dimarts, 26 de febrer de 2019

SFG. ¡Una fachada marítima de cemento!


He ido a ver el todavía inacabado proyecto de Rius i Calvet (todavía faltan detalles relevantes), y sigo manteniendo que no me gusta, a pesar de que como es habitual asumo que llegará un momento en que me acostumbraré y hasta puede que me resulte difícil recordar como era el lugar hasta ese momento. 
Con esta fría obra de hormigón, han posicionado Sant Feliu a la misma altura de infinidad de poblaciones cuya principal industria es el turismo, desaprovechando una oportunidad de oro para crear un factor diferencial, más allá de la uniformidad de una oferta centrada en sol y playa como ofrecen otras poblaciones, que a diferencia de nuestra ciudad no pueden en valor la modernización de sus parajes históricos y tradicionales, pues no los tienen.
Estamos hablando de un lugar emblemático, con edificaciones y establecimientos también emblemáticos, lugar de encuentro de ciudadanos desde hace muchísimos años, y donde el turismo estival desplegaba gran parte de sus actividades.
Me pregunto si no hubiese sido positivo afrontar una modificación del paseo desde el respeto a lo que había, impulsando el equilibrio entre lo antiguo y lo nuevo, y no renunciar a lo que ha marcado una época en Sant Feliu, y no creando algo impersonal y falto de sustento histórico.
Pero quizás lo más preocupante es que si los actuales ideólogos locales siguen liderando la política municipal, ese camposanto paisajístico de cemento y hormigón, a imagen y semejanza de Rius i Calvet, va a ser el que predomine en toda la fachada marítima, modificando un paseo, que siendo cierto necesita cierta modernización y adecuación a las exigencias coyunturales presente y futuras de la ciudad, es uno de los referentes diferenciales entre las poblaciones de nuestro entorno.
Por lógica y para esta obra no se convierta en un pegado postizo, y según expresa el propio Govern Municipal, tienen intención de que todo el paseo seguirá las pautas paisajísticas de Rius i Calvet; y si estas no me gustan, me da miedo imaginar toda una fría fachada marítima hormigonada o un Salvament, que tiene un potencial impresionante para convertirse en un referente de encuentro ciudadano, con el cemento como principal protagonista.
  

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada