dilluns, 22 d’agost de 2022

Aparcamiento, ideado donde la espalda pierde su nombre

Hace ya unos años, ya se contemplaba la viabilidad de construir un aparcamiento en superficie. De hecho recuerdo un sábado, cinta métrica en mano, el Alcalde Josep Vicente, Carlos y yo nos movíamos en el aparcamiento de la Corxera mirando posibilidades, a pesar de que como he manifestado en muchas ocasiones, creo que este tipo de equipamientos son un “mal negocio” para una ciudad, pues es construir una infraestructura artificial que impide gozar visualmente del entorno, que dificulta la movilidad, perjudica el ejercer el “dret a badar”, y que convierte a los ciudadanos en rehén de los automóviles que, paradójicamente, es algo que se quiere combatir.

Hace unas semanas el actual Equipo de Gobierno, huyendo de la permeabilidad vecinal que debería respetar, ha inaugurado una infraestructura destinada a un aparcamiento en superficie, en su primera fase, aduciendo que al necesitar Sant Feliu plazas de aparcamiento, ¡cierto!, decidió construir con recursos propios un equipamiento que será “desmontable” que, sin saber a ciencia cierta lo que es, sólo se puede sacar la conclusión de que no serán plazas fijas, sino que su número variará a capricho del Ayuntamiento.

Y como colofón, para construir el aparcamiento en ese lugar justifican
que será un aparcamiento disuasorio y servirá para pacificar el Paseo.

Evitando algún calificativo que seguro heriría la sensibilidad de algún iluminado, creo alguien ha decidido pensando con aquello hace perder su nombre a la espalda, o bien sus intereses no responden a los de la ciudadanía.

De momento la primera disuasión por la desconfianza que genera el que una construcción nueva se inunde por una lluvia de 4 gotas, y la segunda la sufrirán los vecinos que habrán perdido plazas gratuitas y deberán “pasar por caja”, con gran alegría para las grandes superficies que se amontonan a la entrada del pueblo, y poniendo en peligro la supervivencia del comercio de proximidad.

Y pacificar el paseo sólo podría hacerse eliminando cualquier posibilidad de circulación y aparcamiento, algo totalmente suicida pues, de lo contrario, la gente, como es natural, pagando por pagar, intentará encontrar una plaza de aparcamiento lo mas cerca de su destino, playa o zona comercial, con lo que en lugar de disuadir se esta invitando a que se circule.

Y, como siempre, queda el tema de la gestión de un equipamiento que ha costado una millonada y que, muy probablemente, la ciudad no amortizará pues, según la información, la concesión será a la empresa que gestione también la zona azul, y que estará obligada a que sus trabajadores estén dentro de la consideración de minusválidos que, siendo un acierto social, no lo es económico.

¿Y preguntas?, infinidad. Entre otras

¿Será esta una concesión que explotará un servicio y generará beneficios, o bien será una concesión que deberá mantener el Ayuntamiento?

Y hablando de mantener, ¿se hará cargo la concesión del mantenimiento y vigilancia, o deberá ir a cargo de las arcas municipales?

Sigo pensando que la mejor opción para un aparcamiento era el inicialmente subterráneo lo más cercano posible a la zona comercial y playa, con una construcción cuyo coste sería cubierto por la empresa que lo debería explotar y ya habiendo ya inversores interesados, con la garantía de mantener la estructura y seguridad del paseo.

Eso permitiría destinar recursos a buscar alternativas de aparcamientos en otras partes de la ciudad pues no sólo en el paseo y zona comercial faltan plazas

 

diumenge, 21 d’agost de 2022

Museo Thyssen. Una hipoteca de 4ºmilenio

Según informa un Grupo Municipal, en Comisión Informativa previa al Pleno se ha aprobado el proyecto de reforma y ampliación del Monestir a fin de ubicar el futuro Museo Thyssen, lo que implica que la hipoteca a la que nos somete el Equipo de Gobierno, en teoría, avanza a marchas forzadas.

En teoría, y quiero repetir, en teoría, dentro de unos meses la ciudad contará con una infraestructura municipal que, a mi modo de entender y como he opinado en más de una ocasión, no responde a la potencialidad económica y social de Sant Feliu de Guíxols, sino a una desmesurada megalomanía política que quiere dejar como herencia un proyecto que podría tener un gran valor si la viabilidad económica fuese constatada y contrastada, y no algo asumible desde la presunción

Porque teniendo dinero construir el mencionado Museo es sencillo, pero claro, después se ha de mantener. Es como a quien le tocan 200000 euros en la lotería, y se gasta todo el premio en un Ferrari; tiene una joya de automóvil, pero después se debe invertir para que funcione y sea útil.

Pues eso, haciendo un ejercicio de comparación y con la experiencia que nos ha demostrado el equipo de Gobierno modificando presupuestos y pidiendo créditos para cubrir proyectos presupuestados, casi con mucha probabilidad es lo que ocurrirá con el Museo Thyssen, pues cabe preguntarse dónde está el convenio presupuestario de solvencia económica para este proyecto que también, en teoría, adquirió la Diputación y la Generalitat, y que nos fue presentado con grandes dosis de ese postureo mediático al que nos tienen acostumbrados. 

Y en este punto no quiero olvidar que el Museo Thyssen estaba presupuestado y aparecía en los Presupuestos Generales del Estado y que gracias a una moción de censura legal, pero sin sentido, fue retirado.

Creo que ligar la marca Thyssen a la ciudad es una buena inversión para el desarrollo económico y social de la ciudad, pero siempre que esté dentro de un proyecto realista a la medida de Sant Feliu y que afecte positivamente a toda la ciudad, pero, sobre todo, que se consolide en el tiempo, y eso dudo que se consiga con una obra como el Museo proyectado, y que a mi modesto entender para Sant Feliu representa una obra faraónica, sin obviar que, para un proyecto ambicioso como éste, Sant Feliu no puede ofrecer suficientes servicios.

Por ejemplo, supongo, aunque no lo creo, que el Ayuntamiento habrá tenido en cuenta, y habrá proyectos e iniciativas en marcha, para hacer crecer la oferta hotelera.

¿No sería más lógico y a medida de nuestra potencialidad presente trabajar con grandes exposiciones temporales de gran calidad, como ya se está haciendo, aprovechando el valor patrimonial que ya tenemos como es el Monestir y que, lamentable e irremediablemente, va a resultar dañado.

Y eso sin obviar tampoco, la falta de transparencia y la gran opacidad que rodean los acuerdos adquiridos por el Ayuntamiento, pues en un proyecto de este calibre todas las preguntas que nos hacemos loa ciudadanos deberían tener respuesta para ejercer nuestro derecho a la participación, algo en lo que este Equipo de Gobierno no cree, ni tan solo para cubrir el expediente y cumplir su promesa electoral.

¿Por qué es tan difícil que los ciudadanos conozcamos la letra pequeña de esa “hipoteca” y sepamos, por ejemplo, el listado del fondo pictórico que deberemos “cuidar y mantener” durante 20 años y en qué condiciones deberemos hacerlo?

Parece hace del cuarto milenio.

   

diumenge, 14 d’agost de 2022

Objetivo policial; 0 denuncias

Recuerdo la cara de sorpresa cuando un responsable de la Policía me mostraba orgulloso el número creciente de denuncias y actuaciones en comparación al año anterior y yo le dije que, a mi modo de entender, la eficacia policial debería calibrarse con un objetivo totalmente en contra, y acercarse cada vez más al cero pues la labor policial no debería ser coercitiva, sino preventiva.

¿De qué le vale detener a quien comete un delito de sangre, por ejemplo, al que lo ha sufrido directa o indirectamente, sino es por una cuestión de “satisfacción personal” y/o de justicia?  

¿No sería más “justo” y productivo haber actuado para evitar la comisión de ese delito?

¿No es más deseable un bien control policial en zonas específicas y con potencial negativo, que un accidente por conducir en estado etílico o bajo efecto de las drogas?

Claro que entiendo que una actuación policial mediática se produce, por ejemplo, con una gran detención, y que una acción preventiva es mucho más difícil de explicar y visualizar, pero creo que ahí reside la grandeza de la labor policial; en la prevención.

 

dissabte, 13 d’agost de 2022

Empatía policial

Uno de los elementos más eficaces para que la policía alcance sus objetivos con la mayor eficacia posible es mantener un gran nivel de empatía con la población, pues solo así se consigue la necesaria e indispensable complicidad y connivencia.

Por eso, cuando asumí la responsabilidad de la seguridad de la ciudad, hace ya unos años, manifesté que mi primer objetivo era recuperar aquella empatía que se había perdido entre agentes y ciudadanos, y para ello iba a dar la vuelta a la Policía Local, como si de un “calcetín se tratara”

Me atreví a marcarme ese reto porque sabía de la profesionalidad de la plantilla, sobradamente demostrada, creando nuevos servicios más próximos a las inquietudes de los vecinos, nuevas incorporaciones y algunos cambios organizativos, haciendo visible que la policía está al servicio del ciudadano y no el ciudadano al servicio de la policía.

Lamentablemente, hace un tiempo que la policía vuelve a ser mirada con cierto recelo (solo hace falta observar las redes sociales), a pesar de que sigo afirmando que la profesionalidad de la mayoría de agentes, mandos y jefes es indiscutible.

A manera de reflexión y acudiendo al trabajo de publicación que estoy haciendo, recopilando situaciones vividas durante mis 8 años como Regidor del Ayuntamiento de Sant Feliu de Guíxols, me atrevo a pedir que no se ceje en el empeño de hacer esfuerzos para valorar y recuperar esa necesaria empatía a la que hago referencia como valor intrínseco, que no añadido, eliminando actitudes personales que desvirtúan la gran calidad de la Policía Local de Sant Feliu.

Los profesionales de la Policía y lo ciudadanos nos lo merecemos.

 


dimarts, 2 d’agost de 2022

Decibelis


Tres veïns demanant que “fes” alguna cosa doncs a les 2.30 de la matinada era insuportable el soroll.

I vaig telefonar a la Policia Local creient que era una d'aquelles festes ètniques que es munten en algun establiment de la platja, perquè el protagonisme era la percussió, els crits i els decibels desbocats. 

Per cert, magnífica atenció de l'agent de servei.

Però no, a les 2.30 començava l'actuació d'un DJ en l'escenari del Passeig, que formava part de les actuacions de la Festa Major, i que tenia autorització fins a les 4.00 de la matinada. 


Crec que la Festa Major és l'espai temporal on els veïns poden gaudir junts de les seves aficions i gustos majoritaris, sense exclusions, i això només s'aconsegueix amb una programació que respecti el comú denominador, cosa que no ha succeït amb aquest DJ que, sense dubtar del seu valor artístic que jo soc incapaç de valorar, no responia als gustos majoritaris de la ciutadania.


Sincerament crec que l'Ajuntament no va valorar el que era aquest concert, perquè estic convençut que d'haver-lo fet, no l'hagués contractat o hagués buscat una ubicació alternativa.


I ara segur que emergiran els tiralevitas que amb babositat habitual es manifesten amb bel·ligerància contra tota crítica cap a l'equip de govern, o aquells altres que carreguen contra els de canfanga per queixar-se, encara que tinguin dret a fer-ho sense “merèixer” ser insultats.


En aquest cas, i que l'Ajuntament ha de tenir en compte per a pal·liar els efectes negatius sobre els ciutadans, parlem de tots aquells que han de complir amb les seves tasques poc temps després de finalitzar l'insuportable concert.

Forners, pastissers, cambrers de bars, transportistes, treballadors de botigues i supermercats, mecànics, metges, infermers i monitors de casals, per exemple, sense oblidar nens o malalts.


Sota la meva modesta opinió l'actuació d'aquesta nit ha estat una gran cagada de la programació que desvirtua nostra Festa Major.