dimecres, 28 de desembre de 2016

Recogida basuras y el papel del Ayuntamiento

A raíz de los casos de fraude llevados a cabo por las empresas contratadas para la recogida de basuras en Barcelona y Badalona, David Trueba escribe un artículo titulado “El ojo del amo”, donde liga la posible corrupción política en la contratación con la ineptitud de los Ayuntamientos para gestionar lo que les corresponde.

Como si aquel dilema irresoluble de “qué fue primero, la gallina o el huevo?”, parece que uno  esté obligado a preguntarse si en esa ineptitud manifiesta de la Administración se esconde la necesidad de hacer una adjudicación para, de manera imprevisible i casi inconsciente, caer en la tentación de la corruptela; o por el contrario, ya se ha caído en la redes de la corrupción en mayúsculas, y para hacerla efectivamente fácil y asequible se justifica la renuncia a la responsabilidad pública haciendo una concesión, elevando a la categoría de argumento incuestionable la falta de capacidad de la propia administración.

Pero de una manera u otra, siendo primero la adjudicación la que provoca la corrupción, o siendo la voluntad del corrupto la que provoca la renuncia a la gestión de un servicio, el denominador común es la ineptitud y posterior ineficacia en la prestación, tal y como se demuestra en los casos aludidos de Barcelona y Badalona, desembocando todo en un sobrecoste que, ineludiblemente, debe ser asumido sumisamente por el ciudadano.

No quiero en este momento analizar si, en todos los sentidos, es más rentable la “gestión directa o gestión indirecta” en la prestación, pues a pesar de que a priori defiendo la directa en la gran mayoría de los servicios, también entiendo que deben valorarse otros elementos que dependen de la características y necesidades específicas de los mismos.

Pero con independencia del tipo de gestión hay un hecho indefectible: si el servicio es responsabilidad de la Administración, este debe prestarse con los máximos índices de calidad,  eficacia y efectividad requeridos por la ciudadanía, velando para que así sea, tanto si estamos ante un servicio cedido en concesión o prestado por estructura propia.

A partir de aquí cabe preguntarse, ¿dónde está el problema para que sucedan hechos como los acontecidos en estas dos ciudades catalanas, y como puede existir fraude empresarial (y posiblemente corrupción) si lo que se contrata es la prestación de un servicio a una empresa especialista en recogida de basura i/o limpieza de la ciudad?

Yo tengo mi teoría, basada en cuatro afirmaciones contrastadas, que creo deberían tenerse en cuenta a la hora de hacer el pliego de condiciones de limpieza y recogida de basuras pues normalmente, es el contrato más caro en cualquier presupuesto municipal y el servicio que más críticas recibe.

1. A la Administración le cuesta entender que la responsabilidad del servicio público no es de la empresa contratada, por lo que cuando ofrece la licitación obvia o deja en segundo plano una realidad manifiesta: que la concesionaria, como empresa privada, concursa para ganar dinero en contrapartida a una prestación tasada pues, de otra manera, lo que se está potenciando es que el beneficio empresarial se supedite a la gestión de sobrecostes por los denominados “servicios extras”

2. A la Administración le cuesta entender que contrata un servicio a un especialista, y que es el especialista quien sabe como prestarlo. Podríamos decir aquello de que “zapatero a tus zapatos” y que, por ejemplo, si el objetivo es que un contenedor esté limpio cada día, la Administración contrata ese servicio opinando, si cabe, sobre los parámetros para llevarlo a cabo y no los sistemas ni estructuras pues si el Ayuntamiento está capacitado para prestar el servicio, ¿por qué no ahorrar costes haciéndolo directamente?

3. A la Administración le cuesta entender que debe diferenciar entre lo que puede costar realmente la prestación de un servicio, a lo que quiere o puede pagar por él.

4. A la Administración le cuesta entender que si un servicio se presta en régimen de concesión, su obligación es velar para que se cumpla el objeto del contrato, no para dirigir cómo debe cumplirse, pues eso ya debe estar reflejado en el mismo.



dilluns, 19 de desembre de 2016

PSOE. Mejor salida, ¿una tercera vía?

Uno puede estar o no de acuerdo con uno u otro de los candidatos que se presentarán para liderar el PSOE, y los militantes deberán elegir el que mayor confianza les provoque para hacer realidad proyectos, directrices y programas.
 
Creo que de eso se trata, o como mínimo de eso debería tratarse, aunque la realidad es bien diferente, y en vez de articular espacios de debate para decidir qué se quiere y quién se quiere que lo lleve a cabo, los militantes han optado por utilizar la vía de la confrontación, y obviando lo que realmente necesita el partido, discutir a quien no se quiere sin saber siquiera el qué y el por qué de lo que defenderán si, después de decidir presentarse para decidir liderar el PSOE, llegan a ser elegidos.
 
Se ha llegado al extremo de renunciar al valor que representa para el PSOE las consecuciones y aportaciones que han hecho los socialistas, cuando han tenido responsabilidad de Gobierno.
 
Por el hecho de hacer pública su opinión y apuntalar su opción como militante, se ha vilipendiado y se sigue crucificando a compañeros que han merecido la confianza del electorado, no solo de los militantes (que también), permitiendo gobiernos de progreso.
 
Me preocupa que optar por cualquier candidato a la Secretaría General del PSOE, no tan solo se cuestione, sino que se despotrique y menosprecie acciones de gobiernos socialistas, pasados o del presente, paradójicamente posicionándose en la crítica junto con la oposición política.
 
¿No ha contribuido González, Díaz, Zapatero, Bono, Lage o Ibarra, por ejemplo, a incrementar el Estado del Bienestar en sus ámbitos territoriales, lo que ha permitido al PSOE gobernar en beneficio de la ciudanía?
 
Sería lo mismo que cuestionar la labor, por ejemplo, de Odón Elorza como Alcalde de San Sebastián por su posicionamiento o/y opinión en el partido, o de Patxi López, como Lendakari, obviando su aportación en Euskadi.
 
Si solo hubiesen dos candidatos a la Secretaría General del PSOE, habría un ganador y un perdedor, que difícilmente podrían dejar de ponerse zancadillas para desarrollar su responsabilidad con tranquilidad, pues el enfrentamiento se ha llevado a tal extremo que casi sería un milagro que llegasen a dirigirse la palabra.
 
Pero a nivel de base es la misma situación, pues solo con seguir las redes sociales, uno puede afirmar que algunos de los enfrentamientos personales han sido de tal calibre que merecerían ser analizados por la Comisión de Garantías, o bien la coherencia, dependiendo de con quien se hayan posicionado, les llevase a abandonar la militancia.
 
Creo que el PSOE necesita una catarsis profunda que posiblemente, debería desembocar en una tercera vía, que desde la diversidad de pensamiento, lograse encontrar el común denominador entre todas las tendencias y posicionamientos.

La rebeldía social debe ser canalizada

¡Lo han conseguido!, y aquello que se podía considerar como una anomalía ahora está dentro de la normalidad, y ya no provoca aquella respuesta contundente que a modo de protesta, hacía que los trabajadores saliéramos a la calle a decir ¡basta!

A nadie se le escapa que lo digo por la movilización que ayer convocaron los sindicatos para defender y recuperar los derechos de pensionistas y trabajadores que, de manera injusta,  hemos visto cómo se nos recortaban nuestras conquistas sociales durante los últimos años.

Es cierto que 30000 son muy pocas personas para dar soporte a una protesta que debería ser contundente y un verdadero clamor popular; como también es cierto que esta baja asistencia será utilizada por la fuerzas antisindicales más reaccionarias para tomar aire y menospreciar la fuerza sindical, sobre la que ya hoy un locutor de radio, ironizaba sobre los sindicatos y sus “privilegios”.

Pero que nadie se confunda y haga una lectura errónea de la situación, pues ese aparente conformismo no es síntoma de resignación social, y a pesar de que una y otra vez intenten coartar reacciones afirmando que todo va bien, utilizando las técnicas de manipulación del nazi Goebbels creyendo que “una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad”, la realidad es que el descontento es quien que se esconde tras el desconcierto, y es peligroso.

Los actores políticos y sociales deberían reflexionar sobre si es normal que los índices de precariedad en los que la sociedad está sumida, no provoquen una mínima rebeldía social.

Porque el descontento es un hecho generalizado, a pesar de que solo asistiesen ayer 30000 personas a la movilización sindical; y que para la sociedad, culpables son todos aquellos que tienen alguna voz, empezando por los políticos y pasando por los sindicatos, sin olvidarse tampoco de la incidencia negativa que se entienda puedan tener ciertos fenómenos sociales como puede ser, por ejemplo la inmigración.

Me da miedo pensar lo que puede ocurrir si ese descontento social se generaliza contra todo y no se canaliza convenientemente.
 
 

dilluns, 12 de desembre de 2016

L’ús de l’Antic Hospital de Sant Feliu

Malgrat el titular referent a l’ús i destinació, és una bona noticia que l’Equip de Govern Municipal decideixi, tenint recursos per a fer-ho, tirar endavant la rehabilitació de l’emblemàtic edifici de l’Antic Hospital de Sant Feliu de Guíxols, posant-lo a l’abast de la ciutat.
 
És una opinió, però tinc clar que no és un encert separar el Museu d’Història de la Ciutat del Monestir doncs, parlant d’història, Museu i Monestir són dos conceptes inseparables.
 
I de la mateixa manera tinc clar que no és adient que a l’Antic Hospital, que com diu l’Alcalde es podria considerar “noble”, se’l doti d’alguna funcionalitat administrativa per a posar alguns serveis municipals.
 
Crec que aquest edifici hauria de tenir altres utilitzacions més d’acord amb la seva pròpia idiosincràsia, història, magnitud, entorn i accessibilitat, i que jo veig més lligades a les arts i/o exposicions (pensem que fins i tot s’havia parlat d’ubicar una Escola d’arts), que a serveis burocràtics.
 
Reitero que és una opinió, però crec que alhora de felicitant-se de poder recuperar l’Antic Hospital, l’Equip de Govern hauria d’explorar altres possibilitats per dotar-lo d’un ús adient.
 

divendres, 9 de desembre de 2016

SFG, unes llums de Nadal tristes o tristes llums de Nadal

Recordo, fa molts anys, quan el dia de Nadal o Sant Esteve, desprès del dinar familiar, dèiem allò de “Anem a Barcelona a veure les llums”, i tota la família agafàvem el bus 47 i baixàvem a la zona de la Plaça Catalunya, plena de gom a gom, a veure aparadors.
 
Quanta més varietat de il·luminaries nadalenques, més optimisme, més alegria i més ajut per dinamitzar el comerç, que d’això es tractava.
 
I per això m’atreveixo a afirmar que si el comerç de Sant Feliu creix en xifres de negoci serà atenent a factors com el context de dates i les ofertes dels comerços de la ciutat i no gràcies a elements dinamitzadors, com poden ser les llums, doncs s’ha de reconèixer, que aquest any les llums col·locades a l’anella comercial de la ciutat són, paradoxalment fosques i el que traslladen és simplement tristor.
 
Les comparacions són odioses, cert!, però comparem amb altres anys o amb poblacions veïnes. Menys les moltes llums del Teatre Municipal, la resta és “llum pàl·lida”.
  
Ja sé que, com és habitual, aquesta opinió encendrà el debat de si l’Ajuntament hauria de dedicar despesa a les llums de Nadal i jo, com també és habitual i sense entrar en més valoracions, diré que un valor que incideix en l’economia local és precisament el comerç, i que el consum d’aquestes dates és positiu per al creixement de la riquesa.
Vist el aparent poc interès que ha tingut l'Equip de Govern en aquest tema, molt probablement no haguéssim guanyat, però per l’any vinent haurien de palntejar-se la participació en el concurs que ha organitzat l’empresa Ferrero Rocher, i que té com a premi la il·luminació nadalenca d’un poble.
Segur que, com a mínim, ens endolcirà el Nadal.                                                   

dilluns, 5 de desembre de 2016

Al ronquido

 
Desconcertado en la oscuridad silente,
con la compañía de un amenazante rugido,
 sin saber de dónde viene ese sonido
que provoca perlas de sudor en mi frente.
 
Consiguiendo poco a poco ser consciente,
de no estar abandonado ni perdido,
todo comienza a tomar  justo sentido
pues estoy junto a un ronquido impertinente
Ni tan solo un brusco movimiento,
ni un manifesto ruidosamente cabreado
frenan ese sonsonete duro  y lento.
Y con aquel regodeo ofuscado,
haciendo caso omiso del momento,
continua el ronquido empecinado

Poder orgànic Vs poder de les urnes

Afirmo que els dos tenen prou capacitat, i tots dos podrien compaginar el seu càrrec electe de representació amb la direcció del PSC a Girona, però a la meva humil opinió cap dels dos hauria d’assumir aquesta responsabilitat orgànica doncs crec que les tasques d’alta representació política han de ser desenvolupades amb independència de la responsabilitat dins de l’organització.
 
Tot i més que segures qüestions de capacitat, crec que la Consol té prou càrrec de treball com Alcaldessa de Vilafant i Diputada de la Diputació de Girona, a banda de les seves responsabilitats organitzatives a nivell local i nacional, com per ara afegir les de Primera Secretària del PSC de les Comarques Gironines.
 
De la mateixa manera que en Marc, també aspirant la Primera Secretaria, que hauria de compaginar la seva tasca com Diputat al Congrés a Madrid, amb la tasca de dirigir el partit amb i de col·laborar activa i presencialment alb la direcció del PSC a nivell Nacional.
 
La capacitat dels dos, repeteixo, segura, però no tant segur que el desenvolupament de totes aquestes tasques i responsabilitats garanteixin la presència que el PSC necessita dels seus  dirigents.
 
I no vull caure en el simplisme de preguntar-me el per què no es compte amb gent del PSC de Girona que té prou capitat per a dirigir-lo, sense estar supeditat a càrrecs electes d’alta representació.
 
La meva tesi és senzilla, i es basa en aquella afirmació de que en un sistema democràtic de representació parlamentaria, com és el nostre, el govern ha d’estar recolzat per un partit polític determinat, traient-nos la idea de que el govern és d’un partit o d’un altre, doncs els partits, tots!, han de tenir la possibilitat de criticar al Govern de torn i de, fins i tot, treure’ls-hi el recolzament.
 
Per això continuo reivindicant que el poder orgànic d’un partit no pot estar en mans del poder que donen les urnes, i que les dues responsabilitats han de col·laborar i coordinar-se, però mantenint una separació que eviti la subjugació d’una a l’altre.  
 
Crec que el PSC de les Comarques Gironines, amb la no presentació d’en Juli per a tornar optar a la primera secretaria, està perdent l’oportunitat de demostrar que no només la Consol i en Marc tenen prou vàlua per aspirar a la primera secretaria, i que hi ha molts militants a Girona amb la mateixa capacitat que ells.

diumenge, 4 de desembre de 2016

Imaginar cómo gestionar un banco de semen

"Al existir Bancos de Semen, ¿habrán también pajeros automáticos?"

Una cuestión que me ha hecho recapacitar y que me ha llevado a hacer un paralelismo, y a través de un esfuerzo imaginativo, preguntarme cómo se afrontaría desde una entidad de este tipo, donde se guardan los tesoros más preciados de los hombres, las diferentes situaciones y operaciones que se producen en la banca tradicional.

Por ejemplo:

  • ¿Depósitos a largo, medio o largo plazo?
  • ¿Rentabilidad?
  • ¿Cómo afrontaría el Estado un hipotético rescate?
  • ¿Corralito? ¿Cómo?
  • ¿Por qué “operaciones” se deberían pagarían comisiones”?
  • ¿Cómo se gestionarían los planes de pensiones de los directivos?
  • ¿Tarjetas “blak”?
  • ¿Cómo se harían las transferencias? ¿On line?
  • ¿Préstamos y créditos?
  • ¿Con qué propiedades se avalarían?
  • ¿Las inversiones, sobre qué se harían?
¡A imaginar!



dimarts, 22 de novembre de 2016

25-N, el silenci no és opció

656 dones assassinades a tota Espanya en 10 anys, 44 durant el que portem del 2016; això sí, el 25 de novembre continuaren manifestant-nos contra la violència de gènere, com si aquesta xacra minvés exponencialment a les evidents mostres de rebuig que aquest dia fa la societat.
 
Però no importa, i el 25-N els polítics continuaran guardaran l’habitual, alhora que mediàtic, minut de silenci, i el típic manifest de condemna cohabitarà amb un ampli ventall d’activitats farcit de festes, concerts musicals i/o activitats lúdiques, on víctimes i agressors actius o potencials podran gaudir conjuntament de la “celebració’ del Dia Contra la Violència de Gènere.
 
Això sí, suposo que com a desgreuge, per callar consciències i que no tot sigui celebració, durant els dies que precedeixen al 25-N es programaran xarrades, col·loquis, debats i classes magistrals dirigides paradoxalment a les víctimes, obviant que la lluita ha de ser contra el violent i no contra qui pateix la violència, alhora que oblidant que la pedagogia de prevenció és sempre l’eina més efectiva.
 
 
Jo crec que el 25-N no és un dia de silenci, sinó un dia on el crit col·lectiu contra la violència de gènere ha de ser molest, sobretot per aquells ara ja exerceixen l’abús de poder que representa la violència masclista i que tenen moltes probabilitats de convertir-se en futurs assassins, doncs pensem que no només les 44 assassinades d’enguany han sigut víctimes, sinó que hi ha milers de dones que ara ja ho són, i és aquí on s’han de dirigir els esforços per aconseguir que deixin de ser víctimes, i així no haver de plorar després la seva mort.

dijous, 3 de novembre de 2016

Los “ciudadanos del PSC” ante su Congreso

Ahora soy un simple votante socialista, un “ciudadano del PSC” como yo me autodenomino, y mi referente orgánico y electoral ha sido siempre el partido socialista, tanto PSC como PSOE. Por ello cuando hablo del PSOE  o del PSC hablo de mi partido, y a veces olvido que, por respeto a mi propia dignidad, decidí renunciar a la militancia después de 30 años.
 
Pero sigue siendo mi partido y me duele lo que entre unos y otros están provocando de manera inconscientemente consciente y que, aparentemente, responde únicamente a alimentar egos y mantener estatus alcanzados.
 
Eso sí, no me sorprende nada, pues cada vez que se ha generado una crisis interna en cualquiera de los dos partidos -que ya han sido muchas aunque ésta ha tenido mayor repercusión mediática-, se ha entrado irremediablemente en la guerra de los “…istas, y en la aparición de corrientes de opinión que no dejan de ser más que contrapoderes, aunque no niego que en algunos casos puedan ser positivas.
 
En el PSC, previo a su Congreso, ya están surgiendo plataformas reivindicando posicionamientos políticos que, en algunos casos entrarán en contradicción con las resoluciones de las propias resoluciones congresuales, y que servirán para poner de manifiesto diferencias y para que quien las “capitanea” no pierda el protagonismo que tenía, o pueda alcanzar el que querría tener.
 
Pero ello no quita que en el PSC no exista la guerra de los “…istas”, aunque eso sí, se centra y ubica en los órganos de dirección, lo que dificulta alcanzar decisiones sin ambigüedades aunque, por otro lado, no provoque grandes enfrentamientos entre el grueso de la militancia, al contrario que en el PSOE, donde cada uno de los “capitanes” en liza ha lanzado a sus huestes a campo abierto, unos contra otros.
 
No sé si el PSC saldrá de su Congreso reforzado y con una dirección unida capaz de trabajar y tomar decisiones unitarias, aunque quiero seguir pensando que quienes se han enfrentado en las primarias tienen capacidad para aparcar sus diferencias y, sobre todo, de olvidar que uno ha sido vencedor y otra perdedora.
 
Aunque no podemos engañarnos, y debemos decir que será difícil, pues siempre que se han elegido ejecutivas de consenso donde se incorpore el perdedor y algunos de su equipo, ha acabado en tararí, pues el que pierde “debe hacer renuncias” y el que gana “debe ser generoso”, y eso es muy complicado.
 
Son muchos años de experiencia los que tiene el PSC para volver a caer en los mismos errores de manera reiterada, por ello no puede cerrar los ojos ante la realidad: cuando el PSC ha sido capaz de trasladar unidad, ha subido el apoyo que ha recibido de la ciudadanía. Cuando el PSC ha mostrado debilidad y miedo en sus planteamientos, los ciudadanos le han retirado su confianza.
 
Creo que los “ciudadanos del PSC”, para seguir siendo del PSC, necesitamos un discurso claro y sin ambigüedades, casi monolítico, que dé respuesta inmediata a todos los temas que inquietan a la ciudadanía, atendiendo a la base ideológica y los principios del PSC, pero con la flexibilidad y permeabilidad que demanda la sociedad.
 

dimecres, 2 de novembre de 2016

Mis reflexiones sobre Pedro Sánchez en la Sexta

Aunque reconozco que me cuesta sintonizar la SEXTA, el pasado domingo vi Salvados con la entrevista de Évole a Pedro Sánchez, así como el debate previo entre militantes socialistas, y el posterior con el debate entre representantes de los diferentes partidos políticos.
 
Salvo la Trini, aquella militante valenciana con la que me unen varias coincidencias, el resto fue realmente deplorable, tanto la entrevista a Pedro Sánchez, que por dignidad personal y por lo que manifestó creo que no hubiese debido ofrecer, como la intervención de los políticos que después se “prestaron” a analizar lo que un ex Secretario General del PSOE había dicho y hecho, sobre todo por ser del PSOE.
 
No estuvo Pedro Sánchez en su mejor momento, sino todo lo contrario, pues no era el tiempo ni el lugar para intervenir, pues las heridas eran muy recientes y, como humano, lo único que trasladó fue dolor, odio, rencor y contradicciones, de lo que se aprovecharon los periodistas, muy próximos a PODEMOS, como los contertulios posteriores tuvieron ocasión de justificar sus posiciones aprovechando aquella inconsistencia política de la que hizo gala Sánchez.
 
Denunciaba Pedro Sánchez que recibió presiones de poder financiero y empresarial para que no formara Gobierno con Podemos, cuando parece ser que al final fue él quien acudió a ese poder para pedir que no se les hiciese ningún tipo de presión. Además la SEXTA ya se ocupó de buscar suficiente hemeroteca para poner en solfa esas contradicciones.
 
Suerte que la representante de Podemos, Carolina, mostró poca capacidad al intentar utilizar ese argumento a su favor, pues si esto que afirmaba Sánchez era cierto y a pesar de ello lo intentó, solo pone de manifiesto que fue PODEMOS quien cedió ante la presión de los poderes financieros, al no apoyar un posible Gobierno del PSOE.
 
Pedro Sánchez pone de manifiesto su incomodidad con El País, por las críticas que recibía. Ya lo dije en su momento pero, ¿le puede preocupar al máximo responsable del PSOE que aspira a gobernar el país las críticas de un medio de comunicación, por muy fuertes que puedan ser?
 
Afirmaba Pedro Sánchez que había negociado con los independentistas catalanes, y a renglón seguido ERC lo tilda de mentiroso, olvidándose también Sánchez de que el Comité Federal había mandatado con quien no podía negociar.
 
Se avergüenza Pedro Sánchez de aquel Comité Federal (yo también), pero como él mismo reconoce no será ético, pero es legal, por eso le pide a la Gestora que actúe o no actúa de una manera u otra.
 
Ataca y menosprecia a diputados del PSOE que se han posicionado de otra manera, confundiendo lealtad con fidelidad.
 
Se postula como candidato, aprovechando para retar públicamente a otro candidato para que compita contra él, manifestando ya que su complemento para poder gobernar es PODEMOS, eliminando de su vocabulario el populismo de esa formación.
 
Pone en primera plana de la crítica política y pública al partido del que ha sido Secretario General hace muy pocas fechas, dando argumentos al resto de partidos para ir contra el PSOE, como afirmando que el único PSOE es él.
 
A mi modesto entender, Pedro Sánchez obró bajo la precipitación, intentando echar pelotas fuera para hacer olvidar que esta conflictiva situación emana de su propia responsabilidad, y de su visión y la de su equipo.
 
Ello no quita que deba reconocerse la coherencia en el “no”, con el que yo estoy de acuerdo, aunque quizás no en cómo administrar las repercusiones que ese “no” conllevaba. De la misma manera que el PSOE debe reconocer coherencia y dignidad en la renuncia a su acta de Diputado, pues no podemos olvidar que a pesar de ser propietario de su escaño se debe a las siglas que allí lo posicionaron.
 
Creo que el PSOE debe pasar página rápidamente, poniendo en marcha sus procesos para clarificar sus ideas, adecuar sus  mecanismos de funcionamiento interno, sobre todo en lo que se refiere a la participación, reafirmar su posicionamiento ante todo lo que se le avecina al país, que no es poco, y después poner a disposición de la militancia, desde la permeabilidad oyendo al conjunto de la ciudadanía, las primarias que permitan escoger un nuevo líder para poderse convertir en el verdadero referente de la izquierda y una real alternativa de Gobierno.
 
 

Imaginar l’aparcament soterrat al Passeig de Sant Feliu

Volíem imaginar, i per això aquell dissabte de fa més de 15 anys, en Josep Vicente, en Carles i jo amb la cinta mètrica a la mà, vàrem començar a visualitzar virtualment un edifici destinat a aparcament a la Corxera i/o a l’Horta d’en Palahí, així com l’impacte que tindria envers l’entorn i les repercussions funcionals en el seu àmbit d’influència.
 
Si en aquell moment no m’agradava el que estava imaginant, ara menys, i per això m’agradaria convidar a fer un exercici d’imaginació semblant el que aquells tres vàrem fer aquell dissabte.
 
Imaginem al ben mig de la Corxera un cub o un paral·lelepípede de 10 metres d’alçada, que podria arribar a ser de 15 o 20, ocupant tota aquella superfície amb la quasi impossibilitat d’integració a l’entorn, doncs estem parlant del que serà el centre cultural de la ciutat amb el Monestir com a referent.
 
Aquí em ve a la memòria el Castell de Castro Urdiales, de l’any 1163, que ara llueix un ascensor exterior per a pujar al far que, per molts esforços que han fet, no ha aconseguit passar “desapercebut”.
 
Prefereixo imaginar-me tota l’esplanada de la Corxera, on ara s’ubica el pàrquing, com una gran zona verda, imaginant-me també una gran complex de serveis a l’altra banda del carrer Enamorats, fins i tot contemplant un Ajuntament integral amb aparcament públic soterrat.
 
I per que fa referència a les repercussions, s’han de contemplar algunes possibilitats amb moltes subordinades i condicionants.
 
Es tancarà el passeig al tràfic rodat general? Es mantindrà el passeig obert només al trànsit captiu, és a dir, usuaris de garatges privats i zones de càrrega i descàrrega? S’eliminarà la zona blava del passeig, tal i com era en un principi, o es mantindrà tal com diu ara el Govern Municipal?
 
Inimaginable el passeig sense trànsit i sense zona blava, només amb vial de servei, doncs no podem oblidar que estem parlant de l’eix comercial i turístic de la ciutat, amb el mercat municipal i el seu aparcament, com tampoc podem obviar l’aposta d’un complex hoteler en construcció, al ben mig del passeig, que reclamarà accessibilitat.
 
Això ens obliga a continuar imaginant el flux circulatori al passeig com fins ara, possiblement més caòtic, doncs la gent continuarà apostant per arribar amb el seu vehicle lo més a prop possible del seu destí, i haurà de circular per a tornar, si torna, a l’aparcament de la Corxera doncs, segons tinc entès, tot l’aparcament habilitat a l’hinterland d’aquest “equipament” serà de pagament.
 
Doncs jo m’imagino el passeig amb un aparcament soterrat, amb una entrada i una sortida específica, sense edificis que provoquin agressió visual, com succeeix a altres ciutats; i, per què no?, limitant l’accés al passeig només a l’aparcament soterrat i a serveis amb elements tecnològics “smartcity”).
 
Sincerament, encara no entenc els arguments que, amb vehemència, van en contra de l’aparcament soterrat al passeig.
 
Els arguments sobre el flux circulatori queden completament anul·lats, doncs segons el projecte sembla que els vehicles continuaran arribant al passeig.
 
Els arguments tècnics no tenen cap sentit, doncs si la por estava en els nivells de l’aigua de mar pel soterrament, hem de dir que a la Corxera no projecten una planta soterrada, en fan dos!. Home!, i si la tècnica fa possible un aparcament soterrat al futur hotel a la Rambla Portalet, si s’ha fet altres poblacions i si, per exemple, a Barcelona funciona la Ronda Litoral i el pàrquing paral·lel i si, fins i tot, hem sigut capaços de desviar el Llobregat, hem de tenir problemes al Passeig de Sant Feliu de Guíxols?
 
Els arguments utilitzats sobre la fisonomia del Passeig, sobretot en el tema de l’arbrat, ara perden tot el seu valor, doncs només cal mirar algun arbre significatiu de la Corxera que, com a mal menor, patirà canvis d’ubicació. I en que fa referència a l’arbrat actual del passeig, convido a fer un vol pel Moll de Barcelona.
 
Els arguments sobre la incidència positiva en el comerç i la restauració de la ciutat, perden tot el pes, doncs només cal recordar l’afluència d’usuaris a les 300 places de l’aparcament de Can Rosellò, d’un 10% com a màxim, estant la sortida de vianants a pocs metres de la Corxera.
 
I els arguments econòmics sobre l’explotació mereixen una anàlisi a part doncs, sempre segons la premsa, estem parlant d’una concessió a 40 anys per tot l’aparcament de Sant Feliu, tan en superfície com cobert, on el possible desequilibri del compte d’explotació de l’empresa l’haurà de suportar l’Ajuntament, o sigui els ciutadans, que a més hauran de pagar per aparcar, encara que tinguin bonificacions.
 
Clar, amb raó és viable aquest negoci amb una ocupació del 9% o el 13%!. Només amb els detalls i informacions que ha donat a la premsa el govern Municipal, puc assegurar que si tingués capital em paltejaria invertir en un negoci com aquest. Ni una pèrdua!
 
La veritat és que veig molt poques avantatges a un aparcament a la Corxera, i vull continuar imaginar-me’l soterrat al passeig, per això demano que, com a ciutadà, em deixin opinar sobre aquest tema, doncs ens estan hipotecant per 40 anys.

dimecres, 26 d’octubre de 2016

Consell Nacional PSC. Satisfacció continguda

Amb seguretat el Consell Nacional del PSC va prendre ahir el camí de la coherència “manant” als diputats d’aquest partit que en el  Congrés votin “no” a la investidura d’en Rajoy.
 
Però es confonen els que manifesten alegria il·limitada després d’aquesta decisió del Consell Nacional, doncs haver de prendre-la  és la ratificació del greu problema que existeix en el context del socialisme espanyol, del que el PSC forma part.
 
Perquè si bé és cert que el PSC és un altre partit, diferent del PSOE, i que el PSOE ha d’entendre les particularitats del PSC, també el PSC ha d’entendre les del PSOE, i no oblidar que PSC i PSOE formen part d’un mateix un projecte que hauria de tenir plena continuïtat.
 
Alguns intenten aprofitar aquestes discrepàncies fent un paral·lelisme sobre el federalisme territorial que defensa el PSC, oblidant-se que un dels pilars d’un model federal, a banda de la voluntat, es dimensionar i puntualitzar on es poden manifestar les discrepàncies, les “sobiranies” i quins són els fets diferencials. I em pregunto si aquest és el cas.
 
De la mateixa manera que hi ha d’altres que veuen la possibilitat d’incloure al PSC en l’escenari del nacionalisme/independentisme català, utilitzant l’eufemisme que els orígens del PSC estaven quasi en el nacionalisme com endogàmia territorial, plantejament fals i realment perillós.
 
No sé les conseqüències d’aquesta decisió doncs, veient algunes declaracions, sembla que hi ha interessos clars en trencar la relació PSC/PSOE,  cosa que crec seria contraproduent per a tothom; però el que és clar que tindrà conseqüències, i penso que seria bo que les tingués, com a mínim per a reordenar aquest PSC/PSOE, i que els càrrecs electes tinguessin clar a qui es deuen: als electors que voten PSC, als que voten PSOE, o als que són simplement socialistes que voten PSC/PSOE?
 
Són aquests últims són els que patiran, si al final aquest afer acaba en “tararí” i es materialitzen bàndols o faccions, doncs incrementarà el desconcert que ara viu el socialisme català, perquè no hem d’oblidar que no tots els socialistes són militants.

 

dimarts, 25 d’octubre de 2016

PSOE. Avanzando hacia la ruptura

Si el Comité Federal del PSOE, a través de su máximo órgano de representación, ha decidido avalar la investidura de Mariano Rajoy, creo que debe hacerlo con todas sus consecuencias, dando la cara y no utilizando subterfugios de cara a la galería, con el único objetivo de que los promotores de esa llamada “abstención técnica” puedan exculparse ante lo que ellos entienden como un engaño hacia los votantes.
 
Pero Rajoy será Presidente gracias a la abstención del PSOE, y a los ciudadanos no les importará si ha sido con 11, con 24 o con 82 abstenciones socialistas cuando, para más inri, la mencionada estrategia de maquillaje mediático se anuncia a bombo y platillo, por lo que el votante que se considere engañado aún tendrá la certeza de que se le está tomando el pelo conscientemente.
 
Nunca mejor dicho, “cornudo/a, apaleado/a y pagando cama y bebida
 
El PSOE ha de ser consecuente, asumiendo aciertos y errores, pues todas sus actuaciones siempre se llevan a cabo en beneficio de la ciudadanía, o como mínimo es lo que la ciudadanía debe percibir, pues trasladar que se está ante una guerra interna por intereses personales lleva al PSOE a dejar de ser el referente del socialismo español, pues impedirá recomponer la cohabitación entre todas las opiniones y posicionamientos, pues cada una de esas opciones políticas tiene argumentos para contrarrestar la otra.
 
Reconozco que yo hubiese votado no, convencido de que una cada vez más necesaria catarsis del PSOE pasa “colocarse” a liderar la oposición, más aún, por gobernar desde la oposición tal y como permite la actual aritmética parlamentaria; y siendo cierto que eso se traduciría un escenario de terceras elecciones, que posiblemente daría más números al PP y menos al PSOE, hubiera eliminado del horizonte la acusación de connivencia con el PP que a partir de ahora oiremos día sí y día también, para jolgorio y gozo de terceros.
 
Hemos de ser conscientes de que el PSOE está dividido, yo diría casi en proceso de ruptura, lo que implica seguir avanzando en la pérdida de la ya poca empatía que tiene con la ciudadanía, alejándose de que se le vuelva a percibir como alternativa real de Gobierno.
 
Y eso lo estamos viviendo en Catalunya con el PSC, donde las escaramuzas internas a lo largo del tiempo, y una política de ambigüedad amparada por una mal entendida pluralidad, ha hecho que se hunda en un “bajo mínimos” a pesar de ser la mejor opción política y de ofrecer las mejores garantías para los ciudadanos de Catalunya.
 
Sigo pensando que lo más coherente hubiese sido exigir al Comité Federal que respetase su propia resolución del mes de julio, pero ya que una mala estrategia de organización y peor acción ha propiciado este lamentable espectáculo, y que sí o sí, con el aval del PSOE, Rajoy será Presidente, ¿no es mejor asumir con estoicismo democrático, que seguir forzando alegremente la fractura interna hasta que no haya ninguna posibilidad de reconciliación?

 

dimarts, 18 d’octubre de 2016

El SÍ, bajo la careta de la ABSTENCIÓN

Creo no equivocarme pero durante los 8 años como Regidor del Ayuntamiento de Sant Feliu de Guíxols, 7 como Equipo de Gobierno, sólo en una ocasión opté por abstenerme en una votación, pues soy de la opinión que el político ha estado escogido para tomar decisiones claras, “sí o no”, y la abstención, siendo también una lícita opción, no es más que una aparente postura para trasladar cierta “asepsia”, pero que no es más que un “sí o no” disfrazado que, en cierto modo, deslegitima cualquier postura.
 
El PSOE está decidiendo si permite la investidura de Mariano Rajoy o vamos a terceras elecciones. Mi opinión, que no tiene ninguna importancia salvo ser la de un votante socialista, es el no a Rajoy tal y como decidió el Comité Federal del PSOE celebrado en Julio, pero ahora de manera rocambolesca, parece ser que esa posición no será la final y se permitirá la mencionada investidura, pero no de manera clara sino desde aquella ambigüedad que representa abstenerse en una votación, como si esa postura pudiese disfrazar la cruda realidad: que en España seguiremos gobernados bajo las políticas que el PP ha aplicado durante cuatro años.
 
Pues que sean valientes, que no disfracen la realidad ni intenten justificar una postura con consecuencias intentando vender las bondades de la abstención, pues eso es confundir a la ciudadanía e insultar nuestra inteligencia, pues Rajoy no será Presidente del Gobierno si el PSOE vota NO, y lo será si el PSOE vota SI o se ABSTIENE, que en este caso es lo mismo.
 
Hubiesen podido justificar muchas cosas si la investidura fuese a cambio de la derogación de las reformas laborales, o de políticas de educación y sanidad, por ejemplo; pero ahora es tarde y Rajoy será Presidente a cambio de nada, y los diputados socialistas, escondiéndose  tras la máscara de la abstención serán los verdaderos artífices y responsables.
 
Entendiendo que el sí y la abstención tienen los mismos efectos, yo les pediría a esos diputados toda la claridad posible, y si creyendo que lo más beneficioso para los ciudadanos es facilitar la investidura de Rajoy que lo hagan en conciencia, y con voz alta y clara, con todos los argumentos que quieran, que entonen el SÍ, no la ABSTENCIÓN.

divendres, 14 d’octubre de 2016

PSOE/PSC. Algunos se frotan las manos con el espectáculo

Cada vez tengo mayores razones para pensar y defender que no todos los que se llaman socialistas militan en el PSOE o en el PSC, ni que a todos los que militan en el PSOE o en el PSC se les puede llamar socialistas, de la misma manera que a muchos de los militantes del PSOE o del PSC se la rebufa el partido en el que militan.
Entiendo que haya militantes que se sientan dolidos por los acontecimientos que el PSOE protagonizó en el último Comité Federal.
Entiendo que haya militantes que no estén de acuerdo con la maniobra que provocó la dimisión de Pedro Sánchez.
Entiendo que haya militantes que rechacen el previsible posicionamiento del PSOE ante la investidura de Rajoy.
Pero no entiendo que, conscientes de la grieta interna que sufre el PSOE y que será difícil de cerrar, haya militantes que intenten que esa dificultad se convierta en un imposible, y que opten por la vía del insulto y la bajeza que representa la descalificación personal entre compañeros con distinta visión, con el objetivo de intensificar una confrontación mediática que solo beneficia a los adversarios políticos, y así colmar lo que serían unas legítimas aspiraciones que ya no son, que les permita “ascender” eliminando la competencia interna.
Y mira que es sencillo!.
Si se entiende que la actuación y el espectáculo de los que protagonizaron el Comité Federal, miembros o no, era punible, pues que alguien tome la iniciativa y exija que intervenga la Comisión de Garantías, sin necesidad de salir en la prensa amarilla.
Si se entiende que la maniobra para hacer dimitir a Pedro Sánchez es anti estatutaria, que se ponga en conocimiento de la Comisión de Garantías, para que interprete los estatutos.
Si se entiende que facilitar la investidura de Rajoy es negativo para el PSOE, que se defienda que entre las responsabilidades de la Comisión Gestora no está el tomar una decisión política ni convocar órganos de control ni referéndums entre la militancia, por lo que se debe respetar la resolución del Comité Federal de julio que dijo NO a la investidura de Rajoy.
Y si se entiende que se debe hacer una consulta a la militancia, que se convoque un Congreso Ordinario con la máxima urgencia, así modificar los estatutos y hacer avanzar al PSOE hacia un partido asambleario, que ahora no es.
Pero absteneos de poner grados al socialismo de cada uno, pues quiero suponer, y así debe entenderlo la sociedad, que aunque con diferente visión, el PSOE y sus militantes defienden lo que creen mejor para los intereses de la ciudadanía.
Pensemos que con este espectáculo hay quien se está frotando las manos.