diumenge, 9 d’agost de 2020

Máscaras. Hablar con la mirada

Ya son un elemento que en muchos casos me coloco casi por inercia en el rostro por lo que, de manera inexorable, las máscaras dejarán de ser ese objeto artificial que todavía ahora me produce incomodidad, para convertirse en una natural prenda sin la que no saldré de casa.

Pero esas máscaras me obligarán a afinar mis sentidos, pues únicamente la mirada me permitirá adivinar los verdaderos sentimientos de la persona que tengo delante pues serán los ojos,  como espejo del alma, quienes proyectarán su interior real, pues los labios, la nariz o hasta el rubor, que también podrían delatar una posible falsedad, serán invisibles tras ese parapeto facial.

Será una ardua tarea interpretar con acierto la mirada, pero si en muchos casos resultará difícil adivinar con quien voy a hablar, mucho más complicado será saber si con quien lo estoy haciendo, se mueve en parámetros de sinceridad.

No sé si la naturaleza será lo suficientemente ágil para adaptarse y permitir que sean los ojos la principal vía de comunicación entre las personas, pero estoy seguro que debemos impulsar la necesaria evolución para conseguirlo.

(Microrrelato XL)


Cap comentari:

Publica un comentari