dijous, 27 d’agost de 2020

No hacer nada y después pasar ese nada a limpio

Pues estoy de acuerdo con que Pablo Iglesias no comparezca en el Congreso para dar explicaciones sobre posibles delitos de financiación de Podemos pues, como he opinado en más de una ocasión, el Congreso ni los Parlamentos autonómicos, que es donde reside la soberanía popular, no debe hacer juicios paralelos por posibles actos delictivos, pues eso es traspasar la línea de que debe existir entre el poder legislativo y el judicial.

Si un ciudadano, cualquier ciudadano, sea diputado, presidente, vice o rey comete o o es sospechoso de haber cometido un acto delictivo, debe ser la justicia quien actúe, con total celeridad, independencia y transparencia, y desde el respeto a la presunción de inocencia, respetar las decisiones que se tomen.

De hecho, creo que es una falta de respeto que, en el Congreso de los Diputados como en otros parlamentos, se planteen este tipo de comparecencias pues los diputados están para tomar decisiones sobre temas que afecten a la población directamente, y no para politizar la justicia en temas que sólo les afectan a ellos, convirtiendo estas instituciones en un espectáculo mediático sin sentido.

Eso sí, desde el primer momento en que se solicita, la mencionada comparecencia se convierte en portada, proyectando al exterior el ingente e intenso trabajo que hacen nuestros representantes políticos.

¡Como si ahora no hubiese temas que merecen toda la atención y dedicación!

A veces tengo la sensación de que en algunos casos (que no digo todos que sí muchos), la consigna de algunos políticos es “No hacer nada para después pasar ese nada a limpio”.


Cap comentari:

Publica un comentari