dijous, 17 de juny de 2021

La semana de Sánchez


Los titulares apuntan que esta ha sido la “semana grande” de Sánchez como Presidente del Gobierno, casi dando a entender que lo “bueno” para Pedro Sánchez como Presidente o como Secretario General del PSOE es bueno para el conjunto de la ciudadanía, algo que es una gran falacia.

Con dos “forúnculos” y estrechez iniciaba Sánchez su semana.

Uno, la concentración en Colón contra la concesión de indultos. Que “sólo” 125000 personas acudiesen a la convocatoria de VOX, según dice el gobierno para menospreciar ese poder de convocatoria, olvidando el contexto pandémico y de restricciones, es cerrar los ojos a la realidad y hacerse trampas en el solitario, pues no todos los que allí acudieron eran de ese partido, ni del PP o C’s, ni tan solo gente de derechas. Puedo asegurar, con conocimiento de causa, que allí se dieron cita ciudadanos del propio PSOE, incómodos pero convencidos de lo que estaban reivindicando.

Ese mismo día Sánchez conseguía “eliminar” a la que él considera como enemiga Susana Díaz, poniendo el aparato del PSOE al servicio de Juan Espadas para conseguirlo.

¿Legal y estatutario?, seguro que sí, a la vez que a mi modesto entender de dudosa ética.

Sólo faltaba que el ganador pusiese en evidencia su gran falta de criterio y liderazgo, al reconocer que su opinión sobre los “indultos” era la misma que tiene Pedro Sánchez, y que si este cambiase de criterio, el haría lo mismo que el Presidente, obviando que representa al PSOE (Partido Socialista Obrero Español) y no al PS (partido de Sánchez).

Pedro Sánchez con su semana triunfal, manteniendo un brevísimo soliloquio de apenas medio minuto con Biden en Bruselas que, según el Gobierno, ha servido para conversar de temas importantes, mintiendo descaradamente al afirmar que antes habían tenido un encuentro (algo que hoy, tácitamente, ha desmentido en televisión la ministra de Exteriores), pero que no hay “fotografía” porque EEUU “no quería molestar a Marruecos”.

Desconociendo si el trámite era obligatorio o si era obligatorio para abordar y votar la propuesta presentada por el PP en contra de los indultos del “procés”, Sánchez consigue el aval del Congreso para conceder esa medida de gracia, ubicando a los que no están de acuerdo con los indultos en la derecha, como si PNB, Junts o PDCAT no fuesen partidos de la derecha nacionalista, al igual que algún que otro partido de los que apoyaron la investidura que, denominándose de izquierdas, actúan desde el más rancio radicalismo.

Olvidándose, además, de que apoyándose únicamente en la representación política como intentan hacer para justificar la decisión de otorgar esa medida de gracia, dejan fuera a unos 20 millones de ciudadanos que podrían no estar de acuerdo.

Y por último, como colofón, el Gobierno consigue que la UE avale el Plan de Recuperación presentado para conseguir los 69500 millones de fondos, de los que este año España recibirá 19000 millones en vez de los 29000 previstos, y que el resto está supeditado al cumplimiento de todos los compromisos plasmados en el documento aprobado, entre ellos la Reforma Laboral o las Pensiones.

Bien, uno no se consuela porque no quiere, y si Sánchez se “consuela” con esta semana y eso se traduce en algo que los ciudadanos podamos percibir como positivo de manera tangible, reconoceré que he sido vencido en mi percepción y que mi escepticismo es injustificado      


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada