dissabte, 4 d’abril de 2020

Saber a quién llamar para una pequeña contribución


Recibo la llamada de una amiga exdiputada que necesita transportar casi 7 toneladas de material sanitario de Bélgica a Barcelona y, aunque sabe que ya no ostento cargo orgánico ni ejecutivo alguno, supone que de mi etapa como Secretari d’Organització de la Federació Nacional de Transports y como Secretari General del Sindicat de Transports, piensa que debo seguir teniendo contactos para facilitar esta acción.

Dicho y hecho, y a los pocos minutos tras una llamada a Joan Muntada, Secretari General del Sindicat de Serveis, Mobilitat i Consum de la UGT, el tema estaba resuelto y una gran empresa de Servicios, Transporte y Logística de la provincia de Girona, ponía a disposición un camión para realizar el mencionado transporte, en inmejorables condiciones.

A la satisfacción de haber colaborado en esta crisis, se une también la satisfacción personal de que, a pesar del paso del tiempo, aún se me considera una persona con relevancia en el sector y que, como siempre y en todos los ámbitos en los que he operado, ha actuado de manera expedita, buscando y aplicando medidas ágiles.

La “modestia es la falsa virtud de los que no tienen otra”, y aquí el amigo Joan Muntada y yo hemos dado suficientes muestras de no necesitar manifestaciones de falsa modestia pues, como es el caso, somos capaces de aportar soluciones rápidas con acciones contundentes.

Y alguien puede pensar que la llamada que he realizado merece algún reconocimiento, y aquí me viene a la memoria aquel cliente que se quejó a su abogado de lo cara que era minuta pues, al fin y al cabo, lo único que había hecho había sido consultar un libro, a lo que el abogado contestó que la minuta no era por consultar el libro, sino por saber qué libro consultar.

Mi mérito no ha sido hacer la llamada, sino saber a quién llamar en la seguridad de que iba a obtener la respuesta necesaria.

Cap comentari:

Publica un comentari