dimarts, 10 de setembre de 2019

¿Afiliado a la UGT por inercia? Casi, pero todavía no


Si no fuese por mi compromiso de hace más de 35 años con el sindicalismo de clase, a la vista del manifiesto unitario de UGT y CCOO del 11 de setiembre, Diada Nacional de Catalunya, afirmaría que sigo siendo afiliado a la Unión General de Trabajadores por esa “inercia” de más de 7 lustros de militancia activa, y porque para mí la UGT ha sido, y debería seguir siendo, la manera más efectiva de defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

Y repito que, leyendo ese manifiesto, lo más coherente sería renegar de esta organización sindical que ha sido protagonista de los mayores logros laborales conseguidos en nuestro país por el conjunto de trabajadores y trabajadoras, desde la unidad de ese sindicalismo de clase que hoy, como valor, ese manifiesto dilapida.

Pero sí reniego públicamente de estos dirigentes que, asumiendo la voz del conjunto de la UGT que no les corresponde, posicionan a la organización políticamente sin respetar esa pluralidad de la que los ugetistas de verdad siempre hemos hecho gala.
Yo no quiero empequeñecer la UGT como pretende el manifiesto, limitándola a un territorio determinado.

Yo quiero una UGT amplia donde los trabajadores y trabajadoras gocen de los mismos derechos, sin importar donde vivan o donde trabajen en todo el territorio nacional y por eso, como ugetista, exijo que se respete el principio de solidaridad en una España más justa y más igualitaria, con Catalunya a la cabeza ¿por qué no?, pero sin abogar por el nacionalismo o la ruptura que, aprovechando la Diada Nacional de Catalunya, esos dirigentes demuestran estar posicionados.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada