diumenge, 27 de maig de 2018

Reflexiones sobre la moción de censura


Tal y como suena, les importamos un carajo, porque están actuando simplemente por tacticismo político. Como mínimo es lo que se desprende de las manifestaciones que unos y otros están haciendo tras la moción de censura presentada por el PSOE.

Lo que es curioso es todos concluyan en justificar la presentación de la moción por la sentencia judicial del caso Gurtel. ¿Acaso no conocían todos, como sí lo conocíamos todos los ciudadanos y ciudadanas, la corrupción en la que se movían muchos dirigentes del PP?

Me pregunto si, desde esa coincidencia política lo lógico no sería una nueva convocatoria electoral que permitiese a los ciudadanos y ciudadanas manifestar nuestra voluntad, olvidándose de deseos y compromisos que, con toda probabilidad, no se traducirán en políticas efectivas.

Sea cual sea el resultado de la moción de censura todos pierden, pues o bien el PP sale impune parlamentariamente manteniendo su mancha pero aparentemente reforzado, y el PSOE con una imagen inconsistencia y de deterioro mediático, o bien el PSOE conforma un gobierno que no va a poder gobernar, aunque en su voluntad esté el hacerlo aplicando sus políticas.

Sólo basta hacer unas cuantas reflexiones

- Una moción de censura no modifica el arco parlamentario, con lo que el PSOE gobernaría con 85 diputados de 350, teniendo en frente a diputados con diferentes objetivos y políticas, y con unos importantes comicios electorales de ámbito local en ciernes.

- Una moción de censura no obvia la mayoría absoluta que el PP tiene en el Senado.

- Una moción de censura no va a eliminar la pugna por el mismo espacio electoral que litigan PSOE y PODEMOS.

- Una moción no va a derogar los presupuestos generales que aprobó el PP con el beneplácito del PNV.

- Una moción de censura no va a posibilitar que se haga efectiva, por ejemplo, la derogación de la Ley Mordaza, o de la Reforma Laboral que, por cierto, no está entre los objetivos verbalizados por Pedro Sánchez, o la subida de las pensiones.

- Una moción de censura va dejar muy poco margen para que Pedro Sánchez pueda visualizar un golpe de efecto ante la sociedad, con lo que puede generar más frustraciones que satisfacciones.

- Una moción de censura no hará renunciar a los independentistas catalanes a renunciar a sus aspiraciones.

Y por último, esta moción de censura no impedirá que los diferentes partidos políticos la apoyen sin pedir nada a cambio, con lo que previa o posteriormente, si el PSOE gana la moción de censura, deberá adquirir compromisos que le obligarán a gobernar bajo una permanente espada de Damocles.

Creo que solo una convocatoria electoral inmediata desde la transversalidad política, puede dar respuesta a la complicada situación en la que nos encontramos y que sufre la población.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada