divendres, 12 d’abril de 2019

Ideales y esperanza


Dice el cineasta francés François Ozon, en una entrevista publicada en El País semanal, que la izquierda solo puede decepcionar, pues está hecha de grandes ideales y esperanzas.

Y tiene razón, por lo menos es lo que creo justifica esa crisis que padece la socialdemocracia europea, y que está posibilitando que posiciones populistas rayanas a la ultraderecha, se disfracen de pragmatismo y se asuman como viables.

Ahora tenemos la oportunidad, y desde el ejercicio de la democracia, volver a demostrar que los ideales y la esperanza son el combustible que ha hecho avanzar a la sociedad.


dijous, 14 de març de 2019

Manual de resistencia


Entiendo que debe ser complicado un relato casi autobiográfico relatado en primera persona, aunque escrito por un tercero amigo, en este caso amiga, pues lo más probable es que se caiga en la tentación de ensalzar y magnificar las bondades del protagonista, a riesgo de caer en la pedantería del “yo, yo”.

He finalizado la lectura, en formato papel, de este “Manual de resistencia” de Pedro Sánchez, escrito por Irene Lozano, y a pesar de obrar en mi poder el formato digital que unos compañeros me hicieron llegar, lo he adquirido como libro impreso por dos motivos: el primero, porque el libo me permite gozar de una lectura más tranquila y más cercana a lo que quiere transmitir el autor, y el segundo porque según anunciaron, los beneficios del libro se entregarían a una ONG.

Ciertamente cabe decir que la obra raya la autocomplacencia y el ensalzamiento personal más allá de lo normal, estando seguro de que, de haber sido escrito por él mismo, el “yoismo” hubiese sido mucho más evidente.

De todos modos, lo importante es lo que se relata y lo que de algunos temas se dice, y aquí sí que quiero destacar dos apuntes.

Uno que me ha causado sorpresa por la contradicción que representa, pues es paradójico que precisamente el Presidente del Gobierno ponga en evidencia el error histórico de Podemos al creer “que puedes hacer descansar la gobernabilidad del país en partidos que quieren romper ese país”.

Y el segundo en cuanto a la visión que Pedro Sánchez tiene de la social democracia, que debo reconocer que es plenamente coincidente con la mía.

dimarts, 5 de març de 2019

8-M. Pararé pero no haré huelga


El 8-M no haré huelga, pararé para reclamar medidas activas que permitan avanzar en igualdad, con el claro objetivo final de que en un futuro inmediato el 8-M no se celebre, y deje de ser un día reivindicativo, pues eso será la constatación de haber vencido los agravios y discriminaciones por razones de sexo.

Pero no haré huelga, pararé, pues calificar como huelga esa movilización reivindicativa del 8-M es contribuir a banalizar un derecho constitucional que los trabajadores podemos ejercer como medida de presión por cuestiones laborales.

Se ha llegado al extremo de calificar como huelga una movilización política (léase las últimas convocatorias del independentismo catalán que ellos mismos etiquetan paradójicamente como “aturada” de país); o se ha etiquetado como huelga un paro patronal como fue el conflicto del taxi.

Si el 8-M se entiende como huelga, sólo puedo preguntarme que ¿a quién se hace presión para que “ceda”? Y la respuesta lógica no me gusta, pues sólo cabe decir que “a los hombres”, con lo cual creo que las desigualdades crecen al tratar como coyuntural un problema social, que no por ser de envergadura, es provocado por hombres contra mujeres.    

El día 8 de marzo nos movilizaremos para visualizar que falta mucho camino por recorrer para alcanzar la plena igualdad, y lo haremos como sociedad, concienciándonos y presionándonos nosotros mismos de que la situación merece especial atención, pues no podemos olvidar, -y la experiencia así lo indica-, que los mecanismos para luchar contra la desigualdad y la discriminación no son eficaces si simplemente se apoyan en una norma, sino que su eficacia depende de la voluntariedad social, personal o colectiva.

Salgamos todos a la calle, gritemos convencidos que ¡ya basta!, y comprometámonos a poner barreras a todas aquellas acciones que contribuyan a crear y mantener brechas entre hombres y mujeres, pero no frivolicemos con el derecho a la huelga.

dijous, 28 de febrer de 2019

Si no quieres caldo toma, ¡dos tazas!


Esta es la actitud que adopto cuando alguien, con una clara demostración de falta de educación, me gira la cara para evitar saludarme pues, sabiendo que le “jode”, me produce un cierto placer morboso el saludarle de manera ostensible.

Lo curioso es que a esa gente de desviada mirada no le mueve la mala educación, sino el deber reconocer, aunque sea internamente, que en algún momento de su vida se le ha hecho algún favor, ¡le he hecho algún favor!, y a pesar de que entre mis principios no está la petición de retorno de favores, pues creo que estos se deben hacer de manera altruista, estos enfermos de tortícolis no pueden esconder una íntima e incomprensible vergüenza.

Comentando una situación similar a la que he vivido estos últimos cuatro días con dos sujetas, un amigo me decía que el individuo al que haces un favor desea que estés lo más lejos posible de él, para así eliminar del horizonte la posibilidad de que un día le pidas tú alguno”.

De todos modos, si están dentro de mis posibilidades, y a pesar de que exista gente como ésta, no cambiaré mi manera de ser ni de actuar, pues seguiré saludando efusivamente a aquellos que les "jode" que les salude.

dimarts, 26 de febrer de 2019

SFG. ¡Una fachada marítima de cemento!


He ido a ver el todavía inacabado proyecto de Rius i Calvet (todavía faltan detalles relevantes), y sigo manteniendo que no me gusta, a pesar de que como es habitual asumo que llegará un momento en que me acostumbraré y hasta puede que me resulte difícil recordar como era el lugar hasta ese momento. 
Con esta fría obra de hormigón, han posicionado Sant Feliu a la misma altura de infinidad de poblaciones cuya principal industria es el turismo, desaprovechando una oportunidad de oro para crear un factor diferencial, más allá de la uniformidad de una oferta centrada en sol y playa como ofrecen otras poblaciones, que a diferencia de nuestra ciudad no pueden en valor la modernización de sus parajes históricos y tradicionales, pues no los tienen.
Estamos hablando de un lugar emblemático, con edificaciones y establecimientos también emblemáticos, lugar de encuentro de ciudadanos desde hace muchísimos años, y donde el turismo estival desplegaba gran parte de sus actividades.
Me pregunto si no hubiese sido positivo afrontar una modificación del paseo desde el respeto a lo que había, impulsando el equilibrio entre lo antiguo y lo nuevo, y no renunciar a lo que ha marcado una época en Sant Feliu, y no creando algo impersonal y falto de sustento histórico.
Pero quizás lo más preocupante es que si los actuales ideólogos locales siguen liderando la política municipal, ese camposanto paisajístico de cemento y hormigón, a imagen y semejanza de Rius i Calvet, va a ser el que predomine en toda la fachada marítima, modificando un paseo, que siendo cierto necesita cierta modernización y adecuación a las exigencias coyunturales presente y futuras de la ciudad, es uno de los referentes diferenciales entre las poblaciones de nuestro entorno.
Por lógica y para esta obra no se convierta en un pegado postizo, y según expresa el propio Govern Municipal, tienen intención de que todo el paseo seguirá las pautas paisajísticas de Rius i Calvet; y si estas no me gustan, me da miedo imaginar toda una fría fachada marítima hormigonada o un Salvament, que tiene un potencial impresionante para convertirse en un referente de encuentro ciudadano, con el cemento como principal protagonista.
  

dijous, 21 de febrer de 2019

El libertinaje de los CDR y el 23-F


Si no se les cae la cara de vergüenza, es porque tienen mucha cara -¡mejor jeta!- pero a la vez porque adolecen de la más mínima dosis de vergüenza.

Hoy, como no podía ser de otra manera me refiero a esos descerebrados que, disfrazados de trabajadores, se han plegado a los espurios intereses políticos del independentismo, convocando una acción que, aunque disfrazada de huelga nada tiene que ver con reivindicaciones laborales, y lo único que está logrando es simplemente “joder” a los ciudadanos.

Sí, pues están “jodiendo” a los ciudadanos de a pie que son los que paradójicamente dicen defender, ya que están vulnerando durante 24 horas (sin olvidar las consecuencias que esta jornada provocará posteriormente) los derechos más básicos y fundamentales de la ciudadanía, como son los de la libertad, la movilidad, la sanidad y la educación.

Porque hoy muchos ciudadanos y ciudadanas no han podido llegar a su puesto de trabajo, aunque quisieran hacerlo.

Porque hoy muchos ciudadanos y ciudadanas han optado por quedarse en casa con sus hijos por no poderlos llevar a los centros escolares. (Yo me pensaría mucho dejar a mi hijo pensando que según la Generalitat hoy un solo docente podría estar al cuidado de más de 100 escolares)

Porque hoy muchos ciudadanos y ciudadanas no han podido ser atendidos por la sanidad pública, a pesar de tener programadas hace meses intervenciones y asistencias específicas.

Y lo hacen “jodiendo” por la fuerza, y en algunos casos de forma violenta, doblegando la voluntad de la ciudadanía de manera “oficial”, pues es el propio Govern de la Generalitat el que secunda esa “charlotada sin sentido”, a pesar de la ridiculez que representa que las “supuestas” reivindicaciones vayan dirigidas a ellos mismos, pues la sanidad, la educación, la movilidad y el orden público deben ser garantizadas por el Govern de la Generalitat, pues es el Govern quien tiene las competencias.

Pero la realidad explícita y el meollo de la real reivindicación no es otro que la “exculpación” de los políticos presos que están siendo juzgados por el Tribunal Supremo, que no la eliminación de la “prisión provisional” (que es algo de lo que podría discutirse y ser comprensible), pues el eucarístico lema de “us volem a casa” no sería la claudicación del estado de derecho que es lo que realmente pretenden al coste que sea.

Simple y llanamente se puede afirmar que estos defensores de una supuesta libertad son simplemente desertores de la convivencia y que su único ilegítimo interés radica en poder imponer sus ideas, sin importarles las herramientas que deban utilizar para conseguirlo, pero que en absoluto pasan por el respeto a la libertad de sus vecinos, sino a la torticera interpretación de su propio libertinaje.

Miedo da que la defensa de la hipotética república catalana esté en manos de estos energúmenos autodenominados CDR, que validados por el inoperante Govern de la Generalitat están poniendo en subasta las llaves de la democracia y el Estado de derecho, para que puedan pujar aquellos que un aciago 23 de febrero intentaron revertir el régimen de libertades que costó muchos años recuperar.

dijous, 7 de febrer de 2019

Un relator para relatar un desacuerdo


Puedo asegurar que no es mi intención asistir a la manifestación que el domingo el celebrará en Madrid por, en teoría, defender la Constitución española.

Y no porque no esté de acuerdo con que se debe preservar y respetar la Constitución, -esa que está en vigor ahora y la que pueda ser vigente cuando se produzcan las modificaciones necesarias-, sino porque lo que subyace en la práctica es un ataque político contra el Gobierno español perpetrado por la oposición aprovechando esa metedura de pata que, a mi modesto entender, representa confundir el diálogo necesario y permanente que debe existir entre todas las instituciones del Estado (entre ellas la Generalitat de Catalunya), con una negociación para poder hacer efectivo un derecho de autodeterminación que reclama el movimiento independentista catalán.

Porque elegir un mediador, aunque después se le haya bautizado como “relator” para calmar los ánimos, es asumir que existe una posibilidad de acuerdo en torno a la autodeterminación que exige con toda lógica el independentismo catalán, que no el pueblo catalán, a la vez que eliminar la separación de poderes, como se debe entender la petición que el independentismo hace al Gobierno para que libere a los políticos presos.

Y eso, se mire por donde se mire, desde arriba o desde abajo, es un despropósito que alimenta la confrontación, al mismo nivel que lo hacen los partidos que convocan la manifestación del domingo, pues el “relator” solo podrá relatar el desacuerdo y la tomadura de pelo de los que participen en esa “farsa negociadora”.

Siguen frivolizando irresponsablemente con la convivencia, confrontando ideologías desde posiciones maximalistas con intereses espurios, cuando lo deseable, necesario y urgente, sería defender la unidad desde el sentido común, dejando al margen siglas y posicionamientos políticos, pues creo que la solución a este conflicto solo puede encontrarse en la voluntad conjunta del “centro-derecha-izquierda-izquierda-dereha-pa’lante-pa’tras-un-dos-tres” que dice Sardá.

O sea, en la firme voluntad de todos.


dijous, 31 de gener de 2019

SFG. Espigueo en acumulació de tasques


Sembla que el Govern Municipal de Sant Feliu de Guíxols ha decidit fer una interpretació generosa del Decret 123/1997 per a funcionaris de la Generalitat de Catalunya, i quan un treballador municipal hagi d'assumir tasques d'un altre treballador per alguna necessitat conjuntural, se li abonarà el 50% del salari basi i del complement de destinació que percebi el treballador substituït.

"Article 107
Acumulació de tasques
107.1 Amb la finalitat de facilitar l'adequat funcionament dels serveis públics i per tal de resoldre una necessitat conjuntural i de caràcter prioritari o una situació d'urgència, l'encàrrec de funcions pot consistir en una acumulació de les tasques pròpies d'un lloc de comandament en un funcionari que ocupi un altre càrrec de la mateixa categoria.
107.2 En aquest cas, el funcionari al qual es fa l'encàrrec de l'acumulació percebrà per aquest motiu, a part de les retribucions del seu lloc, el 50% del sou base del grup de titulació respectiu i del complement de destinació que correspongui al nivell del lloc acumulat.
107.3 En el termini de sis mesos la plaça serà proveïda pels sistemes ordinaris, llevat que estigui reservada a un funcionari en els casos previstos en la normativa".

És cert que l'esmentat decret indica que han de ser treballadors amb la mateixa categoria, i que el sentit comú indicaria que un treballador no hauria de cobrar per assumir tasques d'un subordinat directe, però el precedent que ha creat l'Ajuntament per a pal·liar la situació precària del Departament de Recursos Humans, possibilita que es pugui corregir una situació injusta, que haig de reconèixer, no he pogut vèncer en tots els meus anys negociant marcs de relacions laborals.

Quan un treballador o treballadora deixa d'exercir les seves funcions, i les seves tasques hagi d'assumir-les algun altre treballador, és lògic que s'apliqui alguna compensació per assumpció de funcions, la qual cosa implica major càrrega de treball que no major jornada laboral.

Per això és important aquesta decisió que crea un important precedent, doncs a partir d'aquest moment qualsevol treballador municipal de l'Ajuntament de Sant Feliu de Guíxols que assumeixi tasques i funcions d'algun company per la qüestió que sigui (malaltia, vacances, permisos, etc.), veurà incrementats els seus emoluments, tal com marca el decret de la Generalitat de Catalunya.

M'agradaria pensar que és una decisió consolidada i no un simple espigueo.



dilluns, 21 de gener de 2019

Aparcament a SFG o l’acudit de l’Eugenio


El saben aquell que diu, que hi havia un equip de Govern i un pàrquing...

Aquesta seria la manera com l’Eugenio començaria a explicar l’afer de l’aparcament i el Govern Municipal de Sant Feliu de Guíxols, doncs només combinant humor i seriositat, tal i com feia l’humorista amb els seus acudits, es pot explicar aquesta situació que si no fos per tot el que implica i comporta, faria riure.

Estem parlant d’un Equip de Govern que té entre els seus projectes estratègics solucionar el greu problema d’aparcament a la façana marítima i eix comercial que té Sant Feliu.

Els tres partits polítics que formen part del pacte de Govern estan d’acord, cadascú amb les seves variables i derivades supeditades al propi pacte, renunciant a la proposta més raonable (soterrat al passeig del mar i acceptada per la majoria d’actors, que no són altres que els ciutadans), i apostant per un edifici d’aparcament en alçada (Corxera), amb l’impacte visual en el lloc que hauria de ser l’anella cultural de la ciutat.

¿El motiu?, fruit del pacte de Govern i que imposa un dels tres grups polítics amb vehemència, que un aparcament soterrat modificaria la fisonomia del patrimoni que representa el passeig, oblidant-se amb tota la incoherència del món que ara, amb les obres de Rius i Calvet, sí han renunciant a la preservació patrimonial d’aquest indret.

Però és que ara, a tres mesos de la convocatòria d’eleccions municipals, aquest Govern de la incoherència accelera el projecte de l’aparcament en alçada, i convoca a cinc empreses per a que indiquin quins són els requisits que demanen per a gestionar aquest equipament i els serveis complementaris.

O sigui, que seran les empreses interessades les que marcaran les condicions i requisits, i que per lògica serà la base sobre la que es redactarà el corresponent plec de condicions.

Per riure o per plorar, doncs lo més normal seria que sigui l’Ajuntament qui marqués les condicions més beneficioses per la ciutadania, totes les condicions!, i no esperar que sigui l’empresa que aspira a la concessió qui marqui allò que ha de demanar l’Ajuntament.

Lògicament si és una empresa qui “redactarà” el plec de condicions, no estarem parlant d’un concurs equànime que s’haurà de dirimir dins de la taula de contractació amb tota objectivitat, si no que estarem dins d’una mecànica perversa de contractació, que molt probablement serà  beneficiosa sobretot per l’empresa concessionària però que no respondrà principalment i quasi exclusivament als interessos de la ciutat, com hauria de ser.

Organitzar un concurs d’aquesta manera té un nom, encara que m’agradaria fos l’argument d’un acudit

divendres, 18 de gener de 2019

SFG i el dret a badar


Tenim el dret indiscutible i bàsic de poder gaudir de la nostra ciutat.

És allò que l’Alcalde Josep Vicente definia com el “dret a badar”, és a dir, poder observar bocabadats i amb admiració el nostre entorn urbà amb la tranquil·litat de que no ensopegarem ni trepitjarem res que estigui fora de lloc.

Amb totes les variables i derivades que un pugui imaginar, aconseguir fer possible l’exercici d’aquest “dret a badar” hauria de ser l’objectiu final pel que hauria de treballar qualsevol govern municipal, doncs que la població visqui la ciutat amb tot allò que això pot representar, -que no és el mateix que viure a la ciutat- és pel que en definitiva els polítics locals estan escollits, i hauria de ser l’element en el que es basés la construcció i consolidació de qualsevol model de ciutat.

Malauradament els responsables polítics municipals han obviat aquesta realitat, i han creat un  full de ruta basat en l’autodeterminació personal, renunciant a la indispensable connivència que hauria d’existir entre ells i la ciutadania amb l’objectiu d’aconseguir una ciutat de  tots i totes que contemplés el futur.

Als veïns de Sant Feliu ens han tret el “dret a badar”, doncs aquest dret només es pot exercir havent participat en la projecció i realització de l’entorn, cosa que l’Equip de Govern no ha permès a l’eliminar qualsevol possibilitat de participació, o bé generant prou confiança en les seves actuacions per a què els ciutadans i ciutadanes puguem tancar ell ulls, coda que l’Equip de Govern tampoc ha fet.


dimarts, 15 de gener de 2019

SFG. El pegat postís de Rius i Calvet


He fet un esforç i he intentat veure l’obra de Rius i Calvet amb tot el positivisme del món, però no he aconseguit que m’agradi i dubto que m’agradi en un futur, doncs el lògic i conseqüent canvi de fisonomia d’aquest indret provocarà convertir la façana marítima de Sant Feliu de Guíxols en un homenatge al formigó.

Clar, això si existeix un projecte integral de tot el passeig en consonància amb aquesta obra, doncs d’altra manera el que hauran aconseguit és, simplement, que Sant Feliu inverteixi 4 milions d’euros en allò que podríem qualificar de pegat postís.

Què pensen ara aquells que de manera vehement negaven la necessitat d’un aparcament al passeig, doncs comportaria una modificació paisatgística de la façana marítima, i que ara paradoxalment avalen aquesta obra, que sí provocarà un veritable canvi.

Si el model de modernització de ciutat que tenen és basa en fer desaparèixer tot allò que Sant Feliu té com a valor intrínsec, i no fer conviure aquells valors arrelats de la ciutat amb elements innovadors i d’integració paisatgística, ho estan aconseguint eliminant tots els elements que han donat personalitat a aquest entorn durant dècades, encara que en aquest cas la única novetat visible és donar major amplitud guanyant terreny a la platja, talant els arbres i inventant-se unes grades.

Arribat a aquest punt, i com a reflexió personal, em pregunto a qui beneficiarà realment aquest projecte, doncs no veig una veritable rendibilitat col·lectiva, ni visual ni operativa que, per exemple, es traduís una millora del trànsit, doncs el coll d’ampolla del pas de vehicles no té solució.

S’ha de reconèixer que l’espai convida a alguna nova concessió a manera de terrasses, que sembla ja han sigut objecte de converses.

Si és cert que l’Amura ja té nou propietari, i sincerament espero que tot allò que s’està dient no sigui veritat, la posada en marxa d’aquest establiment serà allò que podem anomenar de “pelotazo”, com també de “pelotazo” (espero que inconscient) podem qualificar la re-valorització de les propietats al voltant d’aquell indret.

Molts milions per una inversió de dubtosa rendibilitat, que comportarà simplement un canvi de fisonomia dràstic i irrespectuós amb un indret que fins ara tenia personalitat pròpia.