divendres, 24 d’abril de 2020

Coronavirus. Liderazgo e innecesarios consensos


Viendo y oyendo las ruedas de prensa que, sobre la pandemia, día sí y día también ofrecen los políticos de todos los ámbitos con independencia si tienen algo que aportar, me ratifico en mi convencimiento de que han convertido esta crisis en una carrera mediática con el único objetivo de sacar rédito personal y partidista si el final es positivo o, de lo contrario, que sea el adversario político el que cargue con las consecuencias.

Todos se han convertido en técnicos en curvas, picos, desescaladas, confinamientos y desconfinamientos parciales y totales, con afirmaciones e informaciones contradictorias entre personas del mismo equipo, y que se ponen de manifiesto en el mismo momento que un micrófono les nubla la visión, despertando esa diarrea verbal que al final no es más que verborrea fatua, pero vacía de contenido.

Y no se dan cuenta de que el desconcierto y la inseguridad va haciendo mella en la población, y lo que debía ser un crecimiento exponencial de la confianza en la gestión de la crisis, desde la esperanza de vislumbrar el final cada vez más cercano, se está convirtiendo en una travesía en el desierto donde el único oasis es la agridulce noticia estadística de que “solo” han muerto 367 personas en 24 horas, 73 menos que el día anterior.

Unos fallecidos que, de manera mezquina y ruin, esos políticos han convertido en arma arrojadiza, utilizando hasta acusaciones de asesinato y genocidio, demostrando una falta de empatía con toda la sociedad que no tiene parangón, olvidando que tanta responsabilidad tiene el gobierno como la oposición, pues también la oposición tiene responsabilidad en el gobierno, y que, por ese principio básico, en esta situación no valen reproches ni chantajes, sino aportaciones.

Pero estos politicastros aún van más allá, y se permiten el lujo de negociar con las medidas a aplicar para suavizar la complicada situación en que los ciudadanos estamos sumidos, amparándose en un consenso entre el Gobierno del Estado, -que es quien debe liderar y en teoría lidera la lucha contra el coronavirus- y los gobiernos autonómicos, algo contraproducente pues, como decía una política europea, intentar alcanzar el consenso cuando este no es necesario es una renuncia tácita al liderazgo.

Porque lo que necesitamos ahora es simplemente un liderazgo con toma de decisiones ágiles y expeditivas, aunque no sean del agrado del conjunto de la población y que los ciudadanos y ciudadanas podamos criticar, pero que nos trasladen la seguridad de que vamos todos juntos, porque juntos es el único modo de salir de esta crisis.

Y porque mientras consensuan entre unos y otros, “la casa sin barrer”, y la población obligada a elucubrar qué va a poder hacer o qué no va a poder hacer, sin ninguna certeza, y eso horas antes de que una importante medida se haga efectiva, como ha sido el caso de la salida del desconfinamiento parcial de los niños.

Me pregunto, ¿qué narices debe o quiere consensuar el Gobierno del Estado con los dirigentes políticos de las comunidades autónomas?

¿Por qué el estado debe ceder a las exigencias de determinadas comunidades autónomas, cuando las comunidades autónomas son la representación del Estado en el territorio y se deben a sus criterios y directrices?

Si estamos ante una crisis sanitaria, que yo más bien creo que es social, ¿por qué la convierten en una crisis política, postergando la salud y los intereses colectivos de la sociedad a un segundo o tercer plano?

Ya llegará el momento de pedir explicaciones y depurar responsabilidades, y que aquellos a los que no se les caen los anillos para verter acusaciones de genocidio, asesinato, homicidio o negligencia tengan la paciencia suficiente para esperar a que todo esto acabe para colmar sus expectativas, pero ahora no es el momento de distraer con otras cuestiones a aquellos que tienen la responsabilidad de sacarnos de esta apocalíptica situación.


Cap comentari:

Publica un comentari