dimarts, 24 de març de 2020

Confinamiento ¿Día más o día menos?


Un día más o un día menos, he ahí la cuestión que se me ha suscitado de madrugada (a la hora que alboreaba y sigo alboreando cada día), y que me ha hecho reflexionar un buen rato, hasta que ha regresado Morfeo y me ha obligado a recuperar las ondas REM y seguir así desarrollando mi memoria y mi desarrollo cerebral, pues así se rubrica un buen sueño.

Porque afrontar otro día de obligado y necesario confinamiento sin saber cómo contemplarlo, creo que es harto arriesgado, y nos podría hacer caer en un estado de depresión nada aconsejable.

Explosionar optimismo y confianza, ¡de eso se trata!, y sin cerrar los ojos a una dura realidad que cada día presenta decesos y contagios, como si de la normalidad se tratara, he llegado a la conclusión de que para enfrentarme con garantías psíquicas a los estragos que está provocando este “coñodevirus” debo hacerlo ganando pequeñas batallas diarias, en este caso aguantando estoicamente ese confinamiento que, aunque cruel, es la mejor y más eficaz arma.

Otro día enclaustrado (porque #yosimequedoencasa) se traducirá en que hoy contabilizaré ya 11 grandes victorias, ¡OTRA MÁS! que poco a poco, si todos juntos actuamos como un ejército convencido de nuestras posibilidades, contribuirá a menguar la capacidad destructiva de ese enemigo implacable, y al que cada DÍA MÁS para nosotros a él le supone UN DÍA MENOS de supervivencia.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada