dimecres, 28 de desembre de 2016

Recogida basuras y el papel del Ayuntamiento

A raíz de los casos de fraude llevados a cabo por las empresas contratadas para la recogida de basuras en Barcelona y Badalona, David Trueba escribe un artículo titulado “El ojo del amo”, donde liga la posible corrupción política en la contratación con la ineptitud de los Ayuntamientos para gestionar lo que les corresponde.

Como si aquel dilema irresoluble de “qué fue primero, la gallina o el huevo?”, parece que uno  esté obligado a preguntarse si en esa ineptitud manifiesta de la Administración se esconde la necesidad de hacer una adjudicación para, de manera imprevisible i casi inconsciente, caer en la tentación de la corruptela; o por el contrario, ya se ha caído en la redes de la corrupción en mayúsculas, y para hacerla efectivamente fácil y asequible se justifica la renuncia a la responsabilidad pública haciendo una concesión, elevando a la categoría de argumento incuestionable la falta de capacidad de la propia administración.

Pero de una manera u otra, siendo primero la adjudicación la que provoca la corrupción, o siendo la voluntad del corrupto la que provoca la renuncia a la gestión de un servicio, el denominador común es la ineptitud y posterior ineficacia en la prestación, tal y como se demuestra en los casos aludidos de Barcelona y Badalona, desembocando todo en un sobrecoste que, ineludiblemente, debe ser asumido sumisamente por el ciudadano.

No quiero en este momento analizar si, en todos los sentidos, es más rentable la “gestión directa o gestión indirecta” en la prestación, pues a pesar de que a priori defiendo la directa en la gran mayoría de los servicios, también entiendo que deben valorarse otros elementos que dependen de la características y necesidades específicas de los mismos.

Pero con independencia del tipo de gestión hay un hecho indefectible: si el servicio es responsabilidad de la Administración, este debe prestarse con los máximos índices de calidad,  eficacia y efectividad requeridos por la ciudadanía, velando para que así sea, tanto si estamos ante un servicio cedido en concesión o prestado por estructura propia.

A partir de aquí cabe preguntarse, ¿dónde está el problema para que sucedan hechos como los acontecidos en estas dos ciudades catalanas, y como puede existir fraude empresarial (y posiblemente corrupción) si lo que se contrata es la prestación de un servicio a una empresa especialista en recogida de basura i/o limpieza de la ciudad?

Yo tengo mi teoría, basada en cuatro afirmaciones contrastadas, que creo deberían tenerse en cuenta a la hora de hacer el pliego de condiciones de limpieza y recogida de basuras pues normalmente, es el contrato más caro en cualquier presupuesto municipal y el servicio que más críticas recibe.

1. A la Administración le cuesta entender que la responsabilidad del servicio público no es de la empresa contratada, por lo que cuando ofrece la licitación obvia o deja en segundo plano una realidad manifiesta: que la concesionaria, como empresa privada, concursa para ganar dinero en contrapartida a una prestación tasada pues, de otra manera, lo que se está potenciando es que el beneficio empresarial se supedite a la gestión de sobrecostes por los denominados “servicios extras”

2. A la Administración le cuesta entender que contrata un servicio a un especialista, y que es el especialista quien sabe como prestarlo. Podríamos decir aquello de que “zapatero a tus zapatos” y que, por ejemplo, si el objetivo es que un contenedor esté limpio cada día, la Administración contrata ese servicio opinando, si cabe, sobre los parámetros para llevarlo a cabo y no los sistemas ni estructuras pues si el Ayuntamiento está capacitado para prestar el servicio, ¿por qué no ahorrar costes haciéndolo directamente?

3. A la Administración le cuesta entender que debe diferenciar entre lo que puede costar realmente la prestación de un servicio, a lo que quiere o puede pagar por él.

4. A la Administración le cuesta entender que si un servicio se presta en régimen de concesión, su obligación es velar para que se cumpla el objeto del contrato, no para dirigir cómo debe cumplirse, pues eso ya debe estar reflejado en el mismo.



dilluns, 19 de desembre de 2016

PSOE. Mejor salida, ¿una tercera vía?

Uno puede estar o no de acuerdo con uno u otro de los candidatos que se presentarán para liderar el PSOE, y los militantes deberán elegir el que mayor confianza les provoque para hacer realidad proyectos, directrices y programas.
 
Creo que de eso se trata, o como mínimo de eso debería tratarse, aunque la realidad es bien diferente, y en vez de articular espacios de debate para decidir qué se quiere y quién se quiere que lo lleve a cabo, los militantes han optado por utilizar la vía de la confrontación, y obviando lo que realmente necesita el partido, discutir a quien no se quiere sin saber siquiera el qué y el por qué de lo que defenderán si, después de decidir presentarse para decidir liderar el PSOE, llegan a ser elegidos.
 
Se ha llegado al extremo de renunciar al valor que representa para el PSOE las consecuciones y aportaciones que han hecho los socialistas, cuando han tenido responsabilidad de Gobierno.
 
Por el hecho de hacer pública su opinión y apuntalar su opción como militante, se ha vilipendiado y se sigue crucificando a compañeros que han merecido la confianza del electorado, no solo de los militantes (que también), permitiendo gobiernos de progreso.
 
Me preocupa que optar por cualquier candidato a la Secretaría General del PSOE, no tan solo se cuestione, sino que se despotrique y menosprecie acciones de gobiernos socialistas, pasados o del presente, paradójicamente posicionándose en la crítica junto con la oposición política.
 
¿No ha contribuido González, Díaz, Zapatero, Bono, Lage o Ibarra, por ejemplo, a incrementar el Estado del Bienestar en sus ámbitos territoriales, lo que ha permitido al PSOE gobernar en beneficio de la ciudanía?
 
Sería lo mismo que cuestionar la labor, por ejemplo, de Odón Elorza como Alcalde de San Sebastián por su posicionamiento o/y opinión en el partido, o de Patxi López, como Lendakari, obviando su aportación en Euskadi.
 
Si solo hubiesen dos candidatos a la Secretaría General del PSOE, habría un ganador y un perdedor, que difícilmente podrían dejar de ponerse zancadillas para desarrollar su responsabilidad con tranquilidad, pues el enfrentamiento se ha llevado a tal extremo que casi sería un milagro que llegasen a dirigirse la palabra.
 
Pero a nivel de base es la misma situación, pues solo con seguir las redes sociales, uno puede afirmar que algunos de los enfrentamientos personales han sido de tal calibre que merecerían ser analizados por la Comisión de Garantías, o bien la coherencia, dependiendo de con quien se hayan posicionado, les llevase a abandonar la militancia.
 
Creo que el PSOE necesita una catarsis profunda que posiblemente, debería desembocar en una tercera vía, que desde la diversidad de pensamiento, lograse encontrar el común denominador entre todas las tendencias y posicionamientos.

La rebeldía social debe ser canalizada

¡Lo han conseguido!, y aquello que se podía considerar como una anomalía ahora está dentro de la normalidad, y ya no provoca aquella respuesta contundente que a modo de protesta, hacía que los trabajadores saliéramos a la calle a decir ¡basta!

A nadie se le escapa que lo digo por la movilización que ayer convocaron los sindicatos para defender y recuperar los derechos de pensionistas y trabajadores que, de manera injusta,  hemos visto cómo se nos recortaban nuestras conquistas sociales durante los últimos años.

Es cierto que 30000 son muy pocas personas para dar soporte a una protesta que debería ser contundente y un verdadero clamor popular; como también es cierto que esta baja asistencia será utilizada por la fuerzas antisindicales más reaccionarias para tomar aire y menospreciar la fuerza sindical, sobre la que ya hoy un locutor de radio, ironizaba sobre los sindicatos y sus “privilegios”.

Pero que nadie se confunda y haga una lectura errónea de la situación, pues ese aparente conformismo no es síntoma de resignación social, y a pesar de que una y otra vez intenten coartar reacciones afirmando que todo va bien, utilizando las técnicas de manipulación del nazi Goebbels creyendo que “una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad”, la realidad es que el descontento es quien que se esconde tras el desconcierto, y es peligroso.

Los actores políticos y sociales deberían reflexionar sobre si es normal que los índices de precariedad en los que la sociedad está sumida, no provoquen una mínima rebeldía social.

Porque el descontento es un hecho generalizado, a pesar de que solo asistiesen ayer 30000 personas a la movilización sindical; y que para la sociedad, culpables son todos aquellos que tienen alguna voz, empezando por los políticos y pasando por los sindicatos, sin olvidarse tampoco de la incidencia negativa que se entienda puedan tener ciertos fenómenos sociales como puede ser, por ejemplo la inmigración.

Me da miedo pensar lo que puede ocurrir si ese descontento social se generaliza contra todo y no se canaliza convenientemente.
 
 

dilluns, 12 de desembre de 2016

L’ús de l’Antic Hospital de Sant Feliu

Malgrat el titular referent a l’ús i destinació, és una bona noticia que l’Equip de Govern Municipal decideixi, tenint recursos per a fer-ho, tirar endavant la rehabilitació de l’emblemàtic edifici de l’Antic Hospital de Sant Feliu de Guíxols, posant-lo a l’abast de la ciutat.
 
És una opinió, però tinc clar que no és un encert separar el Museu d’Història de la Ciutat del Monestir doncs, parlant d’història, Museu i Monestir són dos conceptes inseparables.
 
I de la mateixa manera tinc clar que no és adient que a l’Antic Hospital, que com diu l’Alcalde es podria considerar “noble”, se’l doti d’alguna funcionalitat administrativa per a posar alguns serveis municipals.
 
Crec que aquest edifici hauria de tenir altres utilitzacions més d’acord amb la seva pròpia idiosincràsia, història, magnitud, entorn i accessibilitat, i que jo veig més lligades a les arts i/o exposicions (pensem que fins i tot s’havia parlat d’ubicar una Escola d’arts), que a serveis burocràtics.
 
Reitero que és una opinió, però crec que alhora de felicitant-se de poder recuperar l’Antic Hospital, l’Equip de Govern hauria d’explorar altres possibilitats per dotar-lo d’un ús adient.
 

divendres, 9 de desembre de 2016

SFG, unes llums de Nadal tristes o tristes llums de Nadal

Recordo, fa molts anys, quan el dia de Nadal o Sant Esteve, desprès del dinar familiar, dèiem allò de “Anem a Barcelona a veure les llums”, i tota la família agafàvem el bus 47 i baixàvem a la zona de la Plaça Catalunya, plena de gom a gom, a veure aparadors.
 
Quanta més varietat de il·luminaries nadalenques, més optimisme, més alegria i més ajut per dinamitzar el comerç, que d’això es tractava.
 
I per això m’atreveixo a afirmar que si el comerç de Sant Feliu creix en xifres de negoci serà atenent a factors com el context de dates i les ofertes dels comerços de la ciutat i no gràcies a elements dinamitzadors, com poden ser les llums, doncs s’ha de reconèixer, que aquest any les llums col·locades a l’anella comercial de la ciutat són, paradoxalment fosques i el que traslladen és simplement tristor.
 
Les comparacions són odioses, cert!, però comparem amb altres anys o amb poblacions veïnes. Menys les moltes llums del Teatre Municipal, la resta és “llum pàl·lida”.
  
Ja sé que, com és habitual, aquesta opinió encendrà el debat de si l’Ajuntament hauria de dedicar despesa a les llums de Nadal i jo, com també és habitual i sense entrar en més valoracions, diré que un valor que incideix en l’economia local és precisament el comerç, i que el consum d’aquestes dates és positiu per al creixement de la riquesa.
Vist el aparent poc interès que ha tingut l'Equip de Govern en aquest tema, molt probablement no haguéssim guanyat, però per l’any vinent haurien de palntejar-se la participació en el concurs que ha organitzat l’empresa Ferrero Rocher, i que té com a premi la il·luminació nadalenca d’un poble.
Segur que, com a mínim, ens endolcirà el Nadal.                                                   

dilluns, 5 de desembre de 2016

Al ronquido

 
Desconcertado en la oscuridad silente,
con la compañía de un amenazante rugido,
 sin saber de dónde viene ese sonido
que provoca perlas de sudor en mi frente.
 
Consiguiendo poco a poco ser consciente,
de no estar abandonado ni perdido,
todo comienza a tomar  justo sentido
pues estoy junto a un ronquido impertinente
Ni tan solo un brusco movimiento,
ni un manifesto ruidosamente cabreado
frenan ese sonsonete duro  y lento.
Y con aquel regodeo ofuscado,
haciendo caso omiso del momento,
continua el ronquido empecinado

Poder orgànic Vs poder de les urnes

Afirmo que els dos tenen prou capacitat, i tots dos podrien compaginar el seu càrrec electe de representació amb la direcció del PSC a Girona, però a la meva humil opinió cap dels dos hauria d’assumir aquesta responsabilitat orgànica doncs crec que les tasques d’alta representació política han de ser desenvolupades amb independència de la responsabilitat dins de l’organització.
 
Tot i més que segures qüestions de capacitat, crec que la Consol té prou càrrec de treball com Alcaldessa de Vilafant i Diputada de la Diputació de Girona, a banda de les seves responsabilitats organitzatives a nivell local i nacional, com per ara afegir les de Primera Secretària del PSC de les Comarques Gironines.
 
De la mateixa manera que en Marc, també aspirant la Primera Secretaria, que hauria de compaginar la seva tasca com Diputat al Congrés a Madrid, amb la tasca de dirigir el partit amb i de col·laborar activa i presencialment alb la direcció del PSC a nivell Nacional.
 
La capacitat dels dos, repeteixo, segura, però no tant segur que el desenvolupament de totes aquestes tasques i responsabilitats garanteixin la presència que el PSC necessita dels seus  dirigents.
 
I no vull caure en el simplisme de preguntar-me el per què no es compte amb gent del PSC de Girona que té prou capitat per a dirigir-lo, sense estar supeditat a càrrecs electes d’alta representació.
 
La meva tesi és senzilla, i es basa en aquella afirmació de que en un sistema democràtic de representació parlamentaria, com és el nostre, el govern ha d’estar recolzat per un partit polític determinat, traient-nos la idea de que el govern és d’un partit o d’un altre, doncs els partits, tots!, han de tenir la possibilitat de criticar al Govern de torn i de, fins i tot, treure’ls-hi el recolzament.
 
Per això continuo reivindicant que el poder orgànic d’un partit no pot estar en mans del poder que donen les urnes, i que les dues responsabilitats han de col·laborar i coordinar-se, però mantenint una separació que eviti la subjugació d’una a l’altre.  
 
Crec que el PSC de les Comarques Gironines, amb la no presentació d’en Juli per a tornar optar a la primera secretaria, està perdent l’oportunitat de demostrar que no només la Consol i en Marc tenen prou vàlua per aspirar a la primera secretaria, i que hi ha molts militants a Girona amb la mateixa capacitat que ells.

diumenge, 4 de desembre de 2016

Imaginar cómo gestionar un banco de semen

"Al existir Bancos de Semen, ¿habrán también pajeros automáticos?"

Una cuestión que me ha hecho recapacitar y que me ha llevado a hacer un paralelismo, y a través de un esfuerzo imaginativo, preguntarme cómo se afrontaría desde una entidad de este tipo, donde se guardan los tesoros más preciados de los hombres, las diferentes situaciones y operaciones que se producen en la banca tradicional.

Por ejemplo:

  • ¿Depósitos a largo, medio o largo plazo?
  • ¿Rentabilidad?
  • ¿Cómo afrontaría el Estado un hipotético rescate?
  • ¿Corralito? ¿Cómo?
  • ¿Por qué “operaciones” se deberían pagarían comisiones”?
  • ¿Cómo se gestionarían los planes de pensiones de los directivos?
  • ¿Tarjetas “blak”?
  • ¿Cómo se harían las transferencias? ¿On line?
  • ¿Préstamos y créditos?
  • ¿Con qué propiedades se avalarían?
  • ¿Las inversiones, sobre qué se harían?
¡A imaginar!