dimarts, 21 de juny de 2016

¡Contra el PP no viviremos mejor, pero contra los mesías tampoco!!

Hace ya unos años, decíamos aquello de que “contra Franco vivíamos mejor”, pues a pesar de no existir compromisos con la ciudadanía, pues el régimen no necesitaba tomarlos, teníamos la posibilidad de reivindicar algo tan importante como podían ser libertades.
 
Alcanzada la ansiada libertad llegaron las primeras promesas electorales que, ineludiblemente,  debían ir acompañadas de los primeros incumplimientos, pues son estos engaños los que posibilitan las alternancias en políticas, convirtiéndose en el elemento sobre el que se sustenta la consolidación del ejercicio democrático.
 
La lógica indicaría que, en cada convocatoria electoral, los ciudadanos castigásemos  al que nos ha levantado la camisa con mayor desvergüenza, pero sorprendentemente no es así, y quien más engaña es quien sigue manteniendo unos niveles de apoyo más elevados y que le permiten seguir gobernando e incumpliendo sus compromisos.
 
Tenemos la prueba pues, si las encuestas no fallan, habiendo sido maltratados por el Partido Popular a todos los niveles, el próximo 26 de Junio y aun sufriendo un importante retroceso, los ciudadanos les volverán a otorgar la confianza y les permitirá ganar las elecciones.
 
Y sí, nos consolaremos diciendo que contra el PP vivimos mejor, ejerciendo ese derecho al pataleo estéril que también podríamos ejercer si optásemos por otras propuestas y compromisos electorales que sabemos también son un engaño, aunque  es el PP quien no tiene parangón a la hora de demostrar un grado de falsedad que raya el surrealismo más profundo.
 
Tenemos la oportunidad de negarnos a demostrar que queremos seguir siendo engañados, y que nuestro apetito reivindicativo no se sacia con la pasividad y el conformismo que representaría votar a aquellos partidos que están asentados en una contrastada mentira permanente o que, de manera constatada, están postulándose para apuntalarse en ella.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada