dijous, 20 d’octubre de 2011

Arbitrarietat al Magazine de La Vanguardia

El proppassat dia 9 d’octubre, el Magazine dominical de La Vanguardia publicava una valoració sobre un establiment de Platja d’Aro, afirmant que el nivell gastronòmic de la zona deixa molt que desitjar.

La crítica de l’articulista, vull pensar que per desconeixement encara que això no sigui justificatiu, sí que mereix un qualificatiu de baix nivell i, també, la resposta reprovadora d’aquells que sí que sabem que la gastronomia de la “zona” no té res a envejar a cap altra.

A continuació, nota dirigida al magazine de La Vanguardia.

Opinión gastronómica sin rigurosidad

Asiduo del Magazine de La Vanguardia y, en entre sus artículos semanales el que analiza habitualmente y con rigurosidad diferentes establecimientos gastronómicos de la geografía nacional, leía con estupor en la edición del 9 de octubre, cómo el articulista afirmaba que en la zona cercana a Platja d’Aro “el nivel de la gastronomía deja mucho que desear”.

Con toda seguridad una afirmación fruto del desconocimiento de una zona que, como mínimo, recoge a tres municipios de la Vall d’Aro (Platja d’Aro, Santa Cristina y Sant Feliu de Guíxols) que, precisamente, pueden presumir de una oferta gastronómica selecta, con restaurantes y restauradores de prestigio.

Como el articulista no debe conocer, en esta zona se ubica en la actualidad y se han ubicado restaurantes a los que se ha otorgado alguna estrella Michelín.  Como se obvia, seguro que por desconocimiento, si ampliamos contemplamos el ámbito de influencia de esta zona, peyorativamente tratada por el articulista, nos encontramos con otras poblaciones en las que sus productos, como materia prima, son la base de una cocina específica de gran calidad. Y como el articulista desconoce, en esta magnífica zona se convocan diferentes campañas gastronómicas, por ejemplo el Peix Blau Ganxó, que se celebran en la localidad donde Ferrán Agulló dio nombre a la Costa Brava, Sant Feliu de Guíxols, que han merecido y merecen un elevado reconocimiento internacional.

No sé si el establecimiento en el que se ha basado la crítica merece una nota alta o baja y, con toda seguridad, en la zona a la que se refiere el articulista existe algún establecimiento que no merece más que un aprobado pero, lo que no se puede cuestionar, desde la generalidad territorial, el nivel gastronómico de una zona que, contrastadamente, no tiene nada que envidiar a ninguna otra.
Juanjo García Cañadas   

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada