dimecres, 15 de setembre de 2010

El Galatea


El que había sido buque – escuela Galatea dejó de ser patrimonio de la marina en 1993 y acabó sus días allá donde fue botado en 1896, la ciudad de Glasgow.

A diferencia del ahora desaparecido buque, Diego Vidal ha sabido mantener el patrimonio del nombre Galatea para todos aquellos que somos amantes del “buen llantar”, enorgulleciendo a Vigo con un restaurante de altísima calidad y de mejor atención.

Ha sido la primera vez que acudía, invitado por mi queridísima amiga Bea, y puedo asegurar que si la ciudad de Vigo no estuviese a tanta distancia de mi residencia, el amigo Diego tendría, de manera habitual, un asiduo visitante y cliente.

Las zamburiñas, las nécoras, las navajas o los postres ya serían un motivo indiscutible de asiduidad, pero el trato, la simpatía, la cercanía y el demostrado orgullo de Diego hacia su profesión, son un complemento impagable para visitar el Galatea una y otra vez.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada