divendres, 31 de maig de 2019

SFG. Elecciones Municipales y "examen de conciencia"


¡Todos han ganado! Hayan tenido el mismo número de concejales que en los comicios anteriores o hayan perdido alguno; todos tienen argumentos para justificar los malos resultados y considerarlos como positivos.

Supongo que es la manera de “mantenerse en el candelero”, impidiendo así una más que probable “decapitación política” -casi obligada en algunos casos-, y así seguir haciendo de la política el “modus vivendi”, demostrando que servir con honestidad a la población no es el objetivo prioritario, aunque probablemente lo fuere en su momento.

Son muchas las pruebas que permiten tomarme la licencia para hacer esta afirmación.

Candidaturas elaboradas únicamente para dar cobertura mediática y promocional a los que las encabezan, y no para hacer un equipo de trabajo que después pueda gestionar con eficacia la ciudad. Algunas de los candidatos son de “relleno”, y ni tan solo conocen el municipio al que pretenden “servir”

Propuestas electorales poco imaginativas, y que responden mayoritariamente a las obligaciones implícitas de la propia responsabilidad asumida.

De haber algún proyecto diferencial entre programas y ofertas, o son heredados, o son continuistas por inacabados de anteriores legislaturas, o son inversiones faraónicas que, de llevarse a cabo, representan una hipoteca futura o simplemente son inviables.

Las descalificaciones personales entre candidatos continúan siendo el recurso recurrente para suplir la falta de propuestas.

Los pactos postelectorales, algunos de ellos ya “cocinados” previamente, son un elemento de debate para garantizar la supervivencia, que solo indica la falta de compromiso y credibilidad con el programa electoral que cada uno presenta.

Y cinco días después de las elecciones del 26-M tenemos la “prueba definitiva del algodón”, y acudiendo a un símil religioso, se puede comprobar que ninguno de los que “no han ganado” ha sido capaz de decidir cumplir con la penitencia que los ciudadanos y ciudadanas le han impuesto, lo que hace presuponer que no han hecho el correspondiente acto de contrición tras un obligado examen de conciencia.

Parecen considerar que mostrando agradecimiento a los ciudadanos y ciudadanas que les hemos dado apoyo en las urnas ya es suficiente, y no tienen en cuenta que esos votantes merecemos que se nos justifique a manera de disculpas, el por qué de los malos resultados, al mismo tiempo que se tomen las decisiones oportunas, tanto personales como por parte de las organizaciones o los grupos políticos que han concurrido a la convocatoria electoral.

Creo que cinco días después ya es tiempo suficiente.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada