dissabte, 26 de juny de 2021

Mi sueño de gloria

Sentía las miradas en mí; algunas de admiración, pero la gran mayoría proyectaban envidia y algo de frustración, pues no en vano me veían como triunfador potencial de una competición en la que ellos también participaban y que estaba llegando a su fin.

Poca distancia me separaba ya de la meta final, y aunque algunos de mis rivales ya habían desistido de sus esfuerzos y se dejaban llevar por la inercia y no por la ilusión, estaba seguro de que en todos quedaba la esperanza de que algo se torciese en los que íbamos con aparente ventaja, entre ellos supuestamente yo, y así pudiesen optar a los laureles del éxito.

Ahora sólo faltaba que por aquella puerta que comunicaba con la sala donde estaban reunidos para analizar todos los pormenores de las diferentes pruebas, apareciese el portavoz de los analistas y anunciase oficialmente a los expectantes competidores quién, finalmente, ocuparía el cajón.

Había sido una competición de fondo con muchas carreras parciales y yo, debe reconocerse, no partía como favorito. De hecho, mi falta de experiencia y sin marcas a destacar al contrario que mis rivales, había merecido la condescendencia de alguno de ellos, pues su superioridad en este tipo de eventos era más que contrastable y eso, entendían, les legitimaba para actuar con cierto aire de superioridad.

Pero a medida que transcurría el tiempo, mis actuaciones iban poniendo de manifiesto que ningunearme no minimizaba el peligro que podía representar para ellos, y que el menosprecio había dado paso a otro sentimiento basado en el temor, pues el corporativismo inicial de mis experimentados rivales, que casi menospreciaban mis posibilidades, había pasado al corporativismo de los que ya me veían como el rival a tener en consideración.

Después de años de preparación y tras una dura competición, estaba a punto de cumplir mi sueño, y que la esperada noticia de mi triunfo, como si con una bandera se visualizase, me permitiese dar una vuelta de honor en la pista donde había demostrado mi valía durante las últimas jornadas.

Porque poder acceder a un puesto de responsabilidad en aquella empresa, donde había trabajado 2 semanas en mi época de estudiante, se había convertido en mi sueño.

Y formar parte de la dirección de esa empresa, para un bisoño profesional como yo cuyo único valor demostrable era la preparación, suponía alcanzar la gloria.

En aquel momento no sabía cual iba a ser la decisión final de los jueces, y a pesar de creer y querer coincidir con la percepción que todos tenían de que iba a erigirme con el preciado trofeo, sabía que la experiencia es algo a tener en cuenta, y cabía dentro de lo posible que su importancia generase cierta desconfianza.

Reconozco que también tenía la esperanza de que, visto mi recorrido curricular, ese jurado se plantease el crear algún accésit que me permitiese adquirir un grado de experiencia para tranquilizar a aquellos que podían dudar de mi capacidad.

Pero en todo este proceso, y a punto ya de abrirse la puerta con el esperado anuncio, había algo que sí había conseguido con creces, “TOCAR MI SUEÑO DE GLORIA”

#SueñosdeGloria



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada