diumenge, 30 d’agost de 2015

Veto, vetare, vetavi, vetatum

Vetar proviene del latín, del verbo veto, vetare, vetavi, vetatum  cuyo significado es prohibir, impedir, detener, aunque la acepción se aplica también a oponerse, acción habitual en decisiones de gobierno, no tan solo en el ámbito político, que afectan a una colectividad.

La verdad es que aparentemente es una palabra dura, que casi confronta con la aplicación democrática de la toma de decisiones, pero no deja de ser una acción necesaria para salvaguardar los propios principios, aunque sean minoritarios en un grupo, sobre todo cuando esa decisión es manifiestamente ilegal y/o ilegítima, por lo que ejercer ese veto no precisa justificación posible, por ser totalmente innecesaria.

Y me refiero a la actitud del PSC que, aunque ya no sea militante me duele porque no deja de ser mi partido, cuando justifica su veto/oposición aunque mediáticamente lo niega, a que en Sant Feliu se colocase la bandera estelada en la fachada municipal.

Siendo difícil de entender, siempre he intentado diferenciar la formación política (el Partido) con el Grupo Municipal, y quiero pensar que, en este caso, la justificación del veto/no veto se debe a la complejidad de esa dicotomía funcional, pues la posible oposición del PSC a que ondease en el balcón de la Casa Consistorial la estelada era casi obligatoria por principios, sobre todo en el momento actual.

Y como Grupo Municipal, los regidores, siendo corresponsables de las decisiones colegiadas del Gobierno también han debido manifestar su posición, vetando, oponiendo o aceptando explícita o implícitamente la decisión, pues estamos hablando de la ilegalidad que supondría colocar en la fachada del Ayuntamiento un símbolo no reconocido legalmente, al mismo nivel, por ejemplo, si se pretendiese colgar la rojigualda con el águila en el balcón. Pero aquí entra el libre albedrío y la libertad personal de cada Regidor, que entiendo debe respetarse.

Por ello creo que el PSC por principios, y si estos mismos principios son coincidentes (que seguro lo son), con los de los 3 regidores del Grupo Municipal Socialista, no cabe justificación si ha ejercido un derecho de veto y/o oposición.

De todos modos, es lamentable, y así lo manifesté también en un Pleno Municipal en la anterior legislatura, que se haga institucional un acto del que una gran parte de la población no es cómplice ni connivente, arrogándose los 21 regidores una representatividad que a mi modesto entender no corresponde con el sentimiento general de totalidad de la población, como ha sido el de izar la estelada en la Plaça del Mercat.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada