dimecres, 2 de novembre de 2016

Mis reflexiones sobre Pedro Sánchez en la Sexta

Aunque reconozco que me cuesta sintonizar la SEXTA, el pasado domingo vi Salvados con la entrevista de Évole a Pedro Sánchez, así como el debate previo entre militantes socialistas, y el posterior con el debate entre representantes de los diferentes partidos políticos.
 
Salvo la Trini, aquella militante valenciana con la que me unen varias coincidencias, el resto fue realmente deplorable, tanto la entrevista a Pedro Sánchez, que por dignidad personal y por lo que manifestó creo que no hubiese debido ofrecer, como la intervención de los políticos que después se “prestaron” a analizar lo que un ex Secretario General del PSOE había dicho y hecho, sobre todo por ser del PSOE.
 
No estuvo Pedro Sánchez en su mejor momento, sino todo lo contrario, pues no era el tiempo ni el lugar para intervenir, pues las heridas eran muy recientes y, como humano, lo único que trasladó fue dolor, odio, rencor y contradicciones, de lo que se aprovecharon los periodistas, muy próximos a PODEMOS, como los contertulios posteriores tuvieron ocasión de justificar sus posiciones aprovechando aquella inconsistencia política de la que hizo gala Sánchez.
 
Denunciaba Pedro Sánchez que recibió presiones de poder financiero y empresarial para que no formara Gobierno con Podemos, cuando parece ser que al final fue él quien acudió a ese poder para pedir que no se les hiciese ningún tipo de presión. Además la SEXTA ya se ocupó de buscar suficiente hemeroteca para poner en solfa esas contradicciones.
 
Suerte que la representante de Podemos, Carolina, mostró poca capacidad al intentar utilizar ese argumento a su favor, pues si esto que afirmaba Sánchez era cierto y a pesar de ello lo intentó, solo pone de manifiesto que fue PODEMOS quien cedió ante la presión de los poderes financieros, al no apoyar un posible Gobierno del PSOE.
 
Pedro Sánchez pone de manifiesto su incomodidad con El País, por las críticas que recibía. Ya lo dije en su momento pero, ¿le puede preocupar al máximo responsable del PSOE que aspira a gobernar el país las críticas de un medio de comunicación, por muy fuertes que puedan ser?
 
Afirmaba Pedro Sánchez que había negociado con los independentistas catalanes, y a renglón seguido ERC lo tilda de mentiroso, olvidándose también Sánchez de que el Comité Federal había mandatado con quien no podía negociar.
 
Se avergüenza Pedro Sánchez de aquel Comité Federal (yo también), pero como él mismo reconoce no será ético, pero es legal, por eso le pide a la Gestora que actúe o no actúa de una manera u otra.
 
Ataca y menosprecia a diputados del PSOE que se han posicionado de otra manera, confundiendo lealtad con fidelidad.
 
Se postula como candidato, aprovechando para retar públicamente a otro candidato para que compita contra él, manifestando ya que su complemento para poder gobernar es PODEMOS, eliminando de su vocabulario el populismo de esa formación.
 
Pone en primera plana de la crítica política y pública al partido del que ha sido Secretario General hace muy pocas fechas, dando argumentos al resto de partidos para ir contra el PSOE, como afirmando que el único PSOE es él.
 
A mi modesto entender, Pedro Sánchez obró bajo la precipitación, intentando echar pelotas fuera para hacer olvidar que esta conflictiva situación emana de su propia responsabilidad, y de su visión y la de su equipo.
 
Ello no quita que deba reconocerse la coherencia en el “no”, con el que yo estoy de acuerdo, aunque quizás no en cómo administrar las repercusiones que ese “no” conllevaba. De la misma manera que el PSOE debe reconocer coherencia y dignidad en la renuncia a su acta de Diputado, pues no podemos olvidar que a pesar de ser propietario de su escaño se debe a las siglas que allí lo posicionaron.
 
Creo que el PSOE debe pasar página rápidamente, poniendo en marcha sus procesos para clarificar sus ideas, adecuar sus  mecanismos de funcionamiento interno, sobre todo en lo que se refiere a la participación, reafirmar su posicionamiento ante todo lo que se le avecina al país, que no es poco, y después poner a disposición de la militancia, desde la permeabilidad oyendo al conjunto de la ciudadanía, las primarias que permitan escoger un nuevo líder para poderse convertir en el verdadero referente de la izquierda y una real alternativa de Gobierno.
 
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada