dilluns, 14 de juny de 2021

Susana Díaz. Hacer leña del árbol caído


Los militantes han decidido que no sea Susana Díaz quien represente al PSOE de Andalucía en las próximas elecciones autonómicas. ¡Nada que decir!, pues han sido las urnas las que así lo han decidido democráticamente, pero ello no quita que el resto de los ciudadanos no podamos opinar, aunque no votar, no en vano los partidos se subvencionan con dinero público y ahí, siendo dinero de todos, algo tenemos el derecho a decir.

Como ya dije en una ocasión cercana, no conozco personalmente a Susana Díaz, y solo puedo hablar por referencias de compañeros de los que respeto su criterio y que sí han tenido relación con ella. Tampoco conozco al ganador, Espadas, por lo que sólo puedo opinar desde mis sensaciones personales generadas por empatías de “plasma”, y en este caso, mis simpatías están con Susana Díaz.

Susana Díaz ganó las últimas elecciones, aunque se le hizo una “pinza” entre los partidos de derecha andaluces y Podemos para evitar que gobernase. Su principal “delito” fue competir con Pedro Sánchez para optar a la secretaría General del PSOE, lo que la ha obligado a luchar en estas primarias andaluzas contra el “aparato” del PSOE asentado en Ferraz y en la Moncloa, bajo el aparente “rencor” manifiesto de Pedro Sánchez que, tal y como anunció en su momento, se lo iba a hacer pagar.

Y pudo asegurar, con conocimiento de causa, que “luchar” contra el aparato del partido con todos los medios a su alcance, es un hándicap demasiado fuerte que lleva al “perdedor” a optar por “echarse a un lado”, tal y como ha hecho Susana Díaz, pues quien ha vivido estas luchas de poder, por muy democráticas que sean, sabe que las “cohabitaciones” entre adversarios no se traducen en colaboraciones positivas, pues aquello de integrarse no son más que palabras que no se las creen ni ganadores ni perdedores.

Como mínimo en este caso, y si las redes sociales reflejan la realidad y las verdaderas intenciones de los ganadores, no se está por la labor de la recuperación de la unión que llevó al PSOE a ganar, comicios tras comicios, las elecciones.

Ahora, negando la mayor, y tal como se manifiesta por las redes, unas huestes aliadas con las tesis de Pedro Sánchez salen a hacer leña del árbol caído, a pesar de afirmar lo contrario, alegrándose de que haya perdido Susana Díaz, más de que haya ganado el otro candidato.

Deseando suerte al PSOE de Andalucía, no puedo dejar de manifestar mi sentimiento empático con Susana Díaz.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada