dijous, 11 d’agost de 2016

Demasiados NO

Nos rasgamos las vestidores por las declaraciones de Felipe González cuando afirma que la propuesta de Rivera a Rajoy es el primer acto de responsabilidad después del 27-J; pero es que verdaderamente tiene razón, pues es el único movimiento conocido que alguien da para salir de este impás en el que se encuentra la política española.
 
Y puede fastidiar que sea una acción que posibilite una presidencia del Gobierno español avalada por el PP, con todo lo que ello significa, pero es que a mi modo de entender y de acuerdo con las intenciones manifestadas por los diferentes grupos políticos, es la única vía posible, o bien una tercera convocatoria electoral, pues la aritmética y la formulaciones matemáticas, junto con las voluntades, dan para lo que dan.
 
Aquí ya no valen posicionamientos partidistas, que no ideológicos, de derechas e izquierdas que puedan utilizarse como argumento para justificar un gobierno de uno u otro “color”, con el objetivo de contrarrestar opciones diferentes.
 
Para gobernar, el PP ahora podrá recibir el apoyo del otro gran partido de derechas, Ciudadanos, que no podemos olvidar que pactó con la alternativa de izquierdas, PSOE, para que el PP no lograse formar Gobierno. Pero los números de la derecha no dan (PP y C’s), de igual manera que tampoco dieron anteriormente, cuando PSOE i C’s intentaron que Sánchez fuese investido Presidente.
 
Tocaría mirar a los nacionalistas, que por serlo algunos los posicionan con la izquierda, cuando la realidad es que están tan a la derecha ideológica como podría estarlo el rancio nacionalismo español, representado por PP y  C’s.
 
Y en ese galimatías, no podemos dejar de mirar al PSOE,  que también desde la izquierda se posiciona, en según qué temas en un rígido inmovilismo institucional que, aparentemente, es el que impide que los nacionalistas catalanes y vascos puedan considerarse futuros aliados de la derecha, a pesar de tener coincidencias con PP y C’s, más que con el PSOE, pues este último decidió rehusar el apoyo de soberanistas e independentistas.
 
Pero es que el PSOE así como C’s también se han negado a posibles pactos con Podemos, aunque estos últimos no verían con malos ojos un pacto PSOE, Podemos y los nacionalistas vascos i catalanes, aunque ello significase un pacto con la derecha que representa PDC i PNV.
 
Y por qué no considerar a los terceros en discordia, los independentistas vascos y catalanes manifiestamente independentistas de ERC i Bildu que, para no herir susceptibilidades, ubico en la izquierda, y a los que nadie quiere (salvo la ambigüedad de Podemos), aunque por coherencia, ellos deberían corresponder también con el mismo no querer, pues ni el PP ni PSOE ni C’s accederían jamás a la convocatoria de una consulta “secesionista”.
 
Y acabemos apuntando a la autoexclusión del PSOE como alternativa, pues con su NO al PP, NO con el PP, No con PODEMOS i No con Independentistas, sumando los NO de los otros partidos, solo queda la vía de unas nuevas elecciones, aunque paradójicamente todos coinciden en un NO a una tercera convocatoria electoral.
 
Después de todo esto la afirmación de Felipe González tiene toda la lógica del mundo, pues el único que ha movido ficha para que no se celebren unos nuevos comicios y que se forme un Gobierno (que es lo que parece desean todos los españoles) ha sido Rivera, mostrando una responsabilidad, que aunque sea mediática y responda a una estrategia de partido o hasta haberse orquestado conjuntamente con el PP, es el único movimiento que existente.
 
Eso sí, creo que el PSOE, como partido de Gobierno, debe tomar una determinación valiente desde una visión de Estado, pues en este momento la percepción general, y ratificada por su propio silencio, es que el problema es Pedro Sánchez, pues dolido por no haber sido investido Presidente y por no haberle sido reconocida su responsabilidad al someterse a una sesión de investidura para sacar a España de una situación similar a la actual, está forzando ese bloqueo, y será el culpable de que los españoles volvamos a estar sometidos a políticas de derechas o bien, de que debamos volver a pasar por el suplicio de unas nuevas elecciones en tan poco espacio de tiempo.
 
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada