dissabte, 10 d’abril de 2010

Desde John Wayne a Sancho Panza


Ya no sé que más pueden decir. A insultos barriobajeros de corte personal, descalificatorios i faltos de sentido que, la verdad, me han preocupado muy poco por ser inciertos, sin fundamento y a los que jamás he contestado públicamente, ahora se unen los comparativos que, intentando ser graciosos siguen teniendo la finalidad de ridiculizar, no ya a mi, sino a los que están en mi entorno.

Posiblemente, el no caer en la provocación les fuerza a seguir ahondando i a subir de tono, atreviéndose ya a hacer públicos insultos en actos institucionales, sin entender que lo único que demuestran es una falta de personalidad y de integridad digna de lástima. Aquello de tú di, que algo queda, es una buena táctica pero que también tiene su fecha de caducidad porque, como dice el refrán, antes se coge a un mentiroso que a un cojo o no ofende quien quiere sino quien puede o aquello de que piensa el ladrón que todos son de su condición.

En alusión a un post anterior titulado “morir matando”, frase que por cierto introdujo en este debate sobre la moción de censura el alcaldable Sr. Motas, CDC me califica como el John Wayne del Govern actual.

No me molesta, al contrario, en las películas de vaqueros con las que se identifica a ese gran i desparecido actor, los únicos que me han producido desprecio i asco han sido aquellos bandidos que se escondían tras el pañuelo para hacer sus fechorías. Como en los papeles que interpretaba John Wayne, nunca me he escondido tras unas siglas ni tras anónimos. Me gusta dar la cara para defender aquello que creo justo.

Pero viendo por dónde van los tiros, intentaba imaginar qué otro epíteto comparativo intentarían utilizar a renglón seguido contra mi persona, y recordando que alguien me tildó cariñosamente como el escudero del alcalde, me ha venido a la cabeza Sancho Panza, uno de los protagonistas de Don Quijote.

Quizás hasta alguien caiga en la tentación maliciosa de jugar al léxico fácil y decir Juanjo Panza, por ejemplo. Pero tampoco me va a molestar porque si alguien ha leído el Quijote y ha entendido lo que intentó trasladar Cervantes mediante este personaje, va mucho más allá del papel de simple escudero rudo y tosco que aparece en los primeros capítulos de esta obra universal y que, casi con toda seguridad, alguien intentará introducir como elemento comparativo y insultante hacia mi persona.

Si hay algo por lo que se puede identificar a Sancho Panza es por su lealtad, y de ello, de la lealtad, cualquier hombre de bien, como diría Sancho, debe sentirse orgulloso, y de ese compromiso leal, que no fiel, lo estoy. Quizás mi problema sea que he querido creer que los compañeros supuestamente coincidentes en objetivos tienen el mismo concepto que yo de la lealtad, y ahí sí que reconozco mi inocencia, aunque la verdad ha de ser muy triste vivir siempre con la sospecha de que te están traicionando.

Si hay algo de lo que carece Sancho Panza es de hipocresía, y puedo asegurar que esa virtud de la que algunos políticos hacen gala y que consideran anexada al desarrollo de su función, no entra en mis esquemas de actuación.

Si hay un pensamiento que siempre he seguido de Sancho Panza ha sido aquella de que más vale un toma que dos te daré, por eso no habrá ningún ciudadano o ciudadana que pueda decir que este Regidor ha utilizado la mentira, la media verdad o el sí sí para quitárselo de encima y darle falsas esperanzas.

Y si hay algo de lo que Sancho Panza es paradigma es de su visión real de las cosas. Si son molinos de viento son molinos, aunque parezcan caballeros, y así se ha de decir. Y así he querido actuar y así lo he hecho siempre.

Como reflexión, porque no deja de ser más que una reflexión, si alguien quiere considerar mi colaboración en el Govern de la ciudad como la de escudero, me enorgullezco de haber sido el “escudero” del mejor alcalde que ha tenido Sant Feliu de Guíxols durante la última década

Que no debamos aplicar, de aquí a poco tiempo, aquello de que vióse el perro con bragas de cerro, como también decía Sancho Panza.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada