dilluns, 14 de desembre de 2015

La pluralidad y la independencia sindical

Pluralidad? Nadie podrá decir que no he sido respetuoso con la pluralidad política que debe primar en la UGT, y por ello, después de treinta años de militancia y muchos de ellos con responsabilidad en ámbito local, nacional o estatal, puedo presumir de haber tenido colaboradores de todos los colores y partidos, y nunca esa militancia ha representado un obstáculo.
 
Mi militancia en el PSC como la de otros compañeros, ha sido pública, de la misma manera que yo era conocedor de colaboradores que militaban en ERC, en CiU, en IU  y hasta en el PP. Eso sí, siempre he exigido respeto a todas las ideas, evitando que la militancia política mediatizase el compromiso de la UGT en pro de la defensa de los derechos de los trabajadores, por lo que siempre he rechazado la ostentación de siglas como elemento subliminal de proselitismo.
 
Como ejemplo, ningún militante de la UGT podrá afirmar que yo he acudido a algún acto de la UGT con una carpeta del PSC, del mismo modo que nadie podrá decir que he supeditado los intereses del PSC a los de la UGT, y como prueba el hecho de que, cuando ha sido necesario, no he tenido ningún inconveniente en confrontar con el Gobierno o Govern socialista de turno.
 
No entiendo, por ello, que desde la UGT se promuevan un tipos de actitudes y maneras de hacer en que, que compañeros y compañeras que asuman cargos de responsabilidad sindical,  deban alardear de militancia política como si esta fuese un valor añadido porque, de alguna manera, se podría entender que la UGT está posicionada o es connivente con alguna opción determinada, lo que rompe el principio de independencia y pluralidad de la que orgullosamente el sindicato puede presumir.
 
Si a esto se une el hecho de que según qué decisiones se toman obviando el contexto electoral en el que nos encontramos, creo que en algunos casos se está actuando a destiempo y fuera de lugar.
 
Sinceramente, no creo que esta falsa de “asepsia” sea parte positiva de una estrategia que permita recuperar la credibilidad que necesita el sindicalismo de clase cuando, precisamente, los trabajadores necesitamos total independencia política en defensa y recuperación de nuestros derechos.
 
Y eso, precisamente, me permito el lujo de afirmarlo un 14 D, día en que se conmemora que hace 27 años, en 1988, se llevó a cabo una huelga general contra el Gobierno socialista lo que, políticamente, a algunos militantes del PSC y de la UGT nos generó verdaderos problemas, aunque no nos importó pues los intereses de los trabajadores prevalecían sobre los del partido en el que militábamos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada