dimarts, 29 de març de 2016

El PSOE y el retraso de su Congreso

Posiblemente ahora sería el momento para demostrar que el PSOE quiere liderar el cambio en la política española, y no solo en la conformación de un nuevo gobierno ni en las políticas que este aplique, sino también impulsando formas y maneras de funcionamiento interno que demuestren que existe una decidida intención de modificar dinámicas.
 
Ahora, la situación actual, permitiría ahondar en la ecuanimidad, obligando al Gobierno a actuar con plena independencia del partido político por el que ha presentado su candidatura, siendo militante o no, haciendo realidad aquello del “partido que da soporte al Gobierno”, lo que obligaría a gobernar en interés de toda la ciudadanía huyendo del servilismo partidista que, entre otras cuestiones, ha facilitado la corrupción que sufrimos.
 
Creo que sería una oportunidad única para abogar por una especie de “separación de poderes” entre partido político y Gobierno, asumiendo que el Secretario General de un partido político, en este caso el PSOE, no tiene por qué ser Presidente del Gobierno, ojalá en este caso Pedro Sánchez, porque el ser líder de una organización política no es aval suficiente ni sinónimo de capacidad para ser un buen gobernante.
 
Retrasar el Congreso del PSOE es síntoma inequívoco de que la intención es hacer confluir los dos poderes en la misma persona, lo que es lo mismo, evitar que el partido que da soporte al Gobierno ejerza una labor de fiscalización política y de crítica a la acción del Gobierno, trasladando al exterior una falsa imagen de unidad, que no tiene por qué ser real.
 
La experiencia nos dice que el Presidente del Gobierno lo es de España, y que no es bueno ni positivo crear la confusión al reafirmarse como Presidente del Gobierno del PSOE, pues no todas las acciones de un Gobierno tienen la aquiescencia ni la aprobación del conjunto de la militancia del partido que lo ha apoyado.
 
Sé que algunos justificarán la propuesta de retrasar el Congreso del PSOE por la dificultad y la sobrecarga de trabajo que representa la preparación de un acto de esta dimensión, coincidiendo con las negociaciones para un posible pacto de Gobierno o para afrontar unos nuevos comicios electorales pero, a mi modesto entender, es la voluntad de control por parte aparato la verdadera razón.
 
El PSOE tiene suficientes medios, bagaje e historia como para afrontar con garantías toda esta situación, y sería una demostración de capacidad hacerlo sin subterfugios, y al igual que fue abanderado en la realización de primarias y en mecanismos de participación activa entre sus militantes y simpatizantes, convertirse también en precursor de nuevas formas que puedan servir para recuperar la confianza que partidos y políticos han perdido frente a la ciudadanía.
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada