dimecres, 26 d’octubre de 2016

Consell Nacional PSC. Satisfacció continguda

Amb seguretat el Consell Nacional del PSC va prendre ahir el camí de la coherència “manant” als diputats d’aquest partit que en el  Congrés votin “no” a la investidura d’en Rajoy.
 
Però es confonen els que manifesten alegria il·limitada després d’aquesta decisió del Consell Nacional, doncs haver de prendre-la  és la ratificació del greu problema que existeix en el context del socialisme espanyol, del que el PSC forma part.
 
Perquè si bé és cert que el PSC és un altre partit, diferent del PSOE, i que el PSOE ha d’entendre les particularitats del PSC, també el PSC ha d’entendre les del PSOE, i no oblidar que PSC i PSOE formen part d’un mateix un projecte que hauria de tenir plena continuïtat.
 
Alguns intenten aprofitar aquestes discrepàncies fent un paral·lelisme sobre el federalisme territorial que defensa el PSC, oblidant-se que un dels pilars d’un model federal, a banda de la voluntat, es dimensionar i puntualitzar on es poden manifestar les discrepàncies, les “sobiranies” i quins són els fets diferencials. I em pregunto si aquest és el cas.
 
De la mateixa manera que hi ha d’altres que veuen la possibilitat d’incloure al PSC en l’escenari del nacionalisme/independentisme català, utilitzant l’eufemisme que els orígens del PSC estaven quasi en el nacionalisme com endogàmia territorial, plantejament fals i realment perillós.
 
No sé les conseqüències d’aquesta decisió doncs, veient algunes declaracions, sembla que hi ha interessos clars en trencar la relació PSC/PSOE,  cosa que crec seria contraproduent per a tothom; però el que és clar que tindrà conseqüències, i penso que seria bo que les tingués, com a mínim per a reordenar aquest PSC/PSOE, i que els càrrecs electes tinguessin clar a qui es deuen: als electors que voten PSC, als que voten PSOE, o als que són simplement socialistes que voten PSC/PSOE?
 
Són aquests últims són els que patiran, si al final aquest afer acaba en “tararí” i es materialitzen bàndols o faccions, doncs incrementarà el desconcert que ara viu el socialisme català, perquè no hem d’oblidar que no tots els socialistes són militants.

 

dimarts, 25 d’octubre de 2016

PSOE. Avanzando hacia la ruptura

Si el Comité Federal del PSOE, a través de su máximo órgano de representación, ha decidido avalar la investidura de Mariano Rajoy, creo que debe hacerlo con todas sus consecuencias, dando la cara y no utilizando subterfugios de cara a la galería, con el único objetivo de que los promotores de esa llamada “abstención técnica” puedan exculparse ante lo que ellos entienden como un engaño hacia los votantes.
 
Pero Rajoy será Presidente gracias a la abstención del PSOE, y a los ciudadanos no les importará si ha sido con 11, con 24 o con 82 abstenciones socialistas cuando, para más inri, la mencionada estrategia de maquillaje mediático se anuncia a bombo y platillo, por lo que el votante que se considere engañado aún tendrá la certeza de que se le está tomando el pelo conscientemente.
 
Nunca mejor dicho, “cornudo/a, apaleado/a y pagando cama y bebida
 
El PSOE ha de ser consecuente, asumiendo aciertos y errores, pues todas sus actuaciones siempre se llevan a cabo en beneficio de la ciudadanía, o como mínimo es lo que la ciudadanía debe percibir, pues trasladar que se está ante una guerra interna por intereses personales lleva al PSOE a dejar de ser el referente del socialismo español, pues impedirá recomponer la cohabitación entre todas las opiniones y posicionamientos, pues cada una de esas opciones políticas tiene argumentos para contrarrestar la otra.
 
Reconozco que yo hubiese votado no, convencido de que una cada vez más necesaria catarsis del PSOE pasa “colocarse” a liderar la oposición, más aún, por gobernar desde la oposición tal y como permite la actual aritmética parlamentaria; y siendo cierto que eso se traduciría un escenario de terceras elecciones, que posiblemente daría más números al PP y menos al PSOE, hubiera eliminado del horizonte la acusación de connivencia con el PP que a partir de ahora oiremos día sí y día también, para jolgorio y gozo de terceros.
 
Hemos de ser conscientes de que el PSOE está dividido, yo diría casi en proceso de ruptura, lo que implica seguir avanzando en la pérdida de la ya poca empatía que tiene con la ciudadanía, alejándose de que se le vuelva a percibir como alternativa real de Gobierno.
 
Y eso lo estamos viviendo en Catalunya con el PSC, donde las escaramuzas internas a lo largo del tiempo, y una política de ambigüedad amparada por una mal entendida pluralidad, ha hecho que se hunda en un “bajo mínimos” a pesar de ser la mejor opción política y de ofrecer las mejores garantías para los ciudadanos de Catalunya.
 
Sigo pensando que lo más coherente hubiese sido exigir al Comité Federal que respetase su propia resolución del mes de julio, pero ya que una mala estrategia de organización y peor acción ha propiciado este lamentable espectáculo, y que sí o sí, con el aval del PSOE, Rajoy será Presidente, ¿no es mejor asumir con estoicismo democrático, que seguir forzando alegremente la fractura interna hasta que no haya ninguna posibilidad de reconciliación?

 

dimarts, 18 d’octubre de 2016

El SÍ, bajo la careta de la ABSTENCIÓN

Creo no equivocarme pero durante los 8 años como Regidor del Ayuntamiento de Sant Feliu de Guíxols, 7 como Equipo de Gobierno, sólo en una ocasión opté por abstenerme en una votación, pues soy de la opinión que el político ha estado escogido para tomar decisiones claras, “sí o no”, y la abstención, siendo también una lícita opción, no es más que una aparente postura para trasladar cierta “asepsia”, pero que no es más que un “sí o no” disfrazado que, en cierto modo, deslegitima cualquier postura.
 
El PSOE está decidiendo si permite la investidura de Mariano Rajoy o vamos a terceras elecciones. Mi opinión, que no tiene ninguna importancia salvo ser la de un votante socialista, es el no a Rajoy tal y como decidió el Comité Federal del PSOE celebrado en Julio, pero ahora de manera rocambolesca, parece ser que esa posición no será la final y se permitirá la mencionada investidura, pero no de manera clara sino desde aquella ambigüedad que representa abstenerse en una votación, como si esa postura pudiese disfrazar la cruda realidad: que en España seguiremos gobernados bajo las políticas que el PP ha aplicado durante cuatro años.
 
Pues que sean valientes, que no disfracen la realidad ni intenten justificar una postura con consecuencias intentando vender las bondades de la abstención, pues eso es confundir a la ciudadanía e insultar nuestra inteligencia, pues Rajoy no será Presidente del Gobierno si el PSOE vota NO, y lo será si el PSOE vota SI o se ABSTIENE, que en este caso es lo mismo.
 
Hubiesen podido justificar muchas cosas si la investidura fuese a cambio de la derogación de las reformas laborales, o de políticas de educación y sanidad, por ejemplo; pero ahora es tarde y Rajoy será Presidente a cambio de nada, y los diputados socialistas, escondiéndose  tras la máscara de la abstención serán los verdaderos artífices y responsables.
 
Entendiendo que el sí y la abstención tienen los mismos efectos, yo les pediría a esos diputados toda la claridad posible, y si creyendo que lo más beneficioso para los ciudadanos es facilitar la investidura de Rajoy que lo hagan en conciencia, y con voz alta y clara, con todos los argumentos que quieran, que entonen el SÍ, no la ABSTENCIÓN.

divendres, 14 d’octubre de 2016

PSOE/PSC. Algunos se frotan las manos con el espectáculo

Cada vez tengo mayores razones para pensar y defender que no todos los que se llaman socialistas militan en el PSOE o en el PSC, ni que a todos los que militan en el PSOE o en el PSC se les puede llamar socialistas, de la misma manera que a muchos de los militantes del PSOE o del PSC se la rebufa el partido en el que militan.
Entiendo que haya militantes que se sientan dolidos por los acontecimientos que el PSOE protagonizó en el último Comité Federal.
Entiendo que haya militantes que no estén de acuerdo con la maniobra que provocó la dimisión de Pedro Sánchez.
Entiendo que haya militantes que rechacen el previsible posicionamiento del PSOE ante la investidura de Rajoy.
Pero no entiendo que, conscientes de la grieta interna que sufre el PSOE y que será difícil de cerrar, haya militantes que intenten que esa dificultad se convierta en un imposible, y que opten por la vía del insulto y la bajeza que representa la descalificación personal entre compañeros con distinta visión, con el objetivo de intensificar una confrontación mediática que solo beneficia a los adversarios políticos, y así colmar lo que serían unas legítimas aspiraciones que ya no son, que les permita “ascender” eliminando la competencia interna.
Y mira que es sencillo!.
Si se entiende que la actuación y el espectáculo de los que protagonizaron el Comité Federal, miembros o no, era punible, pues que alguien tome la iniciativa y exija que intervenga la Comisión de Garantías, sin necesidad de salir en la prensa amarilla.
Si se entiende que la maniobra para hacer dimitir a Pedro Sánchez es anti estatutaria, que se ponga en conocimiento de la Comisión de Garantías, para que interprete los estatutos.
Si se entiende que facilitar la investidura de Rajoy es negativo para el PSOE, que se defienda que entre las responsabilidades de la Comisión Gestora no está el tomar una decisión política ni convocar órganos de control ni referéndums entre la militancia, por lo que se debe respetar la resolución del Comité Federal de julio que dijo NO a la investidura de Rajoy.
Y si se entiende que se debe hacer una consulta a la militancia, que se convoque un Congreso Ordinario con la máxima urgencia, así modificar los estatutos y hacer avanzar al PSOE hacia un partido asambleario, que ahora no es.
Pero absteneos de poner grados al socialismo de cada uno, pues quiero suponer, y así debe entenderlo la sociedad, que aunque con diferente visión, el PSOE y sus militantes defienden lo que creen mejor para los intereses de la ciudadanía.
Pensemos que con este espectáculo hay quien se está frotando las manos. 

dijous, 6 d’octubre de 2016

L’Hotel Àbriga i l’entorn. També qüestió de gust


Doncs reconec que sense ser completament del meu gust no em desagrada; millor dit, la façana i la part principal de l’hotel no em fan mal a la vist, encara que la part posterior, on sembla estan ubicats els serveis auxiliars, són d’una funcionalitat visual quasi hospitalària que, al meu gust, desmereix el conjunt.

Però clar, continuo pensant que és qüestió de gust -per a segons qui de mal gust-, i possiblement aquesta gust personal va ser la raó per la que el meu pare no va insistir en convèncer-me per a què em dediqués a l’arquitectura, i no a una altra activitat professional.

I per a gustos els colors, que també tenen una incidència cabdal en aquell concepte que alguns denominen “integració en l’entorn”, i que ha passat de ser legítima reivindicació, a una indeterminada reivindicació amb article determinat.

Jo prefereixo l’asimetria urbana a la uniformitat, i aquí sempre posso com exemple l’illa de Burano, on la guerra de colors de les cases és espectacular, i la seva integració en l’entorn és realment qüestionable per la seva artificialitat.

Perquè no podem oblidar que qualsevol obra/edificació artificial sempre tindrà un punt d’agressivitat amb l’entorn natural, trencant una harmonia bucòlica que alguns entenen com punt d’inflexió, i que de manera diferent i obeint al gust o mal gust personal, es valora d’una manera o una altra. Fins i tot, com exemple, les coves/habitatges de Granada vulneren les “regles de la integració a l’entorn”

Però en fi, al meu gust, crec que l’hotel Àbriga no aporta més agressivitat que les edificacions del seu voltant.

dimecres, 5 d’octubre de 2016

A SFG treuen pit per paralitzar l’Alàbriga Hotel.

Des del primer dia que es va fer públic que hi havia un interès per a construir un hotel de gran luxe on estava l’antiga residencia del Banc Exterior d’Espanya, regidors de grups municipals avui al Govern i llavors a l’oposició, van fer manifestacions del tipus “jo impediria construir-ho”, posant tots els entrebancs possibles d’acord amb la seva visió i legitimitat política, i no tant sols per temes urbanístics i/o paisatgístics, que podrien ser raonables alhora que discutibles, si no amb arguments d’ideologia econòmica, qüestionant la procedència de la inversió.

És normal doncs que ara que estan al Govern,  els regidors d’aquests grups vagin més enllà de la lògica, i obviant la transcendència que pot tenir la notícia i amb aquell orgull arbitrari i subjectiu que sempre envolta als polítics de mig pel que prioritzen l’ego als compromís amb la ciutadania, continuïn posant entrebancs amb l’objectiu objectiu de demostrar el seu poder, però únicament demostrant incompetència amb reiterades reduccions a l’absurd.

Perquè si la notícia és certa, i no dic que l’actuació municipal no respongui a la normativa, la decisió de la Junta de Govern Local és posar la burocràcia per davant de la coherència, paralitzant una obra el divendres per una suposada manca de “llicència” que no de coneixement i permís tàcit, sabent que el dimarts -tres dies desprès- es farà el “necessari” tràmit administratiu, però alhora anunciant, el que és meu greu i ratifica l’idea de certa malvolença d’alguns regidors contra una construcció que pot ser un important referent turístic, que han de passar uns dies per a que es puguin reprendre, amb retards que, com a mínim, repercuteixen negativament en els treballadors.

Crec que no és una actuació per a treure pit doncs amb aquestes arbitrarietats mediàtiques, segurament hi hauran inversions que, essent transcendents per a la ciutat puguin optar per  marxar a altres indrets.