dimecres, 20 de juliol de 2016

PP, C’s, PDC i PNV, nacionalistas y de derechas. El acuerdo más natural.

Ahora llegan las madres mías y las críticas feroces dirigidas hacia todos aquellos que, por acción u omisión, han hecho Presidenta del Congreso de los Diputados a Ana Pastor, obviando que ellos/as también forman parte de esos TODOS, en mayúsculas, que con sus tacticismos acompañados de múltiples derivadas y condicionantes, han encumbrado a la candidata del PP como 3ª máxima autoridad del país.
 
Lo paradójico es que se extrañen y escandalicen de que el voto de nacionalistas, soberanistas o independentistas haya sido el determinante -¡como si fuese la primera vez!-, olvidándose unos de su negativa a ser apoyados por nacionalistas catalanes y vascos, y los otros no mencionando que, sí o sí querían imponer su candidato.
 
Con esas subordinadas, Rajoy solo ha debido esperar el momento propicio para demostrar que es el menos tontín de la clase, y que ofreciendo prebendas (pronto sabremos cuales), se ha salido con la suya.
 
Rajoy ha pactado con la derecha nacionalista. Al fin y al cabo, el PP también está dentro de ese espectro político; pues PP, Ciudadanos, PDC i PNV son nacionalistas y de derechas, porque si alguien piensa realmente que los nacionalistas catalanes y vascos (PDC y PNV), por el hecho de menospreciar aparentemente a los nacionalistas españoles (PP y C’s) son de izquierdas, cabe afirmar que tiene una miopía política digna de mención.
 
Pero tampoco podemos olvidar que la aritmética parlamentaria, fuera de mayorías absolutas, da para lo que da y por mucho que queramos disfrazar la realidad todos los pactos y/o acuerdos son posibles, hasta los que definiríamos como antinaturales, pero que al final no lo son tanto, pues se sustentan y duran lo que dura dura, o sea, que mientras exista placer que sacie intereses personales o partidistas, se puede llegar a acuerdos en todo.
 
El hecho de que ahora se busquen culpables y se intente satanizar al adversario por no haber conseguido “colocar” a su candidato y haber permitido la Presidencia de Ana Pastor, no es más que una demostración de incapacidad para liderar una negociación y llevarla a buen puerto.
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada