dimecres, 30 de novembre de 2022

Progresista o progre


Parece que hayan descubierto la sopa de ajo y que el progresismo en que declaran moverse sea un invento suyo o que sean ellos los que lo han hecho resurgir.

Cómo doctrina política y social el progresismo podrían haber nacido a principios del siglo XX en Estados Unidos con Roosvelt como Presidente, pero la realidad depende de muchos factores económicos, sociales, políticos o territoriales que podrían ubicarlo en cualquier momento de la historia.

En España, el llamado progresismo resurge a principios de los años 70, pero para analizarlo se deben tener en cuenta las circunstancias políticas que se vivían en nuestro país, donde se daba cita una gran polarización social: por un lado los que bien vivían bajo el “yugo” de Franco, o los que mal vivían bajo el mismo yugo.

Eso permite entender el por qué estando ligado a posiciones de izquierdas, el movimiento progresista surgiese y calase en la denominada clase media y alta, en teoría posicionada en la derecha, cuando la lógica sería que las ideas progresistas estuviesen reivindicadas por los que sufrían falta de libertades. 

Como en toda la revolución social de cualquier movimiento reivindicativo, una de las elementos con mayor invidencia es el universitario, y a inicios de los 70 fue el movimiento estudiantil  el que que activó el progresismo activo, pero no encabezando una revuelta popular como en el “mayo francés”, sino erigiéndose en una especie de moda que se hizo visible, por ejemplo, en diferentes maneras de vestir, fuera de los conceptos de las reglas protocolarias existentes, o de hablar, o de peinarse, o de protestar, a semejanza de otros movimientos reivindicativos de otros países, principalmente encabezados por jóvenes que no tenían necesidad de trabajar para ganarse el sustento, sino que estaban viviendo y estudiando a costa de los padres.

El perfil de un universitario “progresista” pasaba por ser un estudiante con 1000 Pts diarias en el bolsillo, sabiendo además que después de aprobar el curso que estaba haciendo, tendría el premio de la subsistencia permanente.

Y como decía una canción del momento, y que nadie me tilde de machista, “la niña tonta tiene opiniones sobre la guerra y sobre la paz, la niña tiene la niña tonta tiene opiniones porque está de moda en su facultad”

Y como la distancia temporal de aquel momento al actual es amplia y las circunstancias diferentes, me atrevo a diferenciar entre el progresista y el progre sin atreverme a decir si el progresista actual es de salón, o el de salón es simplemente un progre crecido en edad.

Para mí el progresismo debería estar ligado a la social democracia, empoderando los valores de justicia social, económica, igualdad haciendo avances en el estado de bienestar desde la libertad personal, pero siempre con el objetivo de la consolidación en el tiempo.

Y eso es importante, la consolidación, porque de lo contrario, y mucho me temo que es lo que estamos sufriendo, únicamente se están poniendo parches, convirtiendo los objetivos en algo temporal, asumiendo que se está trabajando en el “pan para hoy y hambre para mañana”, que es el escenario en el que nos mueven.

Hasta renunciaría a mi utopía si tuviese la seguridad de que ese cacareado progresismo no tuviese límite temporal.

Leía hoy un economista contestando la pregunta de ¿qué le parecía la subida de las pensiones para el 2023, de un 8,5 % aproximadamente y si eso se podría mantener en el futuro?, y respondía que lo que debería preocuparnos, sobretodo, de cómo se va a garantizar, además de las pensiones, todo el Estado del Bienestar, algo a lo que el Gobierno no ha dado respuesta coherente alguna.

Algunos ministros y parte de sus apoyos, dicen formar parte de un gobierno progresista, aunque creo que desconocen lo que realmente eso significa, y sería más real afirmar que siguen la moda de aquellos que se llamaban progres. 

 

dimarts, 29 de novembre de 2022

Siniestra tiranía


Hasta la Biblia hasta los condena afirmando que “esos a mi derecha heredarán el reino de Dios mientras que esos que están a la siniestra quedarán en el fuego eterno”, por lo que tácitamente, para Dios, ser zurdo es sinónimo de maldad, trampa e ilegalidad, mientras que ser derecho es correcto, justo y natural.

Fueron y son muchas las personas zurdas relevantes y que tuvieron una incidencia destacable en la sociedad:

Maradona, Messi, Einstein, Madame Curie Leonardo da Vinci, Gates, Angelina Jolie, mi Mozart, Chaplin, Marilyn Monroe, Gandhi y un largo etcétera.

Pero asimismo muchos zurdos relevantes también fueron perseguidos por parte de la sociedad, quizás por la misma descripción bíblica, y a pesar de que los zurdos representan un 10 % de la población mundial, cifra que deja constancia de su importancia como “colectivo” si se considerase el ser zurdo como un espacio de acción social.

Desconozco si ser zurdo es un estigma, como se creía en la antigüedad, o un deterioro físico o mental que deba ser corregido; estoy seguro que no, pero además y conociendo a muchos zurdos, que no siniestros, jamás he encontrado ninguna diferencia con los diestros, salvo ahora que que he perdido la operatividad del brazo derecho y es del izquierdo del que dependo para todo.

Un accidente doméstico que me ha dejado manco temporalmente y me ha hecho tomar conciencia de mi dependencia del lado siniestro de mis extremidades, obligándome a pedir asistencia pedagógica a los zurdos para poder salir airoso de este trance que me imposibilita llevar una existencia diaria habitual.

Y por ello, no voy a desestimar la oportunidad que me brinda esta situación y, aunque recupere rápidamente mi condición de diestro, voy a intentar alcanzar aptitudes de ambidiestro pues quiero huir de la tiranía dependiente que hoy representa mi brazo zurdo, y poder así tomarme, por ejemplo, un yogur o una sopa sin pringarme.

 

dilluns, 28 de novembre de 2022

¿Guerra legal?


Cuándo una guerra es legal? La verdad es que no lo sé, aunque creo que jamás, pero estos que tachan de guerra ilegal la invasión de Rusia a Ucrania, por ejemplo, deben tenerlo claro.

Bajo mi punto de vista, no hay ningún motivo que permita considerar que una guerra es legal; en todo caso y para alguno de los contendientes puede ser legítima y justificada, pero jamás se le puede dar carácter de legalidad, pues sería avalar y legalizar la violencia y la confrontación como medio para solucionar conflictos.

Y porque además, al etiquetar un conflicto bélico como ilegal, se reconoce tácitamente que podría ser absurdamente legal, con lo que se puede sacar la conclusión de que entre los actores que se mueven entre la legalidad e ilegalidad subyace algo mucho más complejo y, posiblemente, inconfesable.

En el caso de Rusia y Ucrania creo que Putin ha lanzado el cebo y la UE ha picado, pues es consciente de que permitiendo la ilegalidad que proclama Europa y EEUU, aunque él considere lo contrario, la UE no entrará a formar parte activa de ilegalidad alguna, y en cambio a él le permitirá seguir justificando su pseudo legitimidad con total impunidad.

Y desde este punto de vista, uno podría preguntarse si el apuntarse a una supuesta legalidad o ilegalidad no estamos ante una estrategia común, casi pactada, donde los vencedores, en este momento, no son ni unos, sólo hay perdedores, y esto si es una ilegalidad moral.




diumenge, 27 de novembre de 2022

Contextualizar


No se puede ser objetivo si analizamos sucesos acaecidos anteriormente, no importa el tiempo transcurrido, sino lo hacemos contemplando el contexto de cuando se produjeron.

Únicamente conociendo la realidad territorial, económica, social y política del momento se podrá entender, que no implica justificar, y así sacar conclusiones útiles que podamos utilizar como experiencia.

Pero para que ese análisis pueda ser útil en la actualidad debe hacerse sin dogmatismos ideológicos, venciendo la tentación de buscar viciados paralelismos artificiales hechos “a priori”.

Por eso uno se queda “descolocado”  cuando el independentismo catalán, jaleado por el gobierno y parte del arco parlamentario, defiende la modificación del delito de sedición alegando que es una Ley obsoleta que tiene siglos de antigüedad, -aunque olvidan mencionar que se publicó en el BOE en 1995-, y que es un delito inexistente en otros países de la UE, algo que es falso.

Ambos argumentos políticos responden a esa falta de necesaria objetividad a la que hacía mención, pues obvian torticeramente hacerlos desde la contextualización necesaria.

Pero lo que llama la atención es que se argumente esa longevidad de unas normas, todavía en vigor, para exigir su derogación o modificación por obsoletas, y en cambio se utilice un hecho de 1714 para justificar acciones que, vistas en perspectiva, se contradicen, pues aquellos hechos históricos poco o nada tienen que ver con sus reivindicaciones, pues allí se dilucidaba una lucha entre monarquías.

Como es habitual, nos encontramos ante una más de las incoherencias que nos regalan cada día aquellos que circunscriben el interés general en el marco de su interés particular. 

Un precepto legal puede ser antiguo, pero no por ello debe ser obsoleto, ni su “edad” debe obligar a cambiarlo y, en todo caso y si es necesario, debería adecuarse al contexto actual.

 

dissabte, 26 de novembre de 2022

PS. ¿Ídolo con pies de barro?


Como he dicho en más de una ocasión Pedro Sánchez no es santo de mi devoción, ni como Presidente del Gobierno. ni como socialdemócrata, ni como Secretario General del PSOE, aunque no pongo en duda que sus decisiones responden a la voluntad de hacer lo que cree correcto, según é,l desde un progresismo estructural en todos sus ámbitos de actuación aunque, a mi modesto entender, mal entendido.

Proyecta un endiosamiento fuera de límites, haciendo juicios de valor con el objetivo de provocar la admiración de propios y extraños.

Ahora ya solo faltaba que fuese elegido Secretario General de la Internacional Socialista, como única opción posible en el correspondiente Congreso.

Siempre según sus manifestaciones que él mismo hace públicas, es el líder mejor valorado de la Unión Europea, es él quien ha situado España en un altísimo nivel de influencia, tanto a nivel europeo como a nivel internacional.

Siempre, según él, es uno de los líderes políticos mejor valorados de los cinco continentes, y sus políticas son un referente para muchos países y un ejemplo a seguir.

Ha logrado superar situaciones complicadas, que yo no deseo a nadie, con mayor o menor fortuna, aunque afirmar que sólo él hubiese podido hacerlo, es una frivolidad injusta.

Ha hecho efectivos y llevado a la práctica compromisos personales que, según él y según reconocen algunos de sus colaboradores, no responden a compromisos de interés general ni a promesas electorales.

Parece que Pedro Sánchez aspira a ser el niño en el bautizo, el muerto en el entierro y el que bendice.

Y eso es realmente peligroso para él y para quienes dependen de él, sobre todo para el conjunto de españoles, que son los que le han dado su apoyo electoral, pero que se lo pueden retirar en cualquier momento con consecuencias normalmente perniciosas para todos.

Se considera un ídolo, y como tal se etiqueta, pero no es consciente de que la idolatría que aspira tiene cimientos con poca solidez, como le ocurre a todos los ídolos.

Un dios, en minúscula, con pies de barro, que crea acólitos ideológicos a semejanza de algunos líderes políticos del siglo XX que comenzaron acaparando todo el protagonismo.


divendres, 25 de novembre de 2022

Humillación ¿con rodilleras?


¡Una más! Se consolida la desaparición de la Guardia Civil de tráfico de Navarra, aunque lo importante no es que se haga efectivo el traspaso de competencias, sino el momento cuando se produce, pues se debe de tener en cuenta todo lo que está acaeciendo en torno a los Presupuestos Generales del Estado.

Porque en este momento, lo que se proyecta es una supeditación total a los partidos independentistas con representación en el Congreso, entre ellos BILDU, pues lo que está haciendo Pedro Sánchez para conseguir el apoyo a los PGE, es ceder a todas sus exigencias.

Pero que no nos engañen, pues no son mejoras para elevar el nivel de bienestar de los ciudadanos en general lo que pretende el independentismo, a pesar de que el Presidente los felicite por su “sentido de estado”; lo que simplemente negocian son prebendas territoriales y partidistas. 

Por ejemplo, no negocian dónde van a destinarse los impuestos a la banca o a las empresas energéticas para combatir la vulnerabilidad, sino tener el control sobre lo recaudado.

¡Sólo faltaban las declaraciones humillando al Gobierno del Estado, con Pedro Sánchez a la cabeza, y por ende al conjunto de españoles, que ha hecho Otegui!

¡Tiene tela, manda huevos! que el Presidente del Gobierno asuma con rodilleras que Otegui le recuerde con retintín lo absurdo, aunque sea verdad, de que es el independentismo, que por lógica quiere destruir el Estado, quien sostiene la gobernabilidad del propio Estado, queriendo marchar de él.

El PSOE de Pedro Sánchez parece olvidar que se están tratando y negociando presupuestos generales del Estado que afectan a 47 millones de españoles, no de mesas de negociación donde se discutan competencias particulares de alguna autonomía, con el perverso objetivo de “legalizar” la sedición.

¿Qué tendrá que ver el código penal, el delito de sedición y la malversación con los presupuestos generales del Estado?

¡Nada, por lo menos nada confesable! 

dijous, 24 de novembre de 2022

Contra la violencia, PEDAGOGÍA


No seré yo quien niegue la mayor, pues por los datos se debe reconocer la existencia de violencia de género, machista, vicaria o sexual, como lo quieran llamar, aunque repito que no me gustan esas definiciones como tampoco que se considere que este tipo de violencia en España como un problema estructural, aunque muy probablemente la solución pase por afrontarlo como tal.

Lo que no cabe duda es que las medidas que se han tomado hasta este momento, basadas únicamente en la punibilidad, son totalmente ineficaces, y las modificaciones legales o endurecimiento de las penas sirve, en todo caso para castigar la comisión de un delito puntual no para combatir el conjunto de ellos pues, como está sobradamente demostrado, quien ejerce este tipo de violencia es consciente de lo que está haciendo, siendo reincidente en muchos casos.

Es lógico concluir que el agresor es consciente de lo que debe pagar y está de acuerdo, pues en algunos casos él mismo se “entrega” para que le cobren, pues debe considerar que el castigo que le puede caer es justo y responde al “placer” que le produce cometer un acto de violencia, sin olvidar que el precio a pagar es algo subjetivo, dependiendo de la valoración personal de cada persona.

Si es así, como lo es, teniendo en cuenta que la punibilidad no elimina la agresión e incentiva la reincidencia, proyectando una especie de impunidad que puede calar peligrosamente en la sociedad, ¿cabe contemplar al alza una pena revisable parametrando la garantía de la reinserción? 

Y repito, “peligrosamente”, entendiendo la facilidad con que circula la información que llega con naturalidad a la juventud etiquetando como de normalidad la violencia.

Sólo incidiendo en el sector “joven”, impulsando campañas pedagógicas, se podrá avanzar en la erradicación de esa psicopatía que algunos ejercen y que otros quieren convertir en una especie de virus social.


 

dimecres, 23 de novembre de 2022

Un gobierno basculante. ¿Fuente Ovejuna?


Hace muchos años, jugaba a balonmano y los entrenadores, Iru y Beberide, hacían mucho hincapié en la basculación como táctica defensiva, es decir, todo el equipo en bloque se movía hacia la izquierda o la derecha al ritmo del ataque del equipo contrario.

Atendiendo a ésto, si alguien me retase para adjetivar al Gobierno de Pedro Sánchez, prestando atención especial a aquellos que se definen como del sector socialista, diría que son un gobierno basculante pues todos juntos manifiestan sus opiniones de manera monolítica, salvo honrosas excepciones, pero siempre según las directrices del Presidente o de quien ostenta por delegación la vara de mando política, ministro que normalmente no ostenta vicepresidencia alguna.

No se ruborizan por decir lo contrario que habían manifestado el día anterior, pues el objetivo es no molestar a aquellos que les dan soporte parlamentario o en el mismo Consejo de Ministros donde cohabitan, aunque sea soportando astados ataques entre los dos sectores, y si faltan a la verdad intentan bascular todos hacia la mentira o, como mal menor, hacia interpretaciones torticeras.

Es cierto que esa táctica evidencía una gran falta de criterio personal y colectivo, proyectando a la vez una inseguridad que mina la confianza que necesita tener la ciudadanía en su gobierno, pero esa connivencia, como se demuestra de manera demasiado habitual, tiene para ellos la mínima importancia.

Por mucho que quiera Pedro Sánchez, y desde el máximo respeto, no creo que la aspiración que tiene de aglutinar las voluntades de toda la ciudadanía gritando ¡todos a una!, inculpándose colectivamente de la muerte del Comendador como ocurría en la obra de Lope de Vega, Fuente Ovejuna, obtenga una respuesta positiva.

Da la sensación de que el Presidente descarta, de manera errónea, la posibilidad de convertir al comendador en el protagonista de una obra actual de dudosa calidad, asumiendo él la cabeza del elenco, y sufriendo las consecuencias que sufrió el mencionado comendador.

Pero no tienen bastante, y ahora ya utilizan los órganos que en teoría controlan para responder a sus intereses; si son consultivos, alegando que sus informes no son vinculantes, lo que roza el barriobajerismo institucional del Poder Ejecutivo; y poniendo a pie de los caballos a otros órganos, como la Fiscalía que, a pesar de que el Fiscal General sea nombrado por el Gobierno, no puede ser obligada a emitir decretos específicos, permitiendo que se traspasen las líneas entre Poderes, Ejecutivo y Judicial, en este caso.

Pero en fin, que sigan basculando orondos y henchidos hasta que se despisten, facilitando que los adversarios encuentren un hueco, que seguro encontrarán como pasa en el deporte, y les metan un sonoro gol, aunque sea en tiempo de descuento, y que les sea imposible de remontar.


dimarts, 22 de novembre de 2022

No se debe banalizar el suicidio


Desde el desconocimiento es fácil emitir opinión sobre aquel que, por motivos diferentes, ha decidido acabar con su vida, y a la vez tildarlo de cobarde o de valiente sin conocer cuál es el motivo que le lleva a tomar esa decisión.

Es cierto que un suicidio invita a la elucubración, pero no es justo para quien lo sufre que esos adictos a la morbosidad, posiblemente con buena fe pero con alguna dosis de sadismo, intenten dar explicaciones y hacer juicios de valor sobre un suicida.

La realidad es muy cruel y dura, pues de lo que se debe ser consciente es que quien sufre el suicidio y precisa de atención no es el suicida, pues él ya no está, sino las personas que han estado a su lado y no han sabido evitar el suicidio, aunque también hay quien no ha querido hacerlo.

Puedo asegurar, con conocimiento de causa por haber “sufrido” un suicidio, que la realidad poco o nada tiene que ver con lo que esos “jueces” de conducta imaginan, y que si los más allegados al suicida, en un primer momento, no tienen respuestas a los ¿por qué’s?, seguro que ellos muchísimo menos.

La misma palabra genera reparo, rechazo y miedo, y aunque se intenta guardar cierta distancia, el “sufrimiento” de lo que algunos consideran erróneamente daños colaterales comienza a hacerse patente y a evidenciar sus consecuencias y las consiguentes dudas, inmediatamente después de que el hecho causante sea irremediable.

¿Enfermo el suicida? Con seguridad sí. ¿Con efermedad mental? También con seguridad, sí. 

¿Ha sido el suicida un enfermo mental, y esto ha sido la causa del suicidio? Generalizando no. 

¿Acaso la eutanasia no es un suicidio? ¿Se puede considerar, a quien pide la eutanasia,   como alguien que tiene mermadas sus facultades mentales? Creo que no, sino todo lo contrario, pues es consciente de los motivos y tiene la firme voluntad de hacerlo.

Pero la excepción no confirma la regla, y hay suicidas potenciales que precisan de atención psicológica para evitarlo, pues sólo la muerte no tiene solución.

Y en ese punto se dan cita las preguntas para encontrarle sentido y preguntarse si se hizo todo lo posible.

Pero lo que es frívolo a la vez que insensiblemente atrevido es afirmar si el suicida ha sido un valiente o un cobarde por haber cometido ese acto, pero de un modo u otro responde a la voluntad personal, aunque siempre me ha asaltado una duda en referencia a si se quiere echarse atrás.

Apretar el gatillo o lanzarse por un ventana es algo que hace imposible eñ arrepentimiento y no puede torcerse la voluntad del suicida, pero en cambio, si rl camino sea, por ejemplo la llamada muerte dulce, que sí daría tiempo al camino de retorno, demuestra una voluntad firme que invita a respetar la decisión.


dilluns, 21 de novembre de 2022

Mundial de Qatar. Canto a la hipocresía


Durante una sesión intensiva de zapingueo, buscando el “Baby Shark”, el “Chuchua”, el “Lleó trist” y la “Mané” respondiendo a las exigencias de mis nietos, he recalado en la inauguración del mundial de fútbol de Qatar, y haciendo caso omiso de los fariséicos postureos de los diplomados en hipocresía mediàtica que hoy celebran uno de sus días universales, me he preparado para ver, ¿y por qué no?, también para disfrutar de la ceremonia.

No sé si me he perdido parte pero reconozco que, dado todo lo se ha hablado sobre el espectáculo, esperaba mucho más.

Estoy seguro que habrá alguno de esos activistas de salón que ha abogado por movilizarse contra la vulneración de derechos humanos en Qatar, repitiendo como vuvuzelas su mantra de falsa indignación, aunque sin despegar las nalgas de su sillón, se alegrarán de pequeña decepción, ¡como si tuvieran algo que ver!

Los que han anunciado a bombo y platillo que renunciaban a cobrar decenas de miles de euros por cantar en ese país lo han hecho porque pueden permitirse el lujo de hacerlo y no tienen una gran necesidad, no así como otros que teniéndola, han debido renunciar para intentar emular, a la práctica, la dictadura del hipócrita para no quedar señalados.

Pero eso sí, mientras anuncian su “solidaria”decisión, no renuncian a que en ese país se sigan comercializando sus creaciones y productos, como tampoco renunciarán a hacerlo en todos esos países de los 5 continentes que están vulnerando Derechos Humanos.

Como decía un afamado futbolista ya retirado, si se vetase a los todos los países que vulneran derechos, los “escenarios” siempre estarían vacíos.

¿Que este mundial de Qatar es un simple negocio?, es innegable

¿Que Qatar es un país de dudosa o constatada falta de respeto a derechos y libertades? también

¿Que Qatar necesita blanquearse internacionalmente y utiliza sus enormes recursos para comprar voluntades públicas y privadas?, sí

¿Que la cultura de Qatar choca con nuestro modo de vida occidental?, es un hecho.

Pero me pregunto que si para “combatir” las “atrocidades” que se producen en Qatar, que ni dudo ni muchísimo menos defiendo, sino todo lo contrario, basta con que algunos con interesado activismo pasivo e hipócrita, que además se erigen como portavoces de la comunidad internacional y insignes paladines de la lucha por la libertad, se ceben contra el mundial de Qatar deberían utilizarlo como una herramienta.

Yo, por mi parte, seguiré viendo los encuentros que considere interesantes, mal aue me satanicen esos figurantes disfrazados de hipócrita sinceridad.

¡Viva la roja!


diumenge, 20 de novembre de 2022

Ley “Sí es sí”, ¿la soberbia ensordece?


Es normal que en defensa de la ley del “sí es sí” salgan como huestes desbocadas los acólitos/as/es/is/us de Irene Montero a defenderla, no tan solo alabando el texto legal que aprobó el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo, que sería comprensible, sino que lo hacen a nivel personal en defensa de una ambiciosa lideresa con la misma táctica que usaban contra los que atacaban a Pablo Iglesias cuando se demostraban sus errores, descalificando al adversario.

Pero si es grave esa defensa del texto legal que todos los grupos políticos, salvo UP, piden revisar y reformar, aunque no lo hagan así todos los que forman parte de ese partido, mucho más grave son los argumentos que utilizan para justificar su monolítica posición plena de soberbia y falta de humildad, y apuntan con sus ataques a todos los estamentos políticos, sociales, judiciales y, sobre todo e insensiblemente a las víctimas. 


Reconozco no tener conocimientos suficientes para juzgar si la ley es buena o mala, pero que sólo beneficia a los que cometieron delitos sexuales y que posiblemente volverán a cometer, es una realidad.


Según informaciones capciosas, se han presentado 400 peticiones de revisión de condena por agresiones sexuales y de momento únicamente se han resuelto 10, y para algunos ya es motivo suficiente para afirmar que esta Ley es buena y que no tiene lagunas, aunque sea algo que no corresponde a la realidad.


Pero a pesar de ello, los acólitos/as/es/is/us de UP, con Montero a la cabeza, ignoran el clamor social, político, judicial y el de las víctimas que se ha levantado, no accediendo a la revisión del texto, optando por tildarmos de fachas a los que no estamos con ellos, incluyendo a los jueces, y obligando a Pedro Sánchez a doblegarse a su habitual chantaje y a renunciar a la responsabilidad de legislar.

A la vista de las manifestaciones, descalificaciones e insultos vertidos por algunos dirigentes políticos, acusando tácitamente de prevaricación al sistema judicial, el CGPJ debería querellarse contra estos políticos de alta mediocridad que con una actitud vomitivamente dictatorial, demuestran su falta de respeto a las reglas de la democracia y al Estado de Derecho.

 

dissabte, 19 de novembre de 2022

Ni oCupa ni oKupa.


Le costaba cuestionar la ocupación, aunque afirmaba que antes de que su hijo durmiese en la calle, ocuparía una vivienda vacía.


Con seguridad yo también lo haría, pero no creo que se deba dar la consideración de “general” a un caso particular. 


Digo ocupación y no okupación, pues se pronuncien pero son conceptos completamente diferentes, sin obviar que ambas acciones son ilegales.


En la ocupación con C pueden haber atenuantes, y la voluntad del ocupa está obligada por una situación de precariedad temporal.


En la okupación con K no hay atenuante posible. Es aquella a la que se califica como “delicuencial”, y donde la voluntad del okupa no va ligada a precariedad familiar ni tampoco a ninguna necesidad habitacional.


El artículo 47 de la Constitución indica que todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada.


El articulo 33 de la Constitución reconoce el derecho a la propiedad privada, y que nadie podrá ser privado de sus bienes.


El articulo 14 de la Constitución hace mención al principio de igualdad entre todos los españoles.


Y estos tres artículos de la Carta Magna inciden directamente en el escenario de las ocupaciones con C, pues sí bien es cierto que los ciudadanos tienen derecho a que el Estado les facilite el acceso a una vivienda digna, a través de los mecanismos necesarios, y que no pueden pasar por vulnerar el derecho a la propiedad, como avala la justificación de la ocupación, como tácitamente hace el Gobierno con esta actitud renunciando al principio de igualdad, reconociendo más derechos a un ciudadano que a otro.


Si el Estado “regala” el uso y disfrute de una vivienda a un ciudadano, ¿no tenemos todos el mismo derecho, aunque este ciudadano haya podido acceder con su esfuerzo a una vivienda en régimen de alquiler o compra?


Y ese uso y disfrute, ¿no debe estar reglado y temporalmente limitado para no generar discriminación ni alarma social?


Pero seguimos aludiendo a la ocupación con C, aquella que aun teniendo atenuantes, el Estado debería intervenir inmediatamente para controlar esa acción.


Pero es la okupación con K, la delikuencial, esa que obedece únicamente a movimientos “comerciales” ligados sl hampa que en muchos casos no es más que un allanamiento de morada (sobre todo viviendas de calidad, que si tienen piscina, mejor) y que se utiliza para cometer actos delictivos, entre otras oscuras actividades, lo que precisa de la contundencia policial y judicial, para que en un plazo máximo, mejor 24 que 48 horas, se pueda desalojar a los oKupas de culauier edificio oKupado.


Por mucho que intenten considerarlo como un paliativo, el fenómeno oKupa/oCupa no está amparado en la Constitución y debe ser perseguido.


 

divendres, 18 de novembre de 2022

Basuras


Que la limpieza en las ciudades es difícil de gestionar, tal y como demuestra el descontento generalizado de los vecinos por este servicio, es una realidad, más aún cuando es un tema al que siempre se intenta sacar rédito político.

De hecho, todo lo que rodea a la limpieza y la recogida de basuras es el arma más utilizada por cualquier oposición municipal para minar al gobierno de turno.


Y de esta realidad son conscientes los trabajadores que a sus legítimas reivindicaciones tienen, como cómplices obligados e indignados, al conjunto de la población aue reclaman que la ciudad esté limpia, ¡que para eso pagan!, y exigen a su ayuntamiento que cumplan con ese servicio que, en la mayoría de casos, está contratado a una empresa privada.


Pero también es cómplice interesado en cualquier conflicto laboral en este servicio la empresa concesionaria, que intenta siempre implicar al ayuntamiento en su resolución y sin coste empresarial pues, con mucha probabilidad, el gobierno municipal modificará las condiciones contractuales para eludir cualquier movilización.


Solo es necesario entrar en un buscador, por ejemplo, y especificar “huelga en recogida de basuras” y el resultado será una gran cantidad de poblaciones, en distinta ubicación y de características muy dispares, que han sufrido y están sufriendo un conflicto de este tipo.


Y hablo por experiencia pues en los años como regidor me he encontrado con 3 huelgas del personal de limpieza y recogida de basuras, y debo decir que se gestionaron exigiendo que cada actor se mantuviese en su lugar.

  • En una situación de huelga, quien debe negociar es la empresa concesionaria y sus trabajadores, no el Ayuntamiento
  • En todo caso el Ayuntamiento puede actuar como mediador, aunque es algo que no es aconsejable.
  • No recoger basura ni limpiar la ciudad es un incumplimiento del contrato y una renuncia a la ejecución del servicio, lo que permitiría la resolución del contrato.
  • Cabe preguntarse si suplir a los trabajadores por una cuestión de sanidad y salubridad se puede considerar como una vulneración del derecho de huelga. A mi modesto entender, no.

Con seguridad se deberían contemplar las relaciones laborales de este colectivo teniendo en cuenta sus particularidades.


dijous, 17 de novembre de 2022

¡Nunca mais! Pero de verdad


Estuve días después de aquel 13 de noviembre de 2002 en la zona del desastre que había provocado el hundimiento del Prestige, hace ahora 20 años, tomando conciencia de cómo había quedado el litoral gallego tras la catástrofe medioambiental de aquellos “hilitos de plastilina” de Rajoy convertidos en chapapote.

Recuerdo la conversación con el farero de Cedeira, también político local, que me regaló una visita guiada por la zona, mostrándome los efectos del vertido en aquel lugar, con rocas rebozadas de negro petróleo que voluntarios intentaban limpiar, acompañándome también en algunas conversaciones con vecinos de la población.


Mientras limpiaba el caparazón de una centolla que había puesto en mis manos el patrón de la Lonxa, (reconozco que fue el único chapapote que retiré), y mientras me explicaba los perjuicios que sufrían los pescadores por el desastre, pensaba en lo acertado del grito que seguía la marea solidaria que se extendió por todo el Estado.  ¡Nunca mais!


Pero nunca dejo de asombrarme, y tampoco en aquella ocasión, pues después de un aperitivo se desataron las lenguas y se alcanzó el nivel de las confesiones.


Aquel Nunca Mais fue un deseo no cumplido, tal y como se ha podido comprobar durante estos 20 años, pues se ha producido más de un accidente con resultado de vertido y contaminación.


Pero es que aquel Nunca Mais no era un deseo compartido, pues según uno de los pescadores afectados, a partir de aquel momento, gracias al Prestige y al desastre medioambiental provocado por el chapapote, iban a vivir estupendamente, pues el gobierno gallego les iba a dar una paga compensatoria; de hecho hasta su esposa reclamaba una como redera, a pesar de que hacía muchos años que no ejercía esa actividad.


Un vecino me comentaba que “a pesar de ser socialista iba a votar a ese Fraga que les concedía una prestación”

¡¡¡Por interés te quiero Andrés (o Manuel)!!! 

dimecres, 16 de novembre de 2022

Sin atenuantes para la malversación


Como decía un periodista, malversar es robar, y si entran a robar en mi casa, no me planteo si el fruto del robo lo van a utilizar para comprarse un piso o para ir a una discoteca o para comer, y si he sido víctima de un robo exijo que al ladrón le caiga todo el peso de la Ley.

Ahora el Gobierno quiere marcar diferencias dependiendo de para quién se roba el malversador. 


Si se roba/malversa y lo robado no acaba en el bolsillo del ladrón, es un atenuante, a pesar de que el latrocionio y el saqueo se lleve a cabo contra las arcas del Estado, que es dinero de todos los españoles. 


Pero por muy atenuante con que se quiera disfrazar la modificación del Código Penal, un ladrón/malversador es un ladrón, robe para él o para un tercero, por ejemplo en beneficio del partido político al que entregará el botín, y que algunos dirigentes utilizarán para moverse en la senda de la corrupción.


Quiero recordar aquí el caso que en 1989 llevó al Vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra a dimitir por la supuesta malversación que cometió su hermano, y que desató, como ahora, el debate de si no es el mismo delito si se malversa lucrándose personalmente o si se hace para el partido.


O sea que esos delincuentes confesos y sentenciados y sus compinches, por obra y gracia plenipotenciariamente llevada a cabo por interés presupuestario de Pedro Sánchez, con el fruto del dinero que han maversado/robado, van a poder seguir viviendo a cuerpo de rey y a lucrarse y cometer nuevas fechorías con total impunidad.


Creo que Pedro Sánchez debería reconsiderar la reforma del delito de sedición y del de malversación, pues con esa modificación está renunciando a la visión de Estado de la que presume, pero que no demuestra, pues está supeditando aquello de “juntos somos más fuertes”, a los intereses de aquellos que precisamente quieren destruir el Estado aprovechando que, con aparente seguridad, el objetivo de Pedro Sánchez es mantenerse en el poder y no desde la coherecia de la responsabilidad y, aunque se puedan considerar sus políticas positivas en líneas generales, ¡no todo vale!

dimarts, 15 de novembre de 2022

Resolviendo conflictos

He dedicado gran parte de mi actividad profesional a la mediación, especialmente en el campo laboral


He asistido a muchas sesiones sobre mediación.
 

He dado clases de formación, charlas y seminarios sobre mediación.

He participado en multitud de mesas de mediación.

Y mi experiencia me ha hecho concluir que para mediar no existen manuales, sino que el éxito de una mediación está basado en la habililidad de la persona encargada de acercar posiciones en la discrepancia, pero sobre todo en su percepción personal y, en muchos casos, de su intuición y su experiencia.

Es cierto que conocer todo lo que rodea realmente un conflicto es necesario, pero lo que ayudará al mediador será ver con perspectiva sus singularidades.

Pero repito, no hay guía protocolaria para afrontar una mediación, pues cada caso es diferente y necesita una actuación particular.

Más de 40 años mediando, conciliando y negociando en el ámbito público y privado me permiten emitir opiniones experimentadas sobre muchos casos que, teniendo paralelismo con otros, no pueden tener el mismo tratamiento.

Por ello me molesta sobremanera ver como algunos intentan aprovechar el futuro de la resolución de conflictos para etiquetarla como profesión reglada administrativamente, creando “escuelas (?)” para impartir masters especializados, por ejemplo, y organizando asociaciones o colegios para controlar el ejercicio de la mediación.

Por diferentes motivos he “soltado lastre”, ni tan sólo acudo al Tribunal Laboral de Catalunya, y salvo algún asesoramiento personal no medio en ningún caso que requiera atención especial, aunque sigo pensando que sólo la práctica y la habilidad personal, que no lectiva, garantizan el éxito en la resolución de un conflicto desde la mediación.




dilluns, 14 de novembre de 2022

Condena a ETA y GAL


En absoluto justificar las acciones de los GAL, sino todo lo contrario las condeno porque el Estado, aun contextualizando las decenas de asesinatos cometidos por ETA, no debía haberse puesto a la altura de los terroristas.

Asesinar a etarras no debería haber sido jamás una de las chapuceras herramientas ilegítimas para combatir a ETA, aunque tampoco lo hubise sido asumir por parte de Estado, tal y como pretendía la banda terrorista, que estábamos ante un conflicto armado con “rango” de guerra; siempre sucia pues un conflicto bélico jamás puede “blanquearse”

¿Alguien se imagina -salvo los etarras, ¡claro!- si el Estado español hubiese combatido el terrorismo de ETA respetando las Leyes internacionales de guerra?

¿Habría a acabado el conflicto o, muy probablemente, estaríamos immersos aun en la vorágine de atentados?

Repito, no intento justificar las acciones de los GAL, sino todo lo contrario, reitero mi condena más enérgica; pero sí intento entender aquellas decisiones que llevaron a mostrar el grado de incompetencia de los responsables de la seguridad del Estado en aquel tema.

Pero no puedo dejar de mencionar el dolor y la indignación que pueden sentir los familiares de las víctimas de los GAL, también pueden sentirlo los de ETA, y en todas las crónicas que se hacen eco de esa indignación, todavía no he visto reaccionar al familiar de una víctima de los GAL condenando a la vez los asesinatos cometidos por sus familiares etarras.

Y reitero mi condena hacia todo tipo dd asesinato llevado a cabo por ETA o por los GAL, pero a pesar de ello no puede obviarse la realidad de que en aquel momento la sociedad española “entendía y reclamaba” acciones contundentes para acabar con el terrorismo dd ETA.

No sé si es fácil imaginar lo que es vivir bajo la espada de Damocles del terrorismo, sintiéndose vigilado, aunque también tranquilizado, por las fuerzas de seguridad después de haber sido amenazado de muerte; debiendo seguir directrices de comportamiento; hasta de cómo sentarte y en qué posición para tomarte un café en una cafetería; sufrir con tu familia el miedo a esta situación; o el terror y dolor cuando te informan que un compañero ha sido asesinado por ETA.

Me solidarizo con los familiares de las víctimas de los GAL, pero a la vez les pediría que se solidarizasen con los familiares de las víctimas de ETA, uniendo sus voces para condenar aquellos asesinatos.

No para olvidar ni perdonar, sino como herramienta pedagógica para que no se vuelva a repetir


diumenge, 13 de novembre de 2022

Criopreservación posible?


Por 15 euros al mes a través de un seguro de vida, puedes acceder a la criopreservación, es decir, que te podrás mantener congelado hasta que decidan devolverte a la vida.

No es algo novedoso, ya se lleva a cabo con espermatozoides, óvulos o embriones, pero en en este caso el motivo que justificaría esa técnica sería esperar que la ciencia descubra un remedio para una enfermedad para la que aun no hay cura posible.

Se celebra en Madrid la Cumbre internacional TransVision sobre la criopreservación de pacientes para su futura reanimación, y el vicepresidente de Humanity Plus, responsable de ese evento, explicaba pormenores, particularidades y curiosidades que me hacían imaginar lo que podría ocurrir, cuando dentro de un tiempo un criopreservado fuese despertado, por ejemplo de aquí 50 años, y se encontrase con su nieto, por ejemplo, en un estado más joven y más lozano que él.

Es cierto que en este caso la posible descriopreservación estaría supeditada a la investigación y a los profesionales de la medicina, aunque si no cambia la política del Estado sobre la sanidad y se dedican muchos más recursos, difícilmente los magníficos científicos y profesionales del sistema público de salud alcanzarán avances significativos.

Pero aun hay más, pues tengo serias dudas de que si fuese yo el criopreservado y no por cuestión de salud, el despertar me permitiese ver un cambio social y político real, por el que hubiese valido la pena pasarse muchos años “dormido”.

Más bien tengo la certeza de que si fuese posible, los probostes de la política harían lo posible para despejar su camino hacia la perpetuidad y la permanencia, congelando cualquier futura oposición.



dissabte, 12 de novembre de 2022

La salud a través de plasma


Dice el artículo 43 de la Constitución española que se reconoce el derecho a la protección de la salud y que compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de las medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios.

No era esta sanidad pública que tenemos la que imaginó Ernest Lluch cuando puso en marcha lo que se denominó sanidad universal y que convirtió a España en un ejemplo de gestión, envidiado por todo el mundo y que hasta Obama intentó emular en Estados Unidos, pero que la incompetencia política general (no digo intereses espurios, que también) la ha convertido en un verdadero fiasco, por no decir en un atentado anticonstitucional, y un homicidio en grado de tentativa contra toda la sociedad, pues están poniendo en peligro la propia vida como si de un juego de azar se tratara.

Se ha llegado hasta el nivel de hacer competiciones entre territorios para saber qué autonomía, por ejemplo, tiene las listas de espera más largas, utilizando los datos como arma arrojadiza entre partidos políticos, obviando que lo que está en juego es la vida de los ciudadanos, con independencia de donde residan, y que es responsabilidad de los poderes públicos garantizar que todos y cada uno de los españoles, en condiciones de igualdad, puedan acceder a los servicios que la Constitución les otorga como derecho y que al Estado le obliga a prestar.

Si hay un solo ciudadano que tenga en peligro su vida por no ser atendido por la sanidad pública, el Estado debe actuar con total urgencia, garantizando la atención inmediata si fuese necesario y sin importar el coste que pueda tener un tratamiento, pues la vida no debe tener precio.

De hecho, el artículo 15 de la Constitución indica que todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral, sin que, en ningún caso, puedan ser sometidos a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes, pero la mala gestión y dejación por parte del Estado de la sanidad pública vulnera ese artículo, pues pone en peligro la vida y la integridad física y moral, que para muchos enfermos la falta de atención les supone tortura, trato inhumano y degradante.

Pero la incompetencia y la falta de respeto hacia la vida de los ciudadanos a través de la sanidad pública no tiene parangón y en vez de dotar al sistema de los medios profesionales y materiales necesarios para prestar el servicio en condiciones y garantías, esos políticos mediocres de demostrada irresponsabilidad y falta de escrúpulos, sólo se les ocurre darle protagonismo a la atención telemática, sustituyendo la necesaria e imprescindible relación personal y cercana entre médico y paciente por la distancia, a través sólo de una pantalla de plasma.

Creo que España puede funcionar como un estado federal, contemplando con total y lógica objetividad la realidad del territorio y la demografía, pero sin obviar que los derechos básicos y fundamentales que deben ser prestados por los poderes públicos deben llegar a cada uno de los 47 millones de españoles en condiciones de igualdad, algo que no ocurre con el sistema sanitario, situación que debiera ser corregida de manera urgente por el Estado, pues la salud, por ejemplo, no puede estar supeditada a cuestiones competenciales de las diferentes autonomías ya que es un derecho fundamental y universal, y el Estado debe garantizar que todos los españoles lo reciban.

Y no digo que el servicio no pueda prestarse desde las autonomías, pero siempre desde la supervisión estricta por parte del Estado con directrices generales en interés de toda la ciudadanía; y si esas comunidades autónomas demuestran incapacidad para ejercer su responsabilidad, la Constitución tiene mecanismos para solucionar el problema.

 

divendres, 11 de novembre de 2022

Indignado por la reforma del delito de sedición


Escuchaba al Presidente de la Generalitat de Catalunya manifestando, con oronda satisfacción, por la modificación que presenta el Gobierno del delito de sedición.

Y lo hace antes de que el Gobierno presente la iniciativa legislativa en el Congreso; y si a eso se une que no lo pasan por el Consejo de Ministros, para evitar el informe del Consejo de Estado, realmente huele mal, pues es otro paso para mostrar la supeditación al independentismo catalán, así como interferir en el poder judicial.

Desde luego los argumentos que ha presentado aragonés para defender y alabar esa modificación son dignos de mención, como también deberían ser dignos de descalificación por parte del presidente del gobierno las manifestaciones de Aragonés cuando afirma que esa modificación eliminará la represión que ejerce el Estado sobre Catalunya, algo que siendo falso, merecería que el presidente del gobierno debería desmintiese de manera vehemente taxativa.

Y no debe obviarse el apartado de los compromisos públicos que adquirió Pedro Sánchez con los españoles sobre este tema, negando en varias ocasiones que eliminaría ni reformaría el delito de sedición.

Desconozco cuántos “españoles independentistas” hay en Catalunya, pero de lo que estoy seguro es que la mayoría de los españoles no la aceptamos ni creemos que deba modificarse el Código Penal.

Y desde luego no es legítimo, y yo me atrevería a afirmar que tampoco es honrado intentar manipular la opinión pública, “homologando” ese delito a la legislación existente en diferentes países de la UE, algo que es falso.

Creo que esta reforma tiene tanto calado como para merecer un pacto de Estado, y el PSOE debería exigir al Gobierno que atendiese al sentir mayoritario de la sociedad, siendo permeables a lo que piensan la mayoría de los 47 millones de españoles.

Desde luego, como catalán, ante este episodio de sometimiento del Presidente del Gobierno a ERC, ratifico mi decisión de no apoyar candidatura alguna de alguien que miente para mantener el poder.