dimarts, 28 d’abril de 2020

Aplausos sí. Cacerolada ahora no toca


Llevo saliendo a aplaudir en el balcón de mi casa a los profesionales de la sanidad desde el primer día, aunque bien es cierto que después he querido, como gran parte de los ciudadanos, ampliar ese reconocimiento al resto de personas que durante el confinamiento han estado en primera fila, incluyendo también a aquellos que hemos respetado, con el máximo rigor posible, las medidas que los expertos han diseñado para parar la pandemia.

Las 20 horas zulú se había convertido en un punto de coincidencia entre tiempo y espacio, donde los ciudadanos podían encontrarse para demostrar el convencimiento de que desde la unidad íbamos a salir victoriosos.

Pero hay quien ha visto amenazado su protagonismo y, para minimizar el efecto negativo que representa para sus intereses particulares y partidistas, ha politizado ese acto de manifestación diario, y sin ningún pudor ni ética, desde la manipulación más tosca y zafia, ha intentado manipular la solidaridad y homenaje colectivo que los aplausos representan, a una imagen de apoyo y reconocimiento al Gobierno del Estado, algo total y rotundamente falso, para pasar después al recurso de la cacerolada como forma de protesta “espontanea”.

Yo he salido a aplaudir cada día, cantando el “resistiré” con una voz que no merece ningún halago, pero con el sentimiento íntimo de lucha y agradecimiento, respondiendo con aplausos y alguna que otra lágrima de emoción, a los aplausos de agradecimiento cuando sanitarios, ambulancias, Protección Civil., Policías Locales, Mossos o bomberos hacían sonar sus sirenas al pasar bajo mi balcón, o se ponían a cantar y bailar para, con la sonrisa, hacer algo más agradable esta ya dolorosa situación, dejando al margen el peligro con el que ponían su vida.

No voy a ser yo quien haga el juego a esos insensibles políticos y a sus sumisos acólitos, del mismo modo que no voy a ser yo quien aplauda la gestión que se está llevando a cabo para frenar esta amenaza que, desde mi desconocimiento en virología, epidemiología o sociología aplicada creo que podría ser mejorable, pero tampoco voy a ser yo quien les ayude a romper el mayor vínculo que puede unir a una sociedad, como es el vencer a un enemigo común, en este caso el coronavirus, y que de manera admirable habíamos logrado hacer y hacemos confluir cada día a las 20 horas.

Sólo hace falta mirar las redes sociales para comprobar que estamos ante una campaña política sucia, y donde algunos de esos que hoy son correa de transmisión de las protestas y que se niegan a participar en esos encuentros de reconocimiento y homenaje, demostrando una profunda incoherencia, ayer pedían que no hubiese confinamiento y al día siguiente que sí; o que no se permitiesen desescaladas, como la llevada cabo con la salida de los niños y hoy sí; o que se permitiese trabajar a los no esenciales, para al día siguiente decir que no; o que se quejaban de la actuación de la policía para hoy quejarse de que este fin de semana no había prácticamente agentes de seguridad persiguiendo a los padres.

Vamos, la gata flora, que cuando se la meten grita y cuando se la sacan llora.

Yo voy a seguir saliendo a aplaudir, convencido de que no es con la fractura social, como aspiran a conseguir esos penosos personajes, como frenaremos el virus y conseguiremos reactivar la economía lo más rápido posible y volver a la normalidad.



Cap comentari:

Publica un comentari