado? ¿A los países que no existían, los que hoy conforman América latina?

Me resulta ridículo ver las exigencias del Presidente de México, uno de los más vehementes reivindicando perdón a favor de los indígenas y en contra de España, renunciando al valor del mestizaje del que él es fruto y sin el que él mismo no existiría.

A esos hispanófobos cabría preguntarles, ¿Cuántos pueblos fueron pasados a fuego y espada para hacerlos desaparecer? Prácticamente ninguno.

Sí que sufrieron enfermedades desconocidas para ellos, fruto de la civilización que introdujeron los españoles, pero eso no puede calificarse como genocidio.

Fue curioso que en la televisión de fondo, en el transcurso del debate, informaban de los enfrentamientos que se estaban produciendo en Bolivia entre indígenas y gobierno, algo que absurdamente también intentaron achacar al descubrimiento de 1492, acusándome de justificar las acciones de aquel hecho, menospreciando mi posición de que lo importante es entender el por qué y no justificar nada.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada