dijous, 13 de maig de 2010

A medidas contundentes, respuesta contundente


Los ciudadanos y ciudadanas exigimos responsabilidad a los dirigentes políticos; que no les tiemble la mano a la hora de aplicar medidas que ayuden a acelerar la recuperación por los negativos efectos que la complicada situación económica está provocando en la sociedad.

Y eso, se ha de reconocer, el Gobierno del Presidente Rodríguez Zapatero lo ha hecho cuando, de manera valiente y sin medir las posibles consecuencias electorales, ha anunciado la aplicación de una serie de medidas contundentes para alcanzar una necesaria mayor contención del gasto público.

Pero se ha equivocado. Supeditado a las directrices urgentes que han emanado de la Unión Europea ha optado por incidir en aquello que depende directamente de la Administración del Estado (Funcionarios, Pensiones, Dependencia, etc.), olvidándose de medidas de reactivación que, precisamente, han de ser lideradas por aquellos que tienen la capacidad i los medios para hacerlo.

Creo que es un error que las medidas para acelerar la recuperación económica incidan, únicamente, en los sectores más desfavorecidos, como es el caso. Sectores que sin haber provocado la crisis, son los que la están sufriendo y soportando directamente.

No sirven argumentos que, a manera de analgésico, se quieran utilizar como consuelo. Sí que el salario del Gobierno y de los altos cargos sufrirá un recorte de hasta un15 %. Pero tendrá la misma incidencia negativa un 5% de recorte para un trabajador con un salario de 900 euros al mes, que un 15 % para uno de 6000 euros mensuales?

Y sí que es cierto que el incremento salarial de los funcionarios, con los acuerdos administración-sindicatos ha tenido un aumento mayor durante los Gobiernos socialistas que con los del PP, aunque siempre por debajo del IPC real. ¿Pero debemos olvidarnos que la pérdida de poder adquisitivo para estos trabajadores ha sido superior al 23% durante los últimos 15 años y que ahora se verá incrementada con el recorte salarial para 2010 y con la congelación del 2011?

Y que nadie olvide que estamos hablando de un colectivo de 3000000 de trabajadores que deberán frenar su consumo de manera substancial, con los efectos negativos que esto tendrá para la economía.

Que un 30 % de los pensionistas que cobran entre 180 y 300 euros mensuales no se vean perjudicados por la medida, ¿es suficiente “consuelo” para el otro 70 % restante que verán como su poder adquisitivo, de media 800 euros mensuales, baja de valor?

Y sí es cierto que el Gobierno de Rodríguez Zapatero ha sido el impulsor de la dependencia y de la Ley de la Dependencia, de la misma manera que se puede afirmar que el esfuerzo inversor que se ha hecho ha sido importante, al mismo tiempo que insuficiente pero, ¿vale la pena poner en peligro un avance social tan importante?

La sociedad es consciente que se han de aplicar medidas contundentes, pero no éstas. Por ello entiendo que la sociedad también se está viendo abocada a tomar otras medidas con la misma contundencia.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada