dissabte, 29 d’agost de 2020

CESPA en Sant Feliu de Guíxols. Recurrente

Es recurrente que las empresas concesionarias de recogida de basuras y limpieza de poblaciones aproveche la repercusión que tiene su actividad en el municipio para que el ayuntamiento de turno se sienta presionado y, modificando el contrato de concesión, mejore las condiciones de laborales de los trabajadores.

Y hablo de la empresa, no únicamente de los trabajadores pues, tanto a la patronal como a operarios les interesa sobremanera que la entidad local intervenga activamente en la negociación colectiva.

Es legítimo que los trabajadores utilicen todos los medios a su alcance para mejorar sus derechos laborales, pero siempre desde la legitimidad más exquisita, cosa que no ocurre en este caso pues, me da la sensación, que ni tan solo han iniciado las negociaciones del convenio colectivo.

No es la primera vez que los trabajadores de CESPA en Sant Feliu han utilizado este mecanismo de presión y yo, como Regidor, tuve que actuar en consecuencia en más de una ocasión. De hecho, una de mis primeras intervenciones en mi primera legislatura fue gestionar una convocatoria de huelga “provocada y auspiciada” por la ineptitud del anterior equipo de gobierno y “aprovechada” por los trabajadores.

Pero desde el convencimiento de que las relaciones laborales deben ser pactadas por las partes afectadas, que son la empresa concesionaria y sus empleados, nos mantuvimos firmes en ese principio, defendiendo que el Ayuntamiento no es parte en la negociación colectiva ni debe participar en la misma.

Entiendo que esta actitud debería ser la que debería mantener el Equipo de Gobierno Municipal, y ni tan solo reunirse con los trabajadores por este tema.

Quiero de todos modos, añadir una reflexión para los trabajadores de CESPA, que también son parte de la ciudadanía de Sant Feliu de Guíxols: esta presión no la hacen únicamente contra el Ayuntamiento sino contra todos los ciudadanos y ciudadanas, y cualquier mejora laboral que consigan fuera de la concesión y que el Ayuntamiento sufrague repercutirá en su bolsillo positivamente, pero también incidirá negativamente en las arcas municipales, algo que deberemos compensar toda la ciudadanía. Ellos también.



Cap comentari:

Publica un comentari