dimarts, 8 de juny de 2021

Los indultos donde les quepan

Totalmente de acuerdo con aquellas manifestaciones de Oriol Junqueras del 2019, cuando dijo “que se metan el indulto por donde les quepa”, que no quería indulto alguno porque pedirlo, de acuerdo con su legítima lógica independentista, era reconocer que había cometido una ilegalidad.

Por ello, en octubre del 2019, Junqueras deseaba que el culo fuese el destino de la medida de gracia, pues su aspiración
era la amnistía.

Ahora su posición ha cambiado y, mediante una carta abierta que he leído con atención, acepta los indultos, aunque, dicho sea de paso, en ningún momento reconoce que cometió la ilegalidad por la que fue sentenciado, sino que reconoce una mal estrategia que ha de variar, pero sin renunciar a volverlo a intentar por otros mecanismos.

Porque como ha anunciado Junqueras y el propio Aragonés ante Pedro Sánchez durante un acto público en Barcelona, donde una babosidad manifiesta entre el presidente de España y el de una comunidad autónoma tenía el peligro de acabar en un intercambio de fluidos, el catalán reconocía que la amnistía para todos los procesados (más de 3000) y el derecho a la autodeterminación eran objetivos irrenunciables que iban a estar en la mesa de diálogo.

Y lo hacen apelando a la concordia y al reencuentro que él mismo rompió y que ahora, con el paso del tiempo y a que el TS desestimó la rebelión en los actos, y a pesar de los embates mediáticos de ciertos sectores independentistas, es una situación que está avanzando en su reconducción de manera natural.

Creo que los indultos van a ser como meter un palo en un avispero, sobre todo cuando Sánchez habla de “castigo, venganza y revancha” justificando así que el Gobierno conceda esa medida de gracia, cuestionando una sentencia del TS, rallando la línea de la separación de poderes al politizar la justicia-

Quizás alguien debería preguntarle a Pedro Sánchez ¿dónde está la venganza y la revancha de los españoles contra los condenados, cuando la justicia ha dictado una sentencia?

Y quizás alguien debería preguntar a Sánchez y a todos aquellos que hasta hace sólo unos días se manifestaban contrarios a los indultos, entre ellos él mismo y el propio Junqueras, que ha pasado en 24 horas para que ahora se aleguen razones de estado para la concesión de las medidas de gracia, cuando son meramente razones de gobiernos, de palacios presidenciales y sospechosamente partidistas.

Es lamentablemente que el PSOE se haya convertido en un brazo del nacionalismo catalán.

 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada