divendres, 2 de març de 2012

Lamentable zafiedad manifiesta

Aplican una austeridad selectiva para, dicen, superar la crisis, cargando únicamente contra los sectores más débiles de la sociedad, y se "cabrean" cuando la gente sale a la calle a manifestar su rechazo a unas medidas completamente injustas.

Acusan de manipulación a la izquierda, en una clara demostración de falta de respeto al criterio de los trabajadores y trabajadoras, tratándonos de antisociales.

Se permiten el lujo de calificar a los estudiantes de “enemigos” cuando, mostrando responsabilidad y exigiendo futuro, reclaman que no se retroceda en calidad de educación.

Se permiten el lujo de menospreciar a la ciudadanía, ratificando su clientelismo y sumisión a aquellos que, utilizando su poder financiero, no han tenido ningún miramiento en sumirnos en una situación de precariedad para beneficio propio.

Pero inverosímil es que para deslegitimar el descontento y la protesta de la sociedad, utilicen el atentado del 11-M como argumento.

¿Cómo es posible tamaña zafiedad y vileza? Aún siendo acólitos de la derechona más rancia y carpetovetónica, es difícil imaginar tal falta de sensibilidad y cordura.

Está dentro de la normalidad que esos voceras intenten justificar las acciones del poder establecido al que se deben, y que utilicen los altavoces de los “copeianos y intereconómicos” medios de comunicación para lanzar sus arengas goebbelianas pero, ¿es necesario utilizar a las decenas y decenas de víctimas del atentado del 11 de marzo de 2004 como arma arrojadiza?

Con esa actitud propia del más oscuro neofascismo no demuestran más que la inexistencia de  solidez argumental a esas medidas que auto justifican, dando validez y legitimidad a las movilizaciones, sean en la fecha que sean, en este caso el 11 de marzo, y coincidan con cualquier efemérides, por muy dolorosa que sea.   

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada