dilluns, 9 de maig de 2016

El turismo de cruceros: un valor añadido para Barcelona

Que 30 personas se manifiesten libre y legítimamente en Barcelona contra el turismo de cruceros del que el Puerto de Barcelona es líder indiscutible, no debería ser una noticia que mereciese gran atención, pues demuestra ser una movilización con poco soporte social, en una ciudad con millones de habitantes.
 
Para estos ciudadanos, los miles de cruceristas que llegan a Barcelona no son un valor añadido al turismo que visitaba tradicionalmente la ciudad, sino todo lo contrario, ya que según ellos, al no aportar nada se debe sumar el hecho de que su visita perjudica seriamente el medio ambiente, opinión coincidente con la expresada por la Alcaldesa Ada Colau.
 
Pero la primera edil de Barcelona ya manifestó su opinión sobre aplicar una sobre fiscalización municipal, como si enriquecer las arcas del Ayuntamiento fuese la solución para esos estragos medioambientales que, según ellos, provocan los cruceros.
 
¡Ah, dinero!, porque al fin y al cabo ahí radica el problema y la solución para unos responsables de la política municipal, que no entienden que el saldo positivo de un Ayuntamiento no es el que aparece sólo en sus cuentas, sino que a ese saldo se debe sumar el que genera el tejido económico y comercial del municipio, y ahí seguro que los cruceros que llegan al Puerto de Barcelona contribuyen de manera muy significativa.
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada