dimarts, 18 de juny de 2019

Gilipollas, petardos y convivencia


No sé si son los mismos gilipollas los que hacen las mismas gilipolleces de cada año, pero sean los mismos o diferentes, son esa especie de gilipollas que siempre aparecen al inicio de la temporada canicular para demostrar que siguen existiendo y no son una especie en peligro de extinción y que tienen un único objetivo: hacerse notar dando la nota, o sea, hacer una gilipollez para demostrar que se es un gilipollas.

Son ese elenco de descerebrados que días antes del día 23 de junio, verbena de San Juan, comienzan a avisar que durante los próximos días se dedicarán a quemar artilugios pirotécnicos para producir los mayores estruendos al más alto nivel de decibelios, y así joder al personal.

Porque son conscientes de que joden al personal más allá de lo tolerable, pues los que tienen capacidad normativa para hacer gilipolleces varias no son niños a los que les puede o no divertir tirar petardos, sino que son individuos con espolones a los que les seduce y divierte inducir a que otros individuos, de los que en la mayoría de los casos son progenitores, a hacer el gilipollas.

Y puedo asegurar que algunos de ellos son los que después claman al cielo exigiendo, con cajas destempladas, que se paralicen todos los actos públicos que produzcan ruido pues “han venido a descansar”, y las actividades en la calle se lo impiden. ¡Se necesita ser gilipollas!

Baterías, girasuelos, voladores, fuentes, petardos, truenos, tracas, bengalas, bombetas, candelas, borrachos, femellas, chetes, misiles, etc., son artículos que van ligados a las verbenas, y los que no somos amantes de los petardos por cuestión de edad, de consciencia, de experiencia y de responsabilidad debemos aguantar estoicamente, y así lo haremos, su uso y abuso.

Pero me pregunto si es necesario que las verbenas se inicien días antes y no se circunscriban al día que toca y a lugares habilitados, pues esas manifestaciones sonoras hechas cualquier otro día, alguno podrá calificarlas como de libertad de expresión aunque jodan al vecino, pero no tienen sentido y son un atentado a la convivencia, y como tal, solo pueden considerarse como gilipolleces protagonizadas por verdaderos gilipollas.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada