dijous, 1 de setembre de 2016

La estrategia de Tardà

Debo que reconocer de la visión tacticista de la que ayer hizo gala el Sr. Tardà en el debate de investidura, al manifestar de manera muy contundente su posición sobre la independencia de Catalunya, manifestando no tener miedo a las “amenazas recibidas por parte del Estado español”, anunciando su insumisión a los tribunales no catalanes que emitan sentencias desfavorables a lo que el entiende son los intereses de Catalunya, y insultando a Rajoy por no facilitar un referéndum de autodeterminación, (constitucionalmente imposible) llamándolo reaccionario, lo que también nos coloca al mismo nivel reaccionario a todos los que no comulgamos con las tesis independentistas.
 
Entendiendo, que no compartiendo, que podía ser el lugar aunque no el momento, después, de manera harto manipuladora y escondiendo un interés en que España siga manteniendo “sine die” esta situación de interinidad gubernamental (supongo que por entender que beneficia a la hoja de ruta independentista y no sólo por hacer daño), ofrece públicamente su apoyo a Pedro Sánchez para que pueda formar una alternativa de Gobierno, consciente de que el PSOE nunca podrá pactar con los partidos que tengan como leitmotiv la secesión, a pesar de que la oferta, como sibilinamente hizo ayer el Sr. Tardà seguido después por el Sr Homs (PDC), se centre en una “inocente” convocatoria del Derecho a Decidir, que es condición sine qua non para que Sánchez pueda contar con sus votos.
 
Prácticamente en las antípodas de según qué planteamientos, no puedo dejar de reconocer mi admiración por el Sr Tardà como estratega, pues si alguna posibilidad podía existir para que Pedro Sánchez iniciase conversaciones para conformar una alternativa de Gobierno y salir así del atolladero, ayer el Sr. Tardà seguido después por el Sr. Homs y por la Sra. Beitialarragoitia (Bildu), la eliminaron de raíz, lo que ineludiblemente nos lleva una tercera convocatoria electoral en diciembre.
 
Supongo que para sus intereses políticos, al Sr. Tardà le va mucho mejor que el Estado español se mantenga en interinidad de Gobierno, (sobre todo si la “encabeza” Mariano Rajoy), y que exista una situación de permanente confrontación entre los diferentes partidos políticos, pues ayer el Sr. Tardà hizo visible, como era de esperar, que sus intereses y objetivos son meridianamente diferentes a los de la mayoría de componentes de un Congreso, al que el también pertenece.
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada