divendres, 28 de desembre de 2018

Aislar y poner en peligro la democracia


Estoy a las antípodas de los planteamientos y postulados de VOX, pero la verdad es que me produce tanta grima que ese partido esté al ”alza” y reciba el soporte de muchos ciudadanos y ciudadanas, como los comentarios que se están utilizando para deslegitimarlo pues hacerlo implica, en el caso de Andalucía, poner en duda la voluntad del ejercicio democrático de 400000 ciudadanos, que es tanto como poner en peligro el propio ejercicio de la democracia.

Proponen hacer un “cordón sanitario” contra VOX, como si esos 400000 ciudadanos fuesen unos apestados y mereciesen ser apartados de la sociedad.

Quieren confabularse para no dejar que VOX entre en las instituciones, como si esos 400000 ciudadanos no tuviesen el derecho de tener representación en los órganos de representación del estado.

Argumentan que VOX es un partido de ultraderecha que no respeta la Constitución, como si esto fuese privilegio exclusivo de ese partido, obviando que hay otras organizaciones políticas que no solo quieren modificarla sino también auto excluirse de ella, cosa que ya han intentado.

Mencionan las leyes en vigor con las que 400000 ciudadanos andaluces representados por VOX están en desacuerdo, empezando por las de igualdad y siguiendo, supongo contra aborto y matrimonios entre personas del mismo sexo, por ejemplo, olvidando que hay partidos en el arco parlamentario que también votaron en contra de esas iniciativas legislativas.

Y con razón, catalogan a VOX y a sus dirigentes como partido nacionalista, xenófobo, racista, supremacista, fascista y reaccionario, hasta insinuando su ilegalización, cerrando los ojos ante el paralelismo y similitud que existe entre dirigentes de otros partidos a los que también se puede clasificar de igual modo.

En esa tesitura, ¿por qué los partidos políticos que ostentan el poder no han tenido la “valentía” de impedir que VOX, por defender un programa electoral nacionalista, xenófobo, racista, supremacista, fascista y reaccionario, concurra a los comicios?

¿Es honrado que esos partidos satanicen a los 400000 ciudadanos que han dado soporte electoral a VOX, de que VOX haya obtenido esa representación?

¿Es legítimo que se critique y se condene a los partidos que aceptan la representación de VOX para alcanzar cotas de representatividad y poder por ser un partido nacionalista, xenófobo, racista, supremacista, fascista y reaccionario, cuando estamos viviendo una situación similar en otros estamentos?

¿Es tan difícil que esos partidos hagan un acto de contrición y que reconozcan de que si VOX ha obtenido el apoyo de 400000 ciudadanos ellos también tienen responsabilidad?

Estoy convencido de que en el ADN de VOX la democracia tiene un gen muy concreto, similar o igual a aquella “democracia orgánica” que muchos combatimos durante años, pero ha obtenido una representación que han avalado 400000 andaluces de manera democrática, y no es con acciones de aislamiento político, tipo ”cordón sanitario”, como se logrará que esos partidos con líderes nacionalistas, xenófobos, racistas, supremacistas, fascistas y reaccionarios (y no me refiero únicamente a partidos de ese ámbito territorial), queden relegados a tener una presencia meramente testimonial.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada