dimecres, 9 d’agost de 2017

Canciones sexistas o censura de mirada aviesa

Quizás sea con el ánimo de preservarla y protegerla que algunos intentan poner límites y acotaciones a un derecho esencial del ser humano como es la libertad, más allá del principio de que “la libertad de uno acaba cuando empieza la del otro”; pero al final lo único que hacen es ponerle precio y prostituirla.

Y lo digo a modo de reflexión personal sobre la cuestión de las letras de esas canciones que alguien, atendiendo a sus valores personales, ha considerado machistas, y ha decidido que se prohíba su reproducción en según qué ámbitos.

Ya es paradójico que en aras de la libertad, la igualdad y la no discriminación de género, todo se deba basar en prohibiciones super-proteccionistas que al final desembocan en actuaciones  que únicamente consiguen coartar la libertad de la propia mujer como mujer, olvidándose de que es simplemente un ser humano con los mismos derechos y deberes que cualquier otro.

Y todavía es más paradójico que en aras de esa lucha contra la discriminación por razón de género, se deba prohibir a artistas de la canción que exponer sus sentimientos, sus vivencias o reflexiones porque, siempre desde la subjetividad, incitan a la violencia o implican una falta de respeto hacia la mujer.

Es como si dijésemos que el cuadro de Goya, “Saturno devorando a su hijo”, incita al canibalismo y por eso debe dejar de exponerse en el museo del Prado.

O como si la vida del Che Guevara o de Churchil no puede llevarse a la pantalla porque fumaban puros y incitan al tabaquismo, y en todo caso se deben cerrar las salas de cine donde se proyecten.

O como prohibir el Decamerón porque incita a la perversión, o la actual “Sombras de Grey” porque hacen visible un supuesto sometimiento.

O como ya ocurrió, acusar de apología al terrorismo una representación de marionetas sobre ETA.

Utilizando la prohibición o la censura aplicada desde la atalaya de esos observatorios que obedecen más a la justificación de su existencia que no a la efectividad, poco se avanza en la lucha contra la discriminación de género, sino lo contrario.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada