dimecres, 14 d’octubre de 2015

12 de octubre, nada de genocidio

Genocidio” sin duda ha sido una de las palabras más utilizadas estos días y que, en un farisaico acto de contrición de corporativismo nacionalista, han utilizado ciertos políticos actuando desde el esnobismo que representa el anti todo, y que únicamente quieren mostrar su gran dosis de solidaridad con aquellos pueblos de allende los mares que en 1942 “los españoles comenzamos a destruir”, según su propia y falsa autoinculpación.
 
Quieren que nos reconozcamos genocidas por un hecho causante de hace más de 500 años, y no estoy dispuesto a hacerlo por diferentes motivos:
 
El primero porque yo no estaba, y no tengo por qué asumir ningún tipo de responsabilidad sobre aquellos hechos, sea en positivo o en negativo. 1492 fue un acontecimiento histórico que marcó el inicio de una nueva era, y que responde a los cánones y motivos de descubrimientos que se han dado a lo largo de la historia, (Árabes en el 711, Vikingos en el 844, etc…) es decir, expansión, riqueza, territorio y religión.
 
En segundo lugar porque para que un movimiento pueda tildarse de genocida se debe tener la intención de destruir a un grupo étnico, racial o religioso, y estoy seguro que Colón y los integrantes de su flota, cuando partieron del Puerto de Palos, no tenían el ánimo de hacer desaparecer a nadie, pues no sabían lo que iban a encontrar, sino que deseaban riqueza material y espiritual y la iban a conseguir a través del dominio y el sometimiento territorial y, sobre todo, religioso.
 
Movimientos genocidas, por la voluntad manifiesta de exterminio, se han producido en tiempos mucho más cercanos y, lamentablemente, se siguen llevando a cabo en la actualidad, sin que la comunidad internacional actúe con la suficiente diligencia para erradicarlos.
 
Y ahora salen unos iluminados en España que, en aras de un hecho histórico de relevancia como fue el “descubrimiento azaroso” de América en 1492, quieren dilapidar lo que ha sido y debería seguir siendo un valor en sí mismo.
 
No soy historiador, y debo fiarme de lo que leo o interpretan los doctos de este ámbito de la sabiduría, pero sí que puedo filosofar con la historia y, en este caso, me atrevo a afirmar que la interpretación política que se está haciendo no puede calificarse más que de obscena e interesada, pues los que acusan a los españoles de haber sido un arma de destrucción masiva contra los pueblos de América, o bien no conocen la realidad, o no quieren ver la evidencia porque, solo hace falta viajar por Sudamérica para ver que los denominados indígenas, que en teoría son los que sufrieron el genocidio, siguen estando allí.
 
Con total seguridad que entre toda aquella gente que protagonizó ese descubrimiento y después conquista habría gente de mal vivir y peor conducta, que se aprovecharon de su supremacía para hacer aflorar sus más bajos instintos, pero ¿se puede calificar y generalizar estas acciones como genocidas?
 
A pesar de lo que algunos puedan afirmar yo sí creo que el 12 de octubre había mucho conmemorar  y no solo como el día Nacional de España que cada cual puede darle la relevancia que desee pero siempre manteniendo el respeto a la propia celebración, sino como hecho histórico de relevancia mundial pues ese 12 de octubre de 1942, pese a quien pese, marcó el futuro y fue el inicio de la globalización cultural y de la diversidad del planeta.
 
 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada