dilluns, 15 de juliol de 2019

SF Guíxols. Retribuciones políticas. ¡Ande yo caliente y ríase la gente!


Aquí las diferencias no las marcan ideologías ni principios.

No hay separación alguna entre bloques.

Los compromisos se colocan en el limbo del “prometer hasta haber metido, y una vez metido nada de lo prometido”.

Sólo es necesario aparcar ética, vergüenza y compromiso, que deberían ser las virtudes que todo político, por muy mediocre que sea, siempre debería respetar.

O sea, que no es descabellado afirmar, a la vista de la realidad general, que pactos de gobierno son más fáciles si se prioriza el vil metal a los intereses de la ciudadanía.

Porque pocos desacuerdos hay en lo que se refiere a las retribuciones de los gobiernos conformados en las diferentes instituciones, sino todo lo contrario.

Y para justificar aumentos espectaculares de esas remuneraciones solo necesitan presentar argumentos imaginativos, basados en la reducción al absurdo desde el más crudo menosprecio al conjunto de la población.

Porque, ¿no es un insulto a la inteligencia de la ciudadanía justificar un aumento salarial del 11% alegando que la dedicación ahora será de un 5% más?

Porque, ¿no es un insulto a la inteligencia de la ciudadanía justificar un aumento salarial en torno al 60% en alguna regiduría? ¿Eso no es asumir que en el mandato anterior se estaba retribuyendo de manera irregular o injusta?

Porque, ¿no es un insulto a la inteligencia de la ciudadanía justificar un aumento salarial diciendo que en el mandato anterior eran 11 regidores en el equipo de gobierno, y que ahora con 13 hay más trabajo, cuando la lógica sería completamente al contrario? Más aún cuando afirman que van a hacer lo mismo

Porque, ¿no es un insulto a la inteligencia de la ciudadanía justificar un aumento salarial de esas características para los políticos, cuando a los trabajadores municipales, (el Ayuntamiento es la empresa con mayor plantilla de la población), se les “regatea” y hasta se les recorta?

Porque, ¿no es un insulto a la inteligencia de la ciudadanía justificar el aumento salarial diciendo que en 4 años no se les ha regularizado el IPC, y han de recuperarlo?  

Y porque, ¿no es un insulto a la inteligencia de la ciudadanía justificar este aumento salarial cuando hay ciudadanos y ciudadanas en Sant Feliu de Guíxols que están en situación de exclusión y de precariedad?

Pero lo que más me duele es el silencio y la aquiescencia cómplice de algunos regidores y regidoras, comprensible en algunos por frustración electoral o por esperanza pactista de futuro, pero incomprensible en otros que, ondeando la bandera del progresismo y desde el principio irrenunciable en la defensa de los trabajadores que su partido representa, participa de esta impresentable postura y actuación que ni han intentado disimular.

¡Ande yo caliente y ríase la gente!


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada