dimarts, 18 de juny de 2019

Gilipollas, petardos y convivencia


No sé si son los mismos gilipollas los que hacen las mismas gilipolleces de cada año, pero sean los mismos o diferentes, son esa especie de gilipollas que siempre aparecen al inicio de la temporada canicular para demostrar que siguen existiendo y no son una especie en peligro de extinción y que tienen un único objetivo: hacerse notar dando la nota, o sea, hacer una gilipollez para demostrar que se es un gilipollas.

Son ese elenco de descerebrados que días antes del día 23 de junio, verbena de San Juan, comienzan a avisar que durante los próximos días se dedicarán a quemar artilugios pirotécnicos para producir los mayores estruendos al más alto nivel de decibelios, y así joder al personal.

Porque son conscientes de que joden al personal más allá de lo tolerable, pues los que tienen capacidad normativa para hacer gilipolleces varias no son niños a los que les puede o no divertir tirar petardos, sino que son individuos con espolones a los que les seduce y divierte inducir a que otros individuos, de los que en la mayoría de los casos son progenitores, a hacer el gilipollas.

Y puedo asegurar que algunos de ellos son los que después claman al cielo exigiendo, con cajas destempladas, que se paralicen todos los actos públicos que produzcan ruido pues “han venido a descansar”, y las actividades en la calle se lo impiden. ¡Se necesita ser gilipollas!

Baterías, girasuelos, voladores, fuentes, petardos, truenos, tracas, bengalas, bombetas, candelas, borrachos, femellas, chetes, misiles, etc., son artículos que van ligados a las verbenas, y los que no somos amantes de los petardos por cuestión de edad, de consciencia, de experiencia y de responsabilidad debemos aguantar estoicamente, y así lo haremos, su uso y abuso.

Pero me pregunto si es necesario que las verbenas se inicien días antes y no se circunscriban al día que toca y a lugares habilitados, pues esas manifestaciones sonoras hechas cualquier otro día, alguno podrá calificarlas como de libertad de expresión aunque jodan al vecino, pero no tienen sentido y son un atentado a la convivencia, y como tal, solo pueden considerarse como gilipolleces protagonizadas por verdaderos gilipollas.

dilluns, 17 de juny de 2019

Quieren ser eurodiputados olvidando mis derechos


¿Qué mis derechos como ciudadanos no tienen valor?

¿Es que mis derechos tienen menos valor que los de aquellos a los que yo, como ciudadano, les he otorgado la confianza para que me representen como español en la Unión Europea?

Porque tratándose de derechos, pues a una supuesta vulneración de derechos siempre se remiten, se olvidan de los derechos del conjunto de la ciudadanía a los que ellos deben someterse por mandato democrático y que, por negarse a cumplir con los requisitos que marca la legalidad vigente, ellos sí están vulnerando.

Se presentaron a unas elecciones europeas en el conjunto del estado español, en representación del estado español, y para ser eurodiputados defendiendo los derechos del estado español ante la Unión Europea.

La normativa exige que acaten la legalidad, jurando o prometiendo la Constitución española.

Los procedimientos para que el Estado español les entregue el acta de eurodiputado obligan a que ésta deba ser recogida presencialmente en el Congreso de los Diputados español.

Y a partir de aquí pasarán a ser eurodiputados con todos los derechos, pero también con todos los deberes, y percibirán unos cuantiosos emolumentos por ello.

Pero claro, ellos intentan saltarse todos los pasos pues, de manera sobradamente clara, lo importante para ellos es cobrar ese salario y defender sus propias convicciones políticas e ideológicas que, paradójicamente, no coinciden con la gran mayoría de los 47 millones de españoles, entre ellos yo, a los que se deben.

Han confundido perversamente derecho y deber, olvidando que el derecho es sobre todo, de los ciudadanos que ellos tienen el deber de defender, y siendo así una vulneración consciente que hacen Puigdemont y Comín de mis derechos, me parece harto correcto el que no se les permita ser eurodiputados.


dissabte, 15 de juny de 2019

Pactos municipales=Intereses particulares


Hoy, constitución de Ayuntamientos tras las elecciones municipales del 26 de mayo, recordaba un amigo la frase del filósofo francés “La política es el arte de disfrazar de interés general el interés particular”, pensamiento que es el espejo de la realidad pues, tras esos comicios electorales, se demuestra que para los “elegidos” lo fundamental es su interés particular y no el de los ciudadanos y ciudadanas que confiaron en ellos.

Otra frase de este filósofo francés también tiene hoy plena vigencia: “luchar para comer es duro, luchar para dominar es ridículo”, pues en el final de este serial de pactos que hoy finaliza, fruto de las más que ridículas maniobras orquestales para seguir “comiendo” de su propia acción i/o inoperancia política, coinciden sus intereses particulares con el objetivo de conseguir poder al precio que sea, aunque sea mostrando las propias vergüenzas al negar sus propias afirmaciones públicas.

Aquellos vetos y cordones sanitarios, contrarios a toda lógica democrática, y tantas veces lanzados como valor de dignidad por propios y voceros, han quedado relegados a la mínima expresión de dignidad particular y colectiva.

Sólo cabe recordar manifestaciones públicas, afirmando taxativamente y con vehemencia que con tal o cual partido o persona no se pactaría. Y hoy podemos comprobar que era una burda farsa electoral.

El PP gobernará apoyado por partidos políticos a los que ha satanizado durante la campaña electoral, del mismo modo que también lo hará el PSOE o C’s o PODEMOS, al mismo nivel que lo harán los partidos de extrema derecha o independentistas, porque a la hora de “tocar pelo” o “tocar poder” para la mediocridad política todo vale, pues la coincidencia programática o en último caso la ideología, tiene poca o ninguna relevancia frente a la necesidad de ocupar el sillón como “modus vivendi”.

Cabe recordar aquello de que “con Rivera no”, con el compromiso de no llegar a acuerdos o pactos si la militancia del PSOE no lo aprobaba. No con PODEMOS o no con el PP, y hoy en alguna población el PP o PODEMOS gobernará con la aquiescencia de uno o de otro. No con independentistas o no con constitucionalistas del 155, y unos u otros se han tragado la bilis y han antepuesto sus intereses particulares. 

Por todo ello, y a mi modesto entender, hoy se visualizan pactos de gobierno indignos, más cuando algunas justificaciones se basan en la amenaza del recurso de la moción de censura que, aun siendo legales, no creo sean el mejor mecanismo para afrontar una nueva legislatura, como si de una amenaza o espada de Damocles se tratara. Pues poco o nada importa el buen gobierno, sino el poder

Hoy, a mi modo de entender, en muchas instituciones se consolida un fraude electoral y una traición a votantes (y ya no digo a militantes, pues cabrearse corresponde solo a la militancia de los partidos) porque hoy, aquellas promesas y/o peticiones que tras las elecciones se verbalizaron se han dejado en segundo término.

Lo que hoy podría ser el inicio esperanzador de nuevas legislaturas se ha convertido en un mercadeo que a mi me produce pena y desafección.


diumenge, 9 de juny de 2019

¿Pactos o segundas vueltas?


Simple y llanamente es un abuso de confianza, más allá de fraude y ataque a la propia democracia, pues utilizar los votos para conseguir el poder personal a través de pactos, argumentando que hemos sido los ciudadanos y ciudadanas los que lo hemos decidido así, es una burda mentira lanzada con mofa y escarnio, y un insulto a la inteligencia colectiva.

Porque estos políticos que después de las elecciones están ofreciendo este lamentable espectáculo de pactismo, se han marcado como único objetivo llegar al poder, obviando que gobernar no es un objetivo en sí mismo, sino el medio para responder a la confianza que los ciudadanos y ciudadanas les hemos otorgado para que cumplan con su programa electoral.

Las coincidencias programáticas, que deberían ser el eje sobre el que girasen el inicio de cualquier diálogo para alcanzar acuerdos de gobierno ya no tienen ninguna importancia, pues lo único que centra la discusión son las nalgas que ocuparán los diferentes sillones.

Es un mercadeo intolerable de políticos a la venta, convirtiendo las instituciones en un lupanar de dimensiones impresionantes, donde los recursos que se utilizan para comerciar son los que confiadamente los votantes les hemos puesto en sus manos.

Pero se equivocan si entienden que el ejercicio de la democracia finaliza en el acto de depositar la papeleta en una urna, como si de un cheque en blanco se tratase. ¡Todo lo contrario, ahí empieza o debería empezar todo!, pues es a partir de ese momento cuando los ciudadanos debemos empezar a fiscalizar con toda la responsabilidad lo que hacen y van hacer con el volumen de confianza que les hemos otorgado; derecho y deber al que no debemos renunciar.

¿Qué lógica es ésta que permite a un grupo político negociar con cualquier otra opción y asumir acuerdos de gobierno, aunque estén a las antípodas ideológicas o programáticas?
Siendo una realidad que cualquier acuerdo negociado comporta cesión explícita e las posiciones, ¿qué legitimidad tiene un partido político a renunciar a ciertas partes de su oferta sin consultar a quienes le han dado soporte?

Si tal y como anuncia algún partido, “antes de suscribir un pacto lo consultará con sus militantes”, ¿las decisiones que afectan a 47 millones de ciudadanos y que votaron casi 27 millones las tomarán el medio millón de militantes que como máximo tienen el conjunto de partidos políticos? ¿A esos 27 millones de ciudadanos se les quita la voz en el momento de depositar la papeleta?

Creo que supeditar a gobernabilidad en cualquier ámbito a una política de pactos basada en intereses partidistas o personales, como está ocurriendo en este momento, es poner en peligro la propia democracia, generando tanta desafección como pudo generar los episodios de corrupción que hemos sufrido.
Yo, como ciudadano que he cumplido con el deber que me otorga el derecho a votar, rechazo que me intenten subyugar e intenten acallar mi voz, y quiero seguir ejerciendo mi derecho a opinar sobre la composición del gobierno al que democráticamente se le ha otorgado la confianza.

Y solo hay dos modos posibles.

Que gobierne la candidatura más votada, a semejanza del gobierno denominado a la portuguesa, con mecanismos de evaluación del cumplimiento en los que debería también participar la ciudadanía, no solo los políticos.

Que se diluciden las posiciones en segundas vueltas, con lo que serían únicamente las urnas quienes legitimarían cualquier opción.

Por su sencillez y viabilidad, prefiero la segunda vuelta.

dimecres, 5 de juny de 2019

El oficio más antiguo del mundo


Si por lo siglos de los siglos nadie ha sido capaz de erradicar el oficio más antiguo del mundo, como es la prostitución, era absurdo pensar que desde la ilegalización y la correspondiente   penalización de su ejercicio se iba a hacer desaparecer esa práctica.

Porque tanto el que ejerce esa actividad como profesional (sea por obligación o devoción, porque de todo hay), como el usuario habitual o esporádico buscará todas las argucias para sortear las medidas coercitivas y sus correspondientes sanciones.

Por ello cuando hace unos meses, en respuesta a la petición de legalizar un sindicato de profesionales del sexo, se erigió la respuesta beligerante de diferentes sectores de la sociedad para evitar su inscripción y puesta en marcha, basándose en la ilegalidad de esa actividad y generalizando argumentos subjetivos de dudosa solidez realista, me preguntaba si el final de ese movimiento de protesta iba a traducirse en algo realmente positivo para solucionar aquello que para muchos puede significar un problema.

Y me ponía el ejemplo de la economía sumergida, de aquello que se denomina el “trabajo en negro”, donde la Administración persigue y a la vez intenta ayudar al infractor para legalizar el desarrollo de su negocio, aunque cabe decir que las medidas son generalmente insuficientes.

En cambio, en el ejercicio de la prostitución la única medida que se ofrece es la persecución de la actividad y su ilegalización, lo que incentiva la imaginación para encontrar mecanismos alternativos y contribuye así a la proliferación de proxenetismo, pues los que se dedican a esta actividad saben que las medidas de “reinserción” social que se ofrecen (y que no todas las personas que se mueven en este ámbito reclaman) son insuficientes, ineficaces y poco prácticas, con lo que al final la Administración actuará bajo el “ojos que no ven…”

Al resurgimiento del ahora denominado “sugar dating” (que no es un fenómeno nuevo), y que como dice una “sugar baby” no es más que prostitución adornada, se me suscitan algunas preguntas.  

¿No lógico no sería perseguir al proxeneta que se aprovecha de la persona que ejerce la prostitución, y no castigar a quien la ejerce, ya sea por obligación o devoción que, repito, de todo hay?

¿Con medidas coercitivas, no se está limitando la libertad de las personas, negando la propia realidad?

¿Lo práctico no es regular para controlar el ejercicio de la actividad, y no simplemente prohibirla?

Creo que la prostitución es un tema se utilizó, se utiliza y se seguirá utilizando por los siglos de los siglos como elemento de sobreactuación para acallar conciencias, dándole interesadamente cariz de problema generalizado impidiendo así soluciones efectivas para aquellas personas que sí están realmente en situaciones denigrantes.


dimarts, 4 de juny de 2019

L’aritmètica dels resultats electorals


Simplement són xifres fruit de càlculs, que poden ser interpretables subjectivament en resposta a l’interès particular de cadascú, però que poden servir per a reflexionar sobre la legitimitat social que tenen els resultats d’unes eleccions, i si no s’hauria d’aprofundir en l’evolució del sistema democràtic per a que realment fos representatiu de la voluntat de la ciutadania.

Com exemple, una població de 21824 habitants, amb un guanyador clar a les eleccions aconseguint un 37,79% dels vots, i que en aplicació de la Llei d’Hondt el deixa a un pas de la majoria absoluta, és a dir, 10 de 21 regidors, encara que un 84,17 % (18370 ciutadans) no hagi recolzat aquesta opció.

Però també cridaner són els resultats de la resta de grups que formaran part del Consistori i que, tant estant a l’oposició o al Govern, tindran responsabilitat en la gestió municipal malgrat no haver estat recolzats pels seus veïns i veïnes en percentatges respectius del 93,92% (20498 ciutadans), del 94,25% (20571 ciutadans), del 94,52% (20629 ciutadans), del 97,48% (21276 ciutadans) i del 97,58% (21297 ciutadans).  

És cert que en xifres globals aquests càlculs es poden maquillar, però la realitat és que un 61,9% dels ciutadans i ciutadanes (13521) no han recolzat als 21 regidors que defensaran els interessos de la ciutat durant els pròxims 4 anys.

I no val a dir que aquesta reflexió és demagògica, basant-se en la realitat que tots aquests que no han donat recolzament a aquestes opcions, o bé no podien votar per qüestions d’edat (encara que no podem oblidar que alguns d’ells podrien formar part del cens de votants en un molt breu espai de temps), o bé no van voler fer-ho, o bé van votat a altres grups que no han aconseguit representació, afavorint a altres concurrents segons la llei.

Però imaginem que els càlculs es fan de manera percentual, respectant la igualtat del valor de cada vot agafant com a referència els vots emesos o el cens de votants o la població.

En relació als càlculs sobre els volts emesos, que es podrien considerar més respectuosos amb la realitat representativa dels sistema, els resultats estarien en 8; 3; 3; 3; 1; 1; 1; 1; 1.

Si els càlculs són sobre el cens de votants, els resultats serien de 5; 2; 2; 2; 1; 1; 1; 1; 1; 1. 
És a dir, 17 regidors en comptes de 21, essent generosos.

De la mateixa manera que també la generositat aritmètica conformaria un Consistori de 16 regidors (4; 2; 2; 2; 1; 1; 1; 1; 1; 1) en comptes de 21, si es prengués com a referència el conjunt de la població.

Dades que poden ser significatives, però que són una simple reflexió.

dilluns, 3 de juny de 2019

Eleccions a SFG. Per a treure’s el barret!


Ningú!

Després d'una setmana del 26-M ningú ha entonat el “mea culpa”, ni tan sols per a justificar els mals resultats de tots els grups polítics que han concorregut a les Eleccions Municipals, -excepte la guanyadora-, i això als ciutadans que hem apostat per una d’aquestes formacions ens fa mal.

Perquè hem perdut, i perdre no és agradable; però per què hem perdut?

Ja que els analistes polítics surten com a bolets i fins i tot sense ser tècnics en la matèria s'atreveixen a jutjar el que ha ocorregut, i després d'aquests 8 dies de falta d'autocrítica, m'atreveixo a prendre'm la llicència de fer també la meva anàlisi personal del que ha succeït  en les Eleccions Municipals de Sant Feliu de Guíxols, i que podria encasellar en allò que en el meu comiat de l'anterior legislatura vaig dir als futurs regidors: “Treballin vostès per als ciutadans, no malgastin 4 anys treballant per a guanyar les pròximes eleccions”

I aparentment em van fer cas, doncs a la invisibilitat d'accions de l'oposició que responguessin directament a les inquietuds específiques dels ciutadans de la població, es va unir la cessió del protagonisme mediàtic dels grups municipals a la figura del Acalde, la qual cosa aquest ha aprofitat de manera magistral.

Per a treure’s el barret i felicitar-lo per la seva encertada estratègia electoral, doncs aconseguir gairebé la majoria absoluta (10 regidors de 21) així ho demostra.

Ha sigut capaç de vèncer el desgast de governar una legislatura sense haver guanyat les eleccions, i alhora ha aconseguit que els dos partits d’àmbit nacional que li acompanyaven en aquest equip de govern durant aquests quatre anys no aprofitessin el “vent de cua” que els acompanyava, cosa que els obligaria a demanar públiques disculpes i prendre alguna decisió.


divendres, 31 de maig de 2019

SFG. Elecciones Municipales y "examen de conciencia"


¡Todos han ganado! Hayan tenido el mismo número de concejales que en los comicios anteriores o hayan perdido alguno; todos tienen argumentos para justificar los malos resultados y considerarlos como positivos.

Supongo que es la manera de “mantenerse en el candelero”, impidiendo así una más que probable “decapitación política” -casi obligada en algunos casos-, y así seguir haciendo de la política el “modus vivendi”, demostrando que servir con honestidad a la población no es el objetivo prioritario, aunque probablemente lo fuere en su momento.

Son muchas las pruebas que permiten tomarme la licencia para hacer esta afirmación.

Candidaturas elaboradas únicamente para dar cobertura mediática y promocional a los que las encabezan, y no para hacer un equipo de trabajo que después pueda gestionar con eficacia la ciudad. Algunas de los candidatos son de “relleno”, y ni tan solo conocen el municipio al que pretenden “servir”

Propuestas electorales poco imaginativas, y que responden mayoritariamente a las obligaciones implícitas de la propia responsabilidad asumida.

De haber algún proyecto diferencial entre programas y ofertas, o son heredados, o son continuistas por inacabados de anteriores legislaturas, o son inversiones faraónicas que, de llevarse a cabo, representan una hipoteca futura o simplemente son inviables.

Las descalificaciones personales entre candidatos continúan siendo el recurso recurrente para suplir la falta de propuestas.

Los pactos postelectorales, algunos de ellos ya “cocinados” previamente, son un elemento de debate para garantizar la supervivencia, que solo indica la falta de compromiso y credibilidad con el programa electoral que cada uno presenta.

Y cinco días después de las elecciones del 26-M tenemos la “prueba definitiva del algodón”, y acudiendo a un símil religioso, se puede comprobar que ninguno de los que “no han ganado” ha sido capaz de decidir cumplir con la penitencia que los ciudadanos y ciudadanas le han impuesto, lo que hace presuponer que no han hecho el correspondiente acto de contrición tras un obligado examen de conciencia.

Parecen considerar que mostrando agradecimiento a los ciudadanos y ciudadanas que les hemos dado apoyo en las urnas ya es suficiente, y no tienen en cuenta que esos votantes merecemos que se nos justifique a manera de disculpas, el por qué de los malos resultados, al mismo tiempo que se tomen las decisiones oportunas, tanto personales como por parte de las organizaciones o los grupos políticos que han concurrido a la convocatoria electoral.

Creo que cinco días después ya es tiempo suficiente.

dissabte, 25 de maig de 2019

25-M. Reflexión en voz alta


Convencido de que la construcción de la progresista Europa que yo sueño, solo será posible desde la socialdemocracia, no necesito un día de reflexión para saber que papeleta voy a depositar mañana en la urna.

Caso aparte en lo referente a las elecciones municipales, donde factores más cercanos deberían tener más peso e incidencia en la vida local que la ideología o el partidismo.

Los proyectos e inversiones, atendiendo al qué pero sobre todo al cómo lo van a hacer, las relaciones personales, la confianza en las personas, la credibilidad y la constatación de los que han hecho y su capacidad de cumplir las promesas, son algunos de los elementos que podrían invitar a la reflexión, aunque bien es cierto que hay cuestiones subjetivas que podrían responder también a gustos que, como los colores, cada uno tiene los suyos.

Y como pocos o casi ningún proyecto innovador ofrecen los candidatos en Sant Feliu de Guíxols, porque no puede considerarse como compromiso electoral el cumplimiento de sus obligaciones (mantenimiento de la ciudad, limpieza, seguridad, etc.), han tenido que buscar el un elemento diferencial en temas supramunicipales que poco sirven para valorar la capacidad de gestión de los diferentes candidatos.

Como no podía ser de otra manera, y a falta de imaginación generalizada en nuevos proyectos, los candidatos de Sant Feliu centran sus diferencias en la ya recurrente “independencia”, y no tan solo en posicionamientos del “sí o el no”, sino en poner graduaciones y niveles de quien es más o menos independentista, como si eso pudiese aportar algo de positivo para la ciudad.

Claro, y eso les ha servido para hablar de pactos postelectorales y poner en valor cordones sanitarios, olvidando que los ciudadanos, con nuestro voto, apoyamos proyectos y programas, y no sillones ni subsistencias personales que dependan de posibles acuerdos. Creo que los pactos preelectorales son un fraude al elector.

Viendo este panorama, mis opciones son claras.


dijous, 23 de maig de 2019

Debat alcaldables SFG. Píndoles sobre promoció econòmica


La mateixa premissa que en turisme, podríem utilitzar en la Promoció Econòmica de la ciutat, on només la professionalitat i implicació dels tècnics municipals ha salvat la gestió en aquesta àrea durant aquests últims quatre anys

Ja només atenent l'afirmació que es va fer des de l'Equip de Govern Municipal, afirmant que han baixat la taxa d'atur un 30%, imaginant un Sant Feliu on no existeix la precarietat laboral i les ofertes de treball apareixen donant un cop a terra, cosa radicalment falsa, es fa obligatori intervenir.

Em fa il·lusió que se sàpiga que la creació d'ocupació pública temporal i específica a través de programes i subvencions va ser impulsada en les legislatures anteriors, sota directrius polítiques meves.

Em fa il·lusió que se sàpiga que la formació, com a base per a la creació d'ocupació de qualitat, ha estat una directriu política meva, exquisidament gestionada pels tècnics municipals.

Em fa il·lusió que se sàpiga que la formació ocupacional ha merescut una especial atenció per part meva, organitzant cursos amb reals possibilitats d'aconseguir un lloc de treball (rus, turisme, etc)

Em fa il·lusió que se sàpiga que, poc abans de finalitzar la legislatura anterior, es va aconseguir un acord amb la Cambra de Comerç, que amb la participació de tots els agents socials i econòmics de la ciutat, permetés avançar en la creació de llocs de treball. Important acord que han obviat!

Em fa il·lusió que se sàpiga la implicació i iniciativa transversal que, juntament amb la regidoria d'educació i joventut, va permetre la implantació de cursos de Formació Dual perquè els nostres joves poguessin adquirir formació a Alemanya

Em fa il·lusió que se sàpiga que els acords de col·laboració amb el SOC, es van signar sota la meva responsabilitat.

Em fa il·lusió que se sàpiga que l’exitosa Nit en Blanc va ser una iniciativa de l'Àrea Promoció Econòmica, que jo liderava políticament.

Em fa il·lusió que se sàpiga que una potent Fira del Mar, desapareguda durant aquesta legislatura, es va crear sent jo el regidor corresponent.

Em fa il·lusió que se sàpiga que el canvi de condicions d'accés comercial al mercat municipal, va haver de fer-se sota el meu criteri, perquè la deterioració i degradació per falta de facilitats i màxima rigidesa de l'avui Alcalde ho condemnava a la seva desaparició.

Em fa il·lusió que se sàpiga que la remodelació del Mercat setmanal va ser iniciativa meva. 

I em fa il·lusió que se sàpiga que les gestions per a unificar les dues associacions de comerciants van ser iniciativa de l'Àrea Municipal de Promoció Econòmica.

La pregunta obligada. Què han fet durant quatre anys? Quins objectius tenen en la cartera per a la pròxima legislatura?



Debat alcaldables SFG. Píndoles sobre turisme


No tenien necessitat de tractar qüestions relacionades amb la gestió turística de la ciutat, amb la mera intenció de posar en evidència el que es va realitzar durant la legislatura anterior.

Haurien pogut callar i obviar comparatives, o basant-se en el que deia un regidor en el debat, que pot existir la voluntat que es facin les coses encara que després hagin circumstància que no permetin dur-les a terme, i així dir simplement el que pensen fer, encara que no ho facin; però no, havien de posar-se medalles encara que no els corresponguin.

Sempre des dels criteris polítics i la gestió dels tècnics, un s’ha de preguntar què es va fer durant la legislatura anterior, des de la transversalitat amb altres regidories?
Doncs es va aconseguir la certificació com a destinació de Turisme Familiar per a Sant Feliu de Guíxols.

Doncs, en l'ànim de desestacionalitzar, es va avançar en el denominat Turisme Esportiu (Trailwalker, Vies Braves, Vies Verdes, Via Ferrada, Km 0, Ciclisme, proves esportives i proves nàutiques, entre altres accions)
Doncs, avançant a valorar el Turisme de Natura, es van crear rutes de cicloturisme i senderisme.

Doncs, atès el potencial de qualitat dels restauradors de la ciutat, es van posar en marxa diferents campanyes per a potenciar el Turisme Gastronòmic, buscant alternatives per a finançar aquestes accions, (i aquí cal agrair la col·laboració d'algunes empreses de la ciutat que avui, lamentablement, s'han deixat de costat): Ganxó Tapes, Ganxó Nit (avui desaparegut), Temps d’uriços, recuperació del Peixopalo, la Cuina del Bacallà, la Cuina de l’arengada (també desapareguda), la millora i ampliació del Peix Blau Ganxó i la inclusió del Sonso en aquesta campanya, la campanya de la Cuina del Carnaval, o la col·laboració entre la restauració i el Festival de la Porta Ferrada o les exposicions Thyssen.

Doncs, ateses les característiques particulars, es van posar en marxa els mecanismes per a incentivar el Turisme d'autocaravanes.

Doncs, per a implicar la iniciativa privada en la promoció real de la ciutat, en tots els seus vessants, es va aconseguir que Sant Feliu fos Estació Nàutica (que ha desaparegut)

Doncs per a no frenar el necessari desenvolupament turístic i econòmic, es van mantenir i van ampliar les Fires Monogràfiques i tradicionals. L'única que ha desaparegut en aquesta legislatura és la nàutica, paradoxal en una ciutat de les característiques de Sant Feliu. I per allò de falta de temps i pressupost, va quedar en estudi la realització de la Fira del Conte.

La pregunta és obligada, quina legitimitat tenen per a qüestionar les accions turístiques, si en quatre anys no han innovat res?

Debat alcaldables SFG. Píndoles sobre Política Social


Sense ruboritzar-se, mentint com a bergants, desacrediten la labor realitzada en polítiques socials, ja afirmant en un inici que quan van començar a governar en 2015, a Sant Feliu de Guíxols no hi havia Oficina Municipal d'Habitatge, i que en qüestió d'habitatge social no s'havia fet res fins que van arribar ells.

Es pot caurà tan baix com per a frivolitzar amb aquest tema tan delicat?

Potser, malgrat els anys que porten a l'Ajuntament, tant en l'oposició com en el Govern, és un tema que realment no els ha preocupat i han passat d'ell.

Per això els recordo que l'oficina municipal d'habitatge es va posar en marxa amb mínims recursos fa ja alguns anys, quan l'avui Govern estava en l'oposició, i que la direcció d'aquest servei estava sota la direcció d'un tècnic de l'Àrea d'Urbanisme, amb un escàs suport administratiu, (l'únic possible en aquell moment).

Per això els recordo que l'oficina municipal d'habitatge ha rebut sempre el suport de tots els grups amb representació a l'Ajuntament, havent estat sempre ratificats totes acords i actuacions que es van prendre en aquest àmbit.

Per això els recordo els habitatges que es van promoure des d'INCASOL, on l'Ajuntament es reservava algunes unitats per a qüestions socials d'urgència.

Per això els recordo que vostès van heretar de l'anterior equip de govern, tres habitatges destinats a qüestions socials, sobre les que no s'ha actuat, malgrat que la seva adequació estava pressupostada.

Per això els recordo que des de l'àrea municipal de serveis socials es gestionava l'ús d'habitatge compartit, dedicat a persones que dormien al carrer, servei que vostès van decidir eliminar.

Per això els recordo que l'Asil Surís, encara que a algú li resulti incòmode que es denomini asil que ho és, es “va salvar” de la seva desaparició i va millorar el seu servei gràcies a les directrius polítiques i gestions tècniques dels serveis socials municipals.

Per això els recordo, i són àmpliament conscients, que les polítiques socials sempre han estat prioritàries per als grups municipals socialistes, i és realment paradoxal que ara posin en dubte i fins i tot menyspreïn la labor que s'ha fet durant les anteriors legislatures.

Això és mala fe manifesta.

Debat alcaldables SFG. Píndoles sobre economia


Com es pot afirmar que la situació econòmica de l'Ajuntament en 2011 era la mateixa que l'actual, verbalitzant que la crisi i les ordres que el Govern Estatal va decretar no tenien incidència?

Com es pot fer aquesta afirmació quan tots els regidors d'aquella legislatura van aprovar una moció anant en contra d'aquestes mesures, per coartar la gestió i autonomia municipal?

Com es pot fer aquesta afirmació quan qui la fa ha estat assessor i ha liderat accions formatives per a combatre, per exemple la Llei ARSAL, intentant donar alternatives per a poder saltar-se les directrius tècniques que des de l'Ajuntament de Sant Feliu s'aplicaven rigorosament i amb total rigidesa?

Com es pot afirmar que quan van arribar al “poder” es van trobar amb una mala gestió econòmica, quan la realitat és que han pogut realitzar “obres faraòniques”, en paraules d'una exregidora del Govern, ara candidata? Haurien pogut fer-ho sense diners? Han fabricat una màquina de fer bitllets?

Com es pot afirmar que és un mèrit que l'Ajuntament de Sant Feliu hagi rebaixat el seu endeutament, quan la realitat és que estan demanant crèdits, l'últim d'1.400.000 euros?

Com es pot afirmar que està dins de la normalitat que es produeixin sobre costos de centenars de milers d'euros en la contractació pública, com ha ocorregut en aquestes obres faraòniques que l'Equip de Govern ha qualificat de “estratègiques”?

Em pregunto si, un altre cop, no estaran titllant de tontos als ciutadans i ciutadanes de Sant Feliu

Debat alcaldables SFG. Lamentable debat!


Realment lamentable que, al maig de 2019, per a valorar el que ha fet un Govern Municipal des de maig de 2015, hagi de retrotreure's a maig de 2011, o en alguns temes a abril de 2010

Això únicament pot ser símptoma d'excés d'incapacitat i inoperància, sobretot si aquest exercici de memòria selectiva va acompanyat d'afirmacions falses abocades per a desvirtuar la veritat i menysprear a la resta d'adversaris, convertint-los en enemics, posant-se medalles que no els corresponen.

Això és el que es va escenificar ahir en el transcurs del debat que van protagonitzar els 10 candidats a l'Alcaldia de Sant Feliu de Guíxols, on el  fins avui tripartit que ha conformat l'Equip de Govern (TotsxSF, ERC i PSC), ha volgut traslladar la imatge monolítica d'un suposat treball ben fet, quan la realitat és que han hagut de recórrer al ja socorregut recurs dels crits, les desqualificacions, les sortides de to i el conegut xantatge emocional per a confrontar amb la resta de formacions polítiques (Junts, Guanyem Guíxols des del Carrer, MÉS, CUP, PP, SOM Catalans i C’s) que també concorreran a les Eleccions Municipals del 26 maig.

Podria haver fet cas omís i “passar” del debat, però encara sabent que en algun moment em sentiria indignat -perquè coneixent algun dels personatges sabia que anaven a vendre el que “amb ells va començar tot”-, creia que per respecte i reconeixement als 258 ciutadans que estan disposats a assumir responsabilitats amb els seus veïns i veïnes, havia de parar atenció a les seves propostes.

I tal dit tal fet, encara que el bon fer de la Jéssica, com a moderadora del debat, no va poder evitar que als pocs minuts ja saltessin les meves “alarmes”, preveient que el que podria haver estat una confrontació de propostes i promeses electorals entre candidats es convertiria en un patètic banquet perquè alguns es poguessin alimentar del seu propi ego.

Sempre m'ha agradat preguntar, després d'escoltar les promeses electorals, el com ho faran?

Veient el debat dels candidats a l'Alcaldia de Sant Feliu, és una pregunta que no té sentit.
Doncs per a mostra un botó

dimarts, 21 de maig de 2019

¿Promete o jura? Prometo, pero poquito


Si algún diputado o senador de los que hoy ha jurado su cargo hubiese sacado un zapato para atizarle a otro o se hubiese enzarzado en una pelea barriobajera, como ocurre en parlamentos de otros países, no hubiese desentonado a la vista del espectáculo bochornoso que se ha vivido hoy en la sesión de constitución del Congreso y del Senado.

Para poder adquirir la condición de diputado o senador, los ciudadanos y ciudadanas elegidos es indispensable que prometan o juren  acatar la Constitución, sin vericuetos i frases añadidas que no tienen ningún sentido, como tampoco lo tendría el ”no”; únicamente deben decir “sí juro o sí prometo.

Acompañados por golpes de reprobación, pero con el beneplácito de los responsables de velar por la buena marcha de la sesión, parte de los diputados y senadores se han permitido el lujo, en una clara demostración de burla y escarnio hacia las instituciones donde reside la voluntad popular, de prometer ser senador/diputado “por la república” (algo para muchos deseable pero no contemplado en la Carta Magna); de prometer ser senador/diputado por la libertad de “presos políticos” y por “los exiliados” (algo inexistente en una democracia como la española); de prometer ser senador/diputado por el “espíritu del 1 de Octubre (defendiendo la independencia efectiva); y de prometer ser senador/diputado por “otro tipo de cuestiones” que nada tienen que ver con el real compromiso que implica ejercer su nueva responsabilidad.

Hoy, siento decirlo, nos han tomado el pelo a todos los españoles, pues el conjunto de los miembros de la Cámara Alta y la Cámara Baja han permitido que se prometa la Constitución española, pero “poquito” como diría Gila, y eso es burlarse del propio ejercicio de la democracia.

¿Con qué autoridad moral o legal puede exigirse a un diputado/senador que no ha prometido respetar las “reglas del juego” de la democracia española en forma de Constitución (pues lo ha hecho de manera espuria y engañosa), si se le ha permitido engañar conscientemente a los más altos poderes del Estado?

Espero que hoy no sea el espejo de la nueva legislatura.

dijous, 9 de maig de 2019

Sort no, encert


Malgrat les enquestes diguin que la majoria votarà el mateix que en les Eleccions Generals, no crec que aquesta circumstància es doni a les pròximes Eleccions Municipals, doncs ni es presenten els mateixos partits o grups que el 28-A, i a més entren en joc factors personals que van molt més enllà d’un programa electoral basat principalment en la ideologia.

Per exemple, 258 veïns i veïnes avalats per 10 candidatures concorreran en les eleccions del 25 de maig per “ocupar” una les 21 regidories que té Sant Feliu de Guíxols, i que algunes d'elles vaig assumir durant 8 anys.

Cal dir que molts d'aquests 258 candidats són amics més que simplement veïns, la qual cosa em permet suposar amb certa seguretat el seu grau de compromís, voluntat i capacitat personal entre altres elements, perquè el coneixement i la relació personal són determinants per a què un pugui arriscar-se a confiar en el “encert” que tindrà la seva gestió, tant si aconsegueix governar com a estar en l'oposició.

Perquè d'això es tracta, de “encert” que “no de sort”, doncs malgrat que alguns intentin justificar la mala gestió en una sort adversa, soc dels que pensa que l'atzar no té cabuda en la política, i qui així es justifica simplement intenta amagar la seva incapacitat.

Així com en la cartilla militar, “la blanca”, quan s'havia de definir el valor del soldat es deia “se'ls suposa”, jo vull suposar la bona fe, la dedicació, la voluntat i la capacitat d'aquests 258 candidats i candidates, fet que a priori els fa mereixedors del reconeixement pel seu compromís.

Qui em coneix sap a qui no votaré, però com he dit a tots els que s'han posat en contacte amb mi per a oferir-me formar part de la seva candidatura, per egoisme com a ciutadà que aspira a viure en una de les millors poblacions de Catalunya i perquè la gestió política aconsegueixi les excel·lències de l'encert, em poso a la seva disposició i animo a tots els veïns a fer el mateix, per a participar en la construcció del Sant Feliu de Guíxols del futur.


divendres, 12 d’abril de 2019

Ideales y esperanza


Dice el cineasta francés François Ozon, en una entrevista publicada en El País semanal, que la izquierda solo puede decepcionar, pues está hecha de grandes ideales y esperanzas.

Y tiene razón, por lo menos es lo que creo justifica esa crisis que padece la socialdemocracia europea, y que está posibilitando que posiciones populistas rayanas a la ultraderecha, se disfracen de pragmatismo y se asuman como viables.

Ahora tenemos la oportunidad, y desde el ejercicio de la democracia, volver a demostrar que los ideales y la esperanza son el combustible que ha hecho avanzar a la sociedad.


dijous, 14 de març de 2019

Manual de resistencia


Entiendo que debe ser complicado un relato casi autobiográfico relatado en primera persona, aunque escrito por un tercero amigo, en este caso amiga, pues lo más probable es que se caiga en la tentación de ensalzar y magnificar las bondades del protagonista, a riesgo de caer en la pedantería del “yo, yo”.

He finalizado la lectura, en formato papel, de este “Manual de resistencia” de Pedro Sánchez, escrito por Irene Lozano, y a pesar de obrar en mi poder el formato digital que unos compañeros me hicieron llegar, lo he adquirido como libro impreso por dos motivos: el primero, porque el libo me permite gozar de una lectura más tranquila y más cercana a lo que quiere transmitir el autor, y el segundo porque según anunciaron, los beneficios del libro se entregarían a una ONG.

Ciertamente cabe decir que la obra raya la autocomplacencia y el ensalzamiento personal más allá de lo normal, estando seguro de que, de haber sido escrito por él mismo, el “yoismo” hubiese sido mucho más evidente.

De todos modos, lo importante es lo que se relata y lo que de algunos temas se dice, y aquí sí que quiero destacar dos apuntes.

Uno que me ha causado sorpresa por la contradicción que representa, pues es paradójico que precisamente el Presidente del Gobierno ponga en evidencia el error histórico de Podemos al creer “que puedes hacer descansar la gobernabilidad del país en partidos que quieren romper ese país”.

Y el segundo en cuanto a la visión que Pedro Sánchez tiene de la social democracia, que debo reconocer que es plenamente coincidente con la mía.

dimarts, 5 de març de 2019

8-M. Pararé pero no haré huelga


El 8-M no haré huelga, pararé para reclamar medidas activas que permitan avanzar en igualdad, con el claro objetivo final de que en un futuro inmediato el 8-M no se celebre, y deje de ser un día reivindicativo, pues eso será la constatación de haber vencido los agravios y discriminaciones por razones de sexo.

Pero no haré huelga, pararé, pues calificar como huelga esa movilización reivindicativa del 8-M es contribuir a banalizar un derecho constitucional que los trabajadores podemos ejercer como medida de presión por cuestiones laborales.

Se ha llegado al extremo de calificar como huelga una movilización política (léase las últimas convocatorias del independentismo catalán que ellos mismos etiquetan paradójicamente como “aturada” de país); o se ha etiquetado como huelga un paro patronal como fue el conflicto del taxi.

Si el 8-M se entiende como huelga, sólo puedo preguntarme que ¿a quién se hace presión para que “ceda”? Y la respuesta lógica no me gusta, pues sólo cabe decir que “a los hombres”, con lo cual creo que las desigualdades crecen al tratar como coyuntural un problema social, que no por ser de envergadura, es provocado por hombres contra mujeres.    

El día 8 de marzo nos movilizaremos para visualizar que falta mucho camino por recorrer para alcanzar la plena igualdad, y lo haremos como sociedad, concienciándonos y presionándonos nosotros mismos de que la situación merece especial atención, pues no podemos olvidar, -y la experiencia así lo indica-, que los mecanismos para luchar contra la desigualdad y la discriminación no son eficaces si simplemente se apoyan en una norma, sino que su eficacia depende de la voluntariedad social, personal o colectiva.

Salgamos todos a la calle, gritemos convencidos que ¡ya basta!, y comprometámonos a poner barreras a todas aquellas acciones que contribuyan a crear y mantener brechas entre hombres y mujeres, pero no frivolicemos con el derecho a la huelga.

dijous, 28 de febrer de 2019

Si no quieres caldo toma, ¡dos tazas!


Esta es la actitud que adopto cuando alguien, con una clara demostración de falta de educación, me gira la cara para evitar saludarme pues, sabiendo que le “jode”, me produce un cierto placer morboso el saludarle de manera ostensible.

Lo curioso es que a esa gente de desviada mirada no le mueve la mala educación, sino el deber reconocer, aunque sea internamente, que en algún momento de su vida se le ha hecho algún favor, ¡le he hecho algún favor!, y a pesar de que entre mis principios no está la petición de retorno de favores, pues creo que estos se deben hacer de manera altruista, estos enfermos de tortícolis no pueden esconder una íntima e incomprensible vergüenza.

Comentando una situación similar a la que he vivido estos últimos cuatro días con dos sujetas, un amigo me decía que el individuo al que haces un favor desea que estés lo más lejos posible de él, para así eliminar del horizonte la posibilidad de que un día le pidas tú alguno”.

De todos modos, si están dentro de mis posibilidades, y a pesar de que exista gente como ésta, no cambiaré mi manera de ser ni de actuar, pues seguiré saludando efusivamente a aquellos que les "jode" que les salude.

dimarts, 26 de febrer de 2019

SFG. ¡Una fachada marítima de cemento!


He ido a ver el todavía inacabado proyecto de Rius i Calvet (todavía faltan detalles relevantes), y sigo manteniendo que no me gusta, a pesar de que como es habitual asumo que llegará un momento en que me acostumbraré y hasta puede que me resulte difícil recordar como era el lugar hasta ese momento. 
Con esta fría obra de hormigón, han posicionado Sant Feliu a la misma altura de infinidad de poblaciones cuya principal industria es el turismo, desaprovechando una oportunidad de oro para crear un factor diferencial, más allá de la uniformidad de una oferta centrada en sol y playa como ofrecen otras poblaciones, que a diferencia de nuestra ciudad no pueden en valor la modernización de sus parajes históricos y tradicionales, pues no los tienen.
Estamos hablando de un lugar emblemático, con edificaciones y establecimientos también emblemáticos, lugar de encuentro de ciudadanos desde hace muchísimos años, y donde el turismo estival desplegaba gran parte de sus actividades.
Me pregunto si no hubiese sido positivo afrontar una modificación del paseo desde el respeto a lo que había, impulsando el equilibrio entre lo antiguo y lo nuevo, y no renunciar a lo que ha marcado una época en Sant Feliu, y no creando algo impersonal y falto de sustento histórico.
Pero quizás lo más preocupante es que si los actuales ideólogos locales siguen liderando la política municipal, ese camposanto paisajístico de cemento y hormigón, a imagen y semejanza de Rius i Calvet, va a ser el que predomine en toda la fachada marítima, modificando un paseo, que siendo cierto necesita cierta modernización y adecuación a las exigencias coyunturales presente y futuras de la ciudad, es uno de los referentes diferenciales entre las poblaciones de nuestro entorno.
Por lógica y para esta obra no se convierta en un pegado postizo, y según expresa el propio Govern Municipal, tienen intención de que todo el paseo seguirá las pautas paisajísticas de Rius i Calvet; y si estas no me gustan, me da miedo imaginar toda una fría fachada marítima hormigonada o un Salvament, que tiene un potencial impresionante para convertirse en un referente de encuentro ciudadano, con el cemento como principal protagonista.