dimarts, 16 de maig de 2017

PSOE: La militancia no puede ser el aparato

Y que no se tome como la voluntad de generar un debate sobre los candidatos la pregunta de ¿qué se entiende por aparato?, pero no tiene sentido, o tiene poco, que se satanice al aparato culpándolo de la  situación actual que padece el PSOE:
 
De manera llana, el aparato de un partido lo forman quienes manejan los sistemas burocráticos del mismo, que no es el Secretario General (aunque pueda creer que lo es), pero es de manual que el aparato de un partido está en la equidistancia entre el Secretario General y la militancia, aunque el secretario intentará controlarlo a través de un secretario de organización leal que no le haga perder el tiempo en vigilar siempre su espalda de posibles ataques de un aparato incontrolado.
 
Por hacer argumentaciones sobre las acciones del “aparato” ya me parece rayano a la ridiculez, a no ser que uno lo adjetive como “aparato actual” y espere a que ese aparato del que todo el mundo protesta, pase a ser su “aparato”; o que se comprometa a no tener “aparato” cuando él o ella ostente el poder, pasando a tecnocratizar el partido o a convertirlo en asambleario, dejando todas las decisiones, y digo todas, en manos de la militancia.
 
El aparato ha existido, existe y existirá, y dependerá de la habilidad del secretario general poner a alguien que lo “controle”, porque hacer que ese “aparato” sea técnico creo que sería un craso error, pues las decisiones burocráticas también tienen incidencia política, del mismo modo que tampoco sería acertado convertir a la militancia en el arma para controlar el aparato.
 
¿Lo más fácil?, hacer lo que se ha hecho hasta este momento. Utilizar la consulta a la militancia cuando interesa al que ostenta el máximo poder, dándole mayor o menor claridad a la pregunta, dependiendo de la respuesta que se quiere obtener.
 
Y esto se ha vivido en el PSOE no hace tanto tiempo. ¿O alguien puede olvidar del acuerdo de investidura, casi de Gobierno, que con Ciudadanos desembocó en una investidura fallida?
 
A partir de aquel momento, la línea argumental lógica de los que ahora se exculpan culpabilizando a ese aparato adjetivado “actual”, sería achacar el error a la militancia que avaló aquel acuerdo, olvidando que la verdadera culpabilidad sería de aquellos responsables  que convirtiendo por una vez la militancia en “aparato”, convierten la participación democrática representativa en unipersonal, aunque eso sí, conociendo de antemano el resultado y haciendo caso omiso a las consecuencias de las actuaciones que se deriven del mismo.
 
Y si se quiere salir del ámbito del PSOE, se puede entrar en el de otro partido que intentó que las decisiones recayesen en sus seguidores inscritos, como es el caso de Podemos, que ya a partir del 15-M tuvo que rectificar, burocratizando todas sus acciones y pasando a consulta de sus afiliados aquello que interesaba.
 
¿Mi conclusión?, militancia, aparato y dirección son partes de la maquinaria de un partido político. En el PSOE también.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada