dijous, 28 d’abril de 2016

Prioridad: Derogación Reforma Laboral

Sé que es un brindis al sol, que forma parte de una estrategia electoral perversa para poner en evidencia al adversario y que su efectividad y puesta en práctica es prácticamente nula pero, ¿tenía necesidad el PSOE de poner cortapisas a la propuesta de que el próximo Gobierno que surja de las elecciones de junio, derogue la Reforma Laboral?
 
Soy de izquierdas, aunque en la actualidad después de 30 años activos “apátrida de militancia política”, y mis coincidencias están y han estado siempre cercanas al Partido Socialista, por ello me permito repetir que estos partidos políticos que se dicen y son también de izquierdas, que no lo dudo, no representan la izquierda en la que yo busco complicidades; pero a veces, como hoy es el caso, también me pregunto si el PSOE no está utilizando las siglas para convencerme de que es bueno dejarme utilizar.
 
Al fin y al cabo es lo que están haciendo porque, si bien es cierto que la propuesta que hizo Podemos ayer en el Congreso es síntoma de que, para saciar su apetito de representación, son capaces de todo, hasta de jugar con las inquietudes de los trabajadores y trabajadoras, no es menos cierto que el PSOE también se posicionan en la ambigüedad y la equidistancia,  para no comprometerse en aquello que habían prometido.
 
La reforma laboral del 2010 fue un retroceso para los derechos de los trabajadores, al igual que también lo fue la del 2012 del PP; recordando que ambas fueron rechazadas, con contundencia, por el conjunto de la sociedad, ¿no hubiese estado dentro de la lógica que el PSOE junto con el resto de partidos, salvo el PP, se posicionase a favor de su derogación, sin entrar en condicionantes relacionados con la modificación del Estatuto de los Trabajadores, como alega el PSOE?
 
Llevamos en este momento 6 años de reformas laborales de mayor o menor intensidad y calado, impulsadas y aplicadas tanto por partidos políticos de izquierdas como de derechas, pero tanto una como otra lesivas para los intereses de trabajadores, y que nadie se olvide que cada minuto que pasa, esas reformas se van consolidando más haciendo más difícil su posible, prioritaria, deseable y comprometida/prometida derogación.
 
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada